“Besar con afección, el germen de la infección”: así era la propaganda de salud de los años 30

  • Pantalla completa
¡No me beses!
1 de 24
Comparte la fotografía

"¡No me beses!"

Hoy la tuberculosis es residual en Occidente, pero en los años 30 era fácil contagiarse. Así que si tu hijo la sufría, mejor ni tocarle. “Tu beso de afecto es el germen de la infección”, puede leerse.
Tu hijo es tonto
2 de 24
Comparte la fotografía

Tu hijo es tonto

"Ninguna criatura en este mundo se alimenta de forma tan ignorante como el bebé medio". Así de claro.
Lo que debes comer todos los días
3 de 24
Comparte la fotografía

Lo que debes comer todos los días

Curiosamente las recomendaciones nutricionales de los años 30 eran mejores que las que se dieron décadas más tarde.
Un trabajo para toda la vida...
4 de 24
Comparte la fotografía

Un trabajo para toda la vida...

... es la protección constante de su salud. Curioso cartel que nos recuerda las desventajas de la precariedad laboral.
Tu casa no está completa
5 de 24
Comparte la fotografía

Tu casa no está completa

Necesita un váter. Hoy todos tenemos un lugar para hacer nuestras necesidades, pero hubo un tiempo en el que se defecaba en el campo. Y no es tan lejano.
El cáncer mata
6 de 24
Comparte la fotografía

El cáncer mata

Y lo hace en la flor de la vida. En esta época, además, la mortalidad era mucho más alta. En aquellos tiempos sólo un tercio de los diagnosticados con cáncer sobrevivía.
La importancia de la prevención
7 de 24
Comparte la fotografía

La importancia de la prevención

"Lucha contra el cáncer, retrasarse es peligroso". Un reclamo que sigue sirviendo hoy en día
La difteria ataca a los niños desprotegidos
8 de 24
Comparte la fotografía

"La difteria ataca a los niños desprotegidos"

Un toxoide es una toxina bacteriana cuya toxicidad ha sido atenuada o suprimida por un producto químico (formol) o por efectos del calor. Una vacuna, vaya, que sigue siendo hoy importante para prevenir este tipo de enfermedades infecciosas
¿Te has hecho un análisis de sangre?
9 de 24
Comparte la fotografía

"¿Te has hecho un análisis de sangre?"

Hoy es habitual hacerse una analítica todos los años, pero en los años 30 no, y esta era la mejor forma de detectar enfermedades como la sífilis y la gonorrea.
Mantente en forma...
10 de 24
Comparte la fotografía

"Mantente en forma..."

En esta época todavía no se daba importancia al ejercicio físico (entre otras cosas, porque la gente era mucho menos sedentaria). Los principales obstáculos en la carrera de la salud eran la malnutrición, las enfermedades cardíacas y la tuberculosis.
Papá, cuídame
11 de 24
Comparte la fotografía

Papá, cuídame

"Un niño desatendido no puede hacer huelga", puede leerse en este cartel, que pide a los padres que no descuiden la salud de sus hijos.
Leche para la salud
12 de 24
Comparte la fotografía

Leche para la salud

Hoy en día la leche no está tan bien considerada por su alto contenido graso, pero las ventajas que aportaba en los años 30 son las mismas: buenos dientes, vitalidad, resistencia y huesos más fuertes.
El perro muerde
13 de 24
Comparte la fotografía

El perro muerde

Hoy nuestros perros también están vacunados, pero hace décadas una mordedura podía transmitir una peligrosa enfermedad. Por eso se anima a la población a informar sobre éstas.
La mosca es tan mortífera como un bombardero
14 de 24
Comparte la fotografía

"La mosca es tan mortífera como un bombardero"

Resulta un poco exagerado, pero era importante alertar de la importancia del control de plagas.
La mejor forma de prevenir la sifilis...
15 de 24
Comparte la fotografía

La mejor forma de prevenir la sifilis...

Es no ser infiel a tu mujer. Una bonita forma de transmitir las lecciones morales de la época acompañadas de un mensaje sanitario.
Su salud depende de ti
16 de 24
Comparte la fotografía

Su salud depende de ti

La sifilis puede ser transmitida de la madre al hijo. El bebé puede morir pronto o desarrollar sordera, ceguera, perturbaciones mentales, parálisis o deformidades.
Dinosaurios... Y sifilis
17 de 24
Comparte la fotografía

Dinosaurios... Y sifilis

Es improbable que, como la mayoría de enfermedades infecciosas, la sifilis apareciera antes del neolítico. Así que este cartel no es que se diga muy científico. Pero tiene dinosaurios.
Y seguimos para bingo
18 de 24
Comparte la fotografía

Y seguimos para bingo

Está claro que la sifilis era la enfermedad que más preocupaba en esta época, en la que seguía siendo un tabú, dado su origen sexual. El cartel invita a no ser vergonzoso y a acudir al médico.
Mantente limpio
19 de 24
Comparte la fotografía

"Mantente limpio"

Así de simple. Lavarse era la mejor arma para prevenir las enfermedades infecciosas.
¿Está tu hijo vacunado?
20 de 24
Comparte la fotografía

¿Está tu hijo vacunado?

La vacunación previene la viruela, reza este cartel.
Sé limpio
21 de 24
Comparte la fotografía

Sé limpio

En todo lo que concierna a tu bebe. Hoy, quizás, nos hemos pasado de higienicos, razón por la cual muchos niños tienen alergias. Pero hay un punto intermedio.
La vergüenza puede ser fatal
22 de 24
Comparte la fotografía

La vergüenza puede ser fatal

Un criterio que debería seguir aplicándose hoy en día. "Si tienes miedo de haber contraído una enfermedad no dejes que la falsa vergüenza destruya tu salud y felicidad. Consulta a un médico respetable".
John no es lelo
23 de 24
Comparte la fotografía

John no es lelo

Lo que necesita es una revisión ocular.

Hoy todos sabemos que antes de comer y después de ir al baño debemos lavarnos las manos, que no es bueno beber agua de cualquier charco y que es mejor no dar demasiados besos a alguien con gripe. Pero hace sólo un siglo estas medidas eran desconocidas por la mayor parte de la población.

La higiene personal sólo empezó a preocuparnos en la segunda mitad del siglo XIX y su promoción por parte de las autoridades fue toda una revolución. La humanidad –o más bien, Luis Pasteur, que estudió el origen de las enfermedades infecciosas– descubrió que las malas condiciones de higiene, que empezaron a ser preocupantes a medida que crecían las ciudades, eran culpables de gran parte de las enfermedades, que podían evitarse con el sencillo hábito de lavarse las manos.

Para que las normas más elementales de higiene se instalaran en la mentalidad colectiva hizo falta una intensiva campaña de propaganda, que llevaron a cabo todos los países modernos. Estos carteles, utilizados en Estados Unidos entre 1930 y 1946 (antes de que el uso de antibióticos se extendiera), describen a la perfección el esfuerzo de los autoridades sanitarias por frenar la propagación de las enfermedades infecciosas mediante reclamos que, generalmente, usaban el miedo como el mejor aliado.

La colección forma parte del Catálogo de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso estadounidense, que acaba de ser digitalizada y publicada en la página web de la institución.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios