Ocho alternativas a la leche que aportan todo el calcio que necesitamos y que probablemente no conocías

  • Pantalla completa
Berza
1 de 9
Comparte la fotografía

Berza

Esta hortaliza contiene más calcio que la leche, nada más y nada menos que 212 miligramos de calcio por cada 100 gramos, y además es un alimento muy rico en antioxidantes. Las espinacas, la col o el repollo también tienen altas cantidades de calcio, aunque no tanto como la berza.(Corbis)
El pescado en conserva
2 de 9
Comparte la fotografía

El pescado en conserva

Si cuando comes sardinas de lata o salmón en conserva retiras las espinas, lo estás haciendo mal. Los pescados con huesos blandos comestibles (eso es, se pueden tragar) son buenas fuentes de calcio de origen animal. 100 gramos de estas conservas equivalen a más de 300 miligramos de calcio. (Corbis)
Zumo de naranja
3 de 9
Comparte la fotografía

Zumo de naranja

Aunque las naranjas enteras no tienen un alto contenido de calcio, según un estudio elaborado por el el Departamento de Agricultura de EEUU, un vaso de zumo aporta alrededor de 70 miligramos de calcio. Y de paso te llevas una buena dosis de vitamina C, potasio y fibra. (iStock)
Garbanzos
4 de 9
Comparte la fotografía

Garbanzos

Además de ser una buena fuente de proteínas y fibras vegetales, ideales para mantener nuestro organismo saciado durante más tiempo y evitar picar entre horas, esta legumbre aporta algo más de 140 miligramos de calcio por cada 100 gramos. Un buen plato de garbanzos con berza podría ser el menú estrella para dotar a nuestro cuerpo del calcio necesario. (Corbis)
Agua mineral
5 de 9
Comparte la fotografía

Agua mineral

“El calcio es un mineral, por lo que tiene sentido que se encuentre en el agua mineral”, explica la nutricionista Kerri-Ann Jennings. 200 gramos de agua embotellada aportan alrededor de 33 miligramos de calcio y el agua corriente también lo contiene aunque en menor medida (unos 20 miligramos por cada 100 gramos). (Corbis)
Albahaca
6 de 9
Comparte la fotografía

Albahaca

Tanto seca como fresca, es un condimento ideal para dar sabor a tus platos y aportarles un poco de calcio (10 miligramos por cucharadita en el caso de la versión seca, cerca del doble en comparación con la fresca). No sólo la albahaca, otras especias y hierbas como el tomillo, el eneldo o la mejorana también tienen calcio. (Corbis)
Tofu
7 de 9
Comparte la fotografía

Tofu

Esta comida oriental, preparada con semillas de soja, agua y solidificante o coagulante, es baja en calorías, con un alto contenido en proteínas y muy poca grasa. El tofu es rico en hierro y dependiendo del coagulante usado durante su manufactura, puede tener cerca de 250 miligramos de calcio por cada 100 gramos (es importante consultar la lista de ingredientes antes para asegurarnos de estar consumiendo el correcto). (iStock)
Ruibarbo
8 de 9
Comparte la fotografía

Ruibarbo

Poco común en nuestra dieta, esta fruta-verdura (lo cierto es que botánicamente es una verdura pero en EEUU desde los años cuarenta se le considera una fruta) destaca por su alto contenido en calcio (80 miligramos por cada 100 gramos) y potasio (250 miligramos por cada 100 gramos). (Corbis)

Nos preocupamos mucho por que los niños consuman todo el calcio necesario para estar sanos, crecer y tener unos huesos fuertes. Pero el calcio es importante para todos. Además de ser un elemento fundamental para mantener nuestro esqueleto saludable, interviene en la contracción de los músculos y es imprescindible para la coagulación de la sangre.

“La mayoría de los adultos necesitan 1.000 miligramos de calcio al día y a partir de los 70 años la cantidad aumenta hasta los 1.200 miligramos”, explica la experta en nutrición Kerri-Ann Jennings en Food Network. Sin embargo, a medida que pasan los años parece que nos olvidamos de la importancia de este elemento en nuestro organismo.

Muchos adultos dejan de beber leche, porque ya no les gusta o porque les resulta muy pesada de digerir, y prácticamente terminan por eliminarla de su dieta habitual. Eso sin contar con las personas que padecen algún tipo de intolerancia a la lactosa.

Si no eres un gran fan de la leche o el yogur o directamente no puedes tomarlos, no tienes de qué preocuparte. Puedes consumir las dosis necesarias de calcio sin necesidad de tomar lácteos a través de otros alimentos. Y ojo porque las alternativas incluso contienen más calcio.  

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios