Es noticia
Menú
Diez útiles consejos a tener en cuenta si pensamos salir a carretera con nieve o hielo
  1. Motor
  2. Tráfico
Conviene llevar cadenas, y saber ponerlas

Diez útiles consejos a tener en cuenta si pensamos salir a carretera con nieve o hielo

La Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) aconseja a todos los conductores extremar la precaución al volante en épocas de frío intenso o con riesgo de nevadas. Seguir unos simples consejos puede librarnos de un mal rato

Foto: La distancia de frenado puede aumentar hasta 10 veces con hielo en la carretera. (EFE Javier Blasco)
La distancia de frenado puede aumentar hasta 10 veces con hielo en la carretera. (EFE Javier Blasco)

Es invierno. Y en invierno, unas veces más y otras menos, hace frío y nieva. Es por eso que la Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), aprovechando el frente frío que nos acompaña desde hace unos días en la Península y cuyos efectos se alargarán al menos otra semana más, aconseja a todos los conductores extremar la precaución al volante Y es que la aparición de hielo en la calzada y la posibilidad de nevadas hacen que la conducción se vuelva mucho más compleja y peligrosa. De ahí que nos recuerden los consejos más útiles a seguir para disfrutar de una conducción segura en invierno.

Diez consejos esenciales

En primer lugar, y aunque parezca un consejo de perogrullo, es mejor conducir únicamente los trayectos estrictamente necesarios, y siempre tras conocer el parte meteorológico de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y los avisos sobre las carreteras cercanas que emite la DGT.

Por otro lado, si nieva o hiela lo mejor será no conducir, pues el pavimento estará deslizante, la visibilidad será reducida, las carreteras pueden estar cortadas, etc. Ahora bien, quien tenga que hacerlo por necesidad, debe consultar antes la previsión meteorológica de la zona por donde piensa viajar, o bien el estado de las vías en la página web de la DGT.

Otro buen consejo es montar en el vehículo neumáticos de invierno, unas gomas que proporcionan un mayor agarre en situaciones de firme deslizante y que mantienen sus mejores propiedades de adherencia en rangos de temperatura más bajos, inferiores a los 7ºC.

placeholder Un neumático de invierno hará que podamos circular con mucha mejor adherencia en nieve.
Un neumático de invierno hará que podamos circular con mucha mejor adherencia en nieve.

Reducir la velocidad es sin duda uno de los puntos más importantes entre los consejos a seguir, ya que la falta de agarre en la carretera puede hacer que, a tan sólo 20 km/h, por ejemplo, no podamos evitar salirnos de la vía en una curva donde se haya formado una placa de hielo.

Como quinto consejo se pide ejecutar las maniobras de manera progresiva y sin brusquedades. Y es que cuando se conduce sobre nieve o hielo, es muy difícil mantener con el vehículo la trayectoria deseada, incluso a bajas velocidades. Por ello, la dirección o los pedales de frenos y acelerador deberán utilizarse con suavidad.

La distancia de seguridad también es otro punto crítico en la conducción con nieve o hielo. De hecho, se puede necesitar hasta 10 veces más espacio para detener el vehículo sobre hielo de lo que requeriría en un pavimento normal con buena adherencia.

Respecto al uso de cadenas para las ruedas, no basta solo con llevarlas en el maletero, pues también deberemos saber ponerlas. Puede parecer un consejo obvio, pero muchas personas no saben cómo hacerlo en el momento que las necesitan. No está de más ver algún vídeo tutorial sobre cómo colocarlas correctamente (la DGT o la Guardia Civil tienen este tipo de vídeos en sus perfiles de redes sociales, por ejemplo), así como practicar en casa antes de salir. E incluso unas semanas antes. Y otra obviedad que conviene recordar: las cadenas siempre se colocarán sobre el eje motriz.

placeholder Debemos saber poner las cadenas, y no está de más practicar en casa antes.
Debemos saber poner las cadenas, y no está de más practicar en casa antes.

El octavo consejo tiene como protagonista la iluminación del vehículo. En caso de nevada, es obligatorio encender, al menos, la luz de posición, y mucho mejor la de cruce. Además, si el vehículo dispone de luz antiniebla delantera, será aconsejable encenderla también. Por su parte, la luz antiniebla trasera está prohibida en esta situación, aunque si la nevada es muy fuerte, es obligatorio encender también esta óptica, que será desconectada cuando exista riesgo de deslumbramiento, por ejemplo, en vías urbanas o circulando con retenciones.

Una vez haya comenzado a nevar y tengamos que conducir sobre nieve, se circulará por las roderas que haya dejado otro vehículo, cuando haya mucha nieve en la calzada. En caso de haber poca nieve, siempre es mejor circular fuera de las roderas, pero en paralelo a ellas. Además, los conductores deberán circular a poca velocidad y mantener un ritmo constante, siempre que sea posible, evitando acelerar y frenar salvo que resulte imprescindible. Y si fuera necesario frenar, siempre es mejor realizar deceleraciones suaves, levantando el pie del acelerador lentamente. Si necesitamos frenar con más fuerza, siempre es mejor utilizar los frenos, ya que actúan sobre las cuatro ruedas, mientras que una retención brusca del motor puede provocar que solo se frenen dos ruedas, lo que llegará a generar una pérdida de control del vehículo.

Por último, si lo que hay sobre la carretera es hielo, el conductor tiene que saber que es prácticamente imposible conseguir manejar el vehículo con seguridad. Si el hielo aparece poco a poco sobre el pavimento, la dirección del vehículo funcionará de manera excesivamente suave, como flotando, y en ocasiones podemos llevar las ruedas completamente giradas sin ser conscientes de ello, lo que provocará un giro brusco del coche al entrar en una zona con agarre. Y al iniciar la marcha sobre una placa de hielo, deberemos intentar arrancar con marchas largas y aceleraciones muy suaves. Una vez estemos circulando, si detectamos hielo lo mejor será intentar no tocar el freno y girar la dirección con la máxima suavidad posible, tratando de perder velocidad a base de decelerar sin brusquedad.

Es invierno. Y en invierno, unas veces más y otras menos, hace frío y nieva. Es por eso que la Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), aprovechando el frente frío que nos acompaña desde hace unos días en la Península y cuyos efectos se alargarán al menos otra semana más, aconseja a todos los conductores extremar la precaución al volante Y es que la aparición de hielo en la calzada y la posibilidad de nevadas hacen que la conducción se vuelva mucho más compleja y peligrosa. De ahí que nos recuerden los consejos más útiles a seguir para disfrutar de una conducción segura en invierno.

Nieve Industria automóvil Seguridad
El redactor recomienda