Es noticia
Menú
¿Por qué el móvil provoca más accidentes en California que en Washington y Oregón?
  1. Motor
  2. Tráfico
Estudio comparativo del IIHS en tres estados

¿Por qué el móvil provoca más accidentes en California que en Washington y Oregón?

El IIHS, un organismo dedicado a la seguridad del automóvil, ha investigado por qué los siniestros causados por el uso del móvil crecían en California y bajaban en estados cercanos. Y encuentra un motivo: leyes y multas distintas

Foto: El móvil causa numerosos accidentes por distracción. (Unplash/Alexandre Boucher)
El móvil causa numerosos accidentes por distracción. (Unplash/Alexandre Boucher)

Utilizar el teléfono móvil mientras se conduce, ya sea para hablar, enviar mensajes de texto o usar cualquier aplicación, es ilegal en la mayoría de los lugares. Sin embargo, no todas las normas al respecto son iguales, y la legislación puede ser más o menos restrictiva sobre el empleo al volante de nuestro smartphone. ¿Qué pasa si se toca la pantalla del móvil para aceptar una ruta más rápida sugerida por Google Maps? ¿Y si el teléfono está montado en el salpicadero? ¿Y si mientras hemos parado el vehículo frente a un semáforo en rojo cogemos el móvil? ¿Hay diferencia entre tocar la pantalla del móvil y tocar la pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento del coche?

La utilización del teléfono móvil se ha convertido en uno de los problemas más espinosos cuando se combina con la conducción de un automóvil, pues han pasado de ser simples dispositivos de comunicación hablada a convertirse en cámaras de fotos y video, navegadores GPS o web, consolas, portales de pago, plataformas de negociación de acciones, la herramienta para acceder a las redes sociales… Para abordar este problema, cada uno de los estados que componen Estados Unidos aplica sus propias normas, pero básicamente se ha optado por dos enfoques distintos para hacer frente a la cada vez mayor capacidad potencial de distracción en la conducción: en unos casos se enumeran todas las operaciones prohibidas, mientras que en otros se fija la prohibición de sostener o utilizar un móvil, o dispositivo similar, mientras se está en el asiento del conductor en una vía pública.

placeholder En Oregón y Washington no podemos sostener el móvil ni cuando paramos en un semáforo.
En Oregón y Washington no podemos sostener el móvil ni cuando paramos en un semáforo.

En un reciente documento, los investigadores del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS, o Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras), un reputado organismo dedicado a la seguridad del automóvil en EEUU, han examinado los índices de colisión en los tres estados de la costa del Pacífico, que adoptaron en su día una estrategia más coincidente con el segundo enfoque. Pero en lugar de examinar específicamente los accidentes atribuidos a la conducción distraída, los expertos del IIHS se centraron, con datos aportados por la policía, en los accidentes por alcance, en los que un vehículo choca por detrás a otro. Se eligieron estas colisiones porque investigaciones anteriores habían demostrado que el uso del teléfono móvil al volante está asociado a un aumento mucho mayor de la probabilidad de ese tipo de accidente que de cualquier otro.

Y los investigadores descubrieron que los índices mensuales de colisiones por cada 100.000 personas se redujeron sustancialmente en los estados de Oregón y Washington, después de que estos estados adoptaran leyes muy restrictivas contra el uso del teléfono móvil mientras se conduce. Sin embargo, California no consiguió los mismos beneficios. ''Los resultados sugieren que las leyes más amplias sobre el uso del móvil pueden funcionar, pero la redacción específica y otros factores, como la severidad de las sanciones, parecen marcar la diferencia'', afirma Ian Reagan, investigador científico del IIHS.

Una ley clara y concisa, mejor

California, Oregón y Washington ampliaron sus leyes en 2017, pero cada estado añadió un lenguaje distinto para asegurar que la única interacción aceptable con el teléfono era a través de sistemas manos libres que requerían una mínima entrada manual. Sin embargo, Oregón y Washington prohibieron cualquier sujeción de un teléfono móvil y especificaron que las prohibiciones se aplican también a los momentos en que el vehículo se detiene temporalmente debido al tráfico, por ejemplo. Por contra, la ley de California utilizaba un lenguaje general similar, pero no indica si su prohibición se aplica a los momentos en los que el vehículo está detenido temporalmente. Además, al prohibir 'sostener y usar' el teléfono móvil, en lugar de prohibir 'sostenerlo', incita, al menos en teoría, a que el conductor argumente que estaba sosteniendo su teléfono pero no usándolo, y que por tanto no estaba violando la ley. Recuperar un teléfono olvidado en el asiento del copiloto para colocarlo en el soporte del salpicadero, por ejemplo, podría no incumplir la definición legal de 'sostenerlo y utilizarlo' simultáneamente.

placeholder La ley californiana es algo más ambigua sobre el uso del móvil que en otros estados.
La ley californiana es algo más ambigua sobre el uso del móvil que en otros estados.

Además, los investigadores del IIHS compararon las tasas mensuales de accidentes desde 2015 hasta 2019 con dos estados 'de control', Colorado e Idaho, que ya tenían prohibiciones de mensajes de texto en vigor pero no cambiaron sus leyes para prohibir otro tipo de uso del teléfono móvil. Los resultados se ajustaron para tener en cuenta los kilómetros recorridos en los tres estados o la legalización de la marihuana para uso recreativo en California y Oregón.

Así, el índice de colisiones por alcance notificadas por la policía no cambió en California con la ampliación de la ley, mientras que en Washington descendieron un 8% tras los cambios legales en comparación con Idaho y Colorado. Las tasas mensuales de choques por detrás con lesiones graves también se mantuvieron estables en California entre 2015 y 2019, mientras que en Oregón y Washington se aceleró una tendencia general a la baja tras el cambio de regulación. En comparación con Colorado e Idaho, las tasas cayeron un 9% en Oregón y un 11% en Washington, pero aumentaron un 2% en California.

La mayor claridad de las leyes en Oregón y Washington, especialmente en lo que respecta a las paradas temporales, puede explicar en parte su mayor éxito, pero también puede tener relación con las sanciones que se imponen por hacer uso del mismo en los distintos estados y con la claridad de las leyes, que permite a la policía multar con mayor certeza a los infractores y saber que no se librarán finalmente aduciendo una redacción ambigua de la ley. Por ejemplo, en Oregón las condenas por conducción distraída estaban cayendo antes de que entrara en vigor la prohibición generalizada en 2017, pero desde entonces aumentaron un 50% en 2018 y otro 27% en 2019. Asimismo, en Washington se pasó de caídas generalizadas en las condenas a aumentos del 74% en 2018 y del 11% en 2019. Por el contrario, en California crecieron un 19% en 2018 y un 20% en 2019.

A la cárcel por utilizar el móvil

En cuanto al importe de las sanciones y las penas asociadas, que también parecen factores determinantes a ojos del IIHS, en California las multas básicas por una primera y segunda infracción eran de 20 y 50 dólares respectivamente, en comparación con los 136 y 234 dólares de Washington, y los 265 y 440 dólares de Oregón. Además, en este último estado una tercera infracción puede conllevar una multa de 2.000 dólares, un cargo de delito menor y hasta seis meses de cárcel. Es cierto que California modificó su ley para añadir un punto de penalización en el permiso de conducir por una segunda infracción si esta se produce en los tres años siguientes a la primera, pero el estudio ya había finalizado cuando ese cambio empezó a aplicarse.

En definitiva, para los expertos del IIHS su estudio parece demostrar que las multas elevadas, así como una redacción estricta y clara sobre lo que se puede y no se puede hacer con el teléfono móvil mientras se conduce, puede ayudar a reducir drásticamente las distracciones al volante y, por ende, los alcances y accidentes en general.

Utilizar el teléfono móvil mientras se conduce, ya sea para hablar, enviar mensajes de texto o usar cualquier aplicación, es ilegal en la mayoría de los lugares. Sin embargo, no todas las normas al respecto son iguales, y la legislación puede ser más o menos restrictiva sobre el empleo al volante de nuestro smartphone. ¿Qué pasa si se toca la pantalla del móvil para aceptar una ruta más rápida sugerida por Google Maps? ¿Y si el teléfono está montado en el salpicadero? ¿Y si mientras hemos parado el vehículo frente a un semáforo en rojo cogemos el móvil? ¿Hay diferencia entre tocar la pantalla del móvil y tocar la pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento del coche?

California Navegadores GPS Leyes Seguridad Washington Código Penal
El redactor recomienda