Es noticia
Menú
¿Qué ocho sistemas de seguridad para vehículos nuevos son obligatorios desde hoy?
  1. Motor
  2. Tráfico
Detector de fatiga y caja negra, entre ellos

¿Qué ocho sistemas de seguridad para vehículos nuevos son obligatorios desde hoy?

No habrá que montarlos en los coches que ya circulan, y ni siquiera en los que están a la venta y ya habían sido homologados; pero los vehículos nuevos que aparezcan desde el 1 de julio deben equipar estos ocho avances en seguridad

Foto: La frenada de emergencia es uno de los sistemas ahora obligatorios. (Volvo)
La frenada de emergencia es uno de los sistemas ahora obligatorios. (Volvo)

Como parte de su proyecto Visión Cero, que persigue eliminar la pérdida de vidas en nuestras calles y carreteras causada por accidentes de tráfico, la Unión Europea da ahora un nuevo salto al implantar desde el 1 de julio la obligación de que todos los vehículos nuevos equipen una serie de sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés), destinados a mejorar la seguridad del vehículo y de sus ocupantes, pero también la del resto de usuarios de la vía.

La UE quiere que para 2050 la estadística se aproxime lo más posible a cero muertes y cero lesiones graves relacionadas con los accidentes de circulación, con una primera escala a medio plazo también muy ambiciosa: que la reducción sea ya del 50% de aquí a 2030. Pero para el periodo de 2010 a 2020 se había fijado un objetivo similar y no se pudo alcanzar esa pretendida reducción a la mitad de las víctimas, y de ahí que los responsables de la seguridad vial en Europa quieran explotar al máximo las posibilidades de las tecnologías más innovadoras aplicadas a los vehículos, para reducir las probabilidades de que ocurra un accidente o, si este finalmente se produce, que sus consecuencias resulten menos graves que hasta ahora.

placeholder Los ochos nuevos sistemas serán obligatorios en modelos homologados a partir del 1 de julio en la UE.
Los ochos nuevos sistemas serán obligatorios en modelos homologados a partir del 1 de julio en la UE.

Si desde 2014 son obligatorios en todos los vehículos que se homologuen sistemas como la alerta de cinturones de seguridad delanteros desabrochados o el control de presión de los neumáticos, y desde 2018 también se obliga a equipar en los nuevos coches lanzados el sistema de llamada de emergencia en caso de siniestro E-call, ahora la relación de nuevos dispositivos de seguridad obligatorios crece exponencialmente, pues ocho nuevos ADAS serán exigidos desde el 1 de julio cuando un fabricante homologue un nuevo vehículo. Se trata concretamente del asistente de velocidad inteligente, el detector de fatiga y somnolencia, la frenada automática de emergencia, la cámara de visión posterior con alerta de tráfico cruzado trasero, el aviso de cambio involuntario de carril, la alerta de cinturones no abrochados en las plazas traseras, la caja negra y la preinstalación destinada a un alcoholímetro integrado. Obligación que no afecta lógicamente a los vehículos ya vendidos, pero tampoco a los que están a la venta o aún no han sido fabricados pero fueron homologados con anterioridad al 1 de julio de 2022.

Caja negra... como los aviones

Uno de los nuevos sistemas obligatorios que más puede llamar la atención es la denominada 'caja negra', un sistema que recopilará y almacenará información sobre el vehículo y sus ocupantes (posición dentro del coche o uso de los sistemas de retención, por ejemplo), de manera que en caso de accidente los investigadores puedan conocer datos esenciales sobre lo que ocurrió antes, durante y después del siniestro, pues conserva los 30 segundos previos al impacto y los 5 posteriores al mismo. Técnicamente su nombre es EDR (Event Data Recorder, o grabador de datos del suceso), y no será exactamente igual que la caja negra empleada en aviación, empezando por su tamaño, mucho más reducido y similar al de un 'smartphone', lo que permitirá su colocación en uno de los puntos más seguros del vehículo, bajo la plaza del conductor. Además, tampoco grabará imágenes, sonidos o conversaciones, y su contenido deberá ser tratado de forma anónima, con mera finalidad estadística y científica a partir de los 15 parámetros registrados: velocidad del vehículo, régimen de funcionamiento del motor, movimientos de la dirección, accionamiento de los pedales, fuerza del impacto, actuación de los sistemas de seguridad...

placeholder Las cajas negras de los coches no serán realmente como las de los aviones, y no grabarán conversaciones.
Las cajas negras de los coches no serán realmente como las de los aviones, y no grabarán conversaciones.

El segundo de los ocho nuevos sistemas obligatorios en los vehículos homologados a partir de ahora es el alcoholímetro, aunque por ahora la norma obligará solo a la presencia de una preinstalación que permita más adelante equipar el coche con un alcoholímetro antiarranque integrado, o Alcolock, con capacidad de bloqueo de la mecánica del vehículo. Es decir, que para arrancar el motor sea necesario que el conductor sople, y en función del nivel de alcohol en aire expirado la mecánica se active o no.

No obstante, el Congreso de los Diputados aprobó en septiembre pasado una enmienda a la Ley de Tráfico y Seguridad Vial que sí obliga desde el próximo 6 de julio a incorporar un alcoholímetro enchufable en los vehículos de categoría M2, M3, N2 y N3 que dispongan ya de la preinstalación normalizada (la obligatoria en vehículos nuevos homologados desde el 1 de julio), lo que afectaría por ahora exclusivamente a vehículos de transporte de pasajeros de más de ocho plazas y los vehículos de mercancías de más de 3,5 toneladas que se homologuen de aquí en adelante.

placeholder Los cinturones de seguridad traseros eran obligatorios desde 1992. Y ahora deben llevar recordatorio de uso.
Los cinturones de seguridad traseros eran obligatorios desde 1992. Y ahora deben llevar recordatorio de uso.

Asimismo, desde el 1 de julio todos los vehículos nuevos que se homologuen en la UE deberán equipar alertas recordatorias del uso del cinturón de seguridad también en sus plazas posteriores, pues la obligatoriedad afectaba hasta ahora solo a las plazas delanteras. Se completa de ese modo un proceso iniciado en 1974, año en el que se implantó la obligatoriedad de montar cinturones de seguridad delanteros, mientras que para el resto de plazas el cinturón es obligatorio desde 1992, y la obligación de equipar avisos de uso en los cinturones de seguridad delanteros se aplica desde 2014.

Los otros cinco asistentes

A la EDR o 'caja negra', la preinstalación del alcoholímetro y el testigo de cinturones traseros desabrochados se unen otros cinco ADAS. Como el detector de fatiga y somnolencia, que avisa al conductor de que está perdiendo capacidad de concentración al volante basándose en determinados comportamientos de conducción, relacionados principalmente con la dirección (giros del volante anómalos o escasa presión de las manos sobre su aro), pero tomando en consideración otras variables, como frecuencia del parpadeo, dirección de la mirada y gestos, posición o movimiento de la cabeza...

El quinto asistente que deberá estar presente a partir de ahora en los vehículos que se homologuen es el sistema de frenada de emergencia, que básicamente se encarga de amplificar al máximo la potencia de frenado ejercida por el conductor cuando detecta que esa frenada es de emergencia. Para ello se sirve de varios sensores, que analizan por ejemplo la rapidez con que hemos pasado de acelerar a frenar, y si entonces esa presión ejercida sobre el pedal de freno se considera insuficiente, el también llamado BAS frena el vehículo automáticamente con la máxima fuerza, pues diversos estudios demuestran que la mayoría de los conductores no frenan con la máxima intensidad posible en esas situaciones, alargando la distancia de detención. Por supuesto, el BAS puede combinarse con sistemas ADAS que perciban riesgos u obstáculos, como automóviles, ciclistas o peatones, pero la obligatoriedad desde el 1 de julio se ciñe a la frenada de emergencia propiamente dicha, y no a esos detectores, que podrían pasar a ser obligatorios más adelante.

placeholder Los estudios indican que muchos usuarios frenan menos de lo debido en caso de emergencia.
Los estudios indican que muchos usuarios frenan menos de lo debido en caso de emergencia.

El asistente de velocidad inteligente, o ISA, es el sexto de los ocho nuevos sistemas de ayuda a los que obliga desde ahora la UE, y en esencia se trata de una función de seguridad que conecta el control de crucero adaptativo (ACC) con el sistema de lectura o reconocimiento de señales de tráfico para ajustar la velocidad del vehículo a la de la vía o el tramo de vía por el que circula. Es decir, mientras que un control de velocidad de crucero convencional mantiene la velocidad que hayamos programado, sean cuales sean las condiciones del entorno, y un control de crucero adaptativo ACC tiene en cuenta la velocidad programada pero puede reducirla automáticamente para mantener la distancia de seguridad adecuada con los vehículos que nos preceden, en los ACC con función ISA ahora obligatorios el control de velocidad de crucero también puede reducir la velocidad del vehículo si circulamos por un tramo en el que el límite legal es inferior a la velocidad programada por el conductor, volviendo a recuperar esa velocidad programada cuando se den las circunstancias adecuadas.

placeholder El control de crucero ACC con función ISA ajusta la velocidad a la del tramo por el que circulamos.
El control de crucero ACC con función ISA ajusta la velocidad a la del tramo por el que circulamos.

El séptimo sistema de seguridad obligatorio en vehículos de nuevo lanzamiento desde el 1 de julio en la Unión Europea es la alerta de cambio involuntario de carril, un asistente que advierte al conductor de que está a punto de salirse del carril por el que circula y no ha accionado previamente un intermitente que indique voluntariedad en la maniobra. Para ello, el sistema va 'leyendo' la carretera, normalmente mediante una cámara frontal, en busca de las líneas de separación de carriles, y si el vehículo va acercando 'sospechosamente' su trayectoria a la línea de un lado, cataloga la acción como posible distracción o una consecuencia del sueño o la fatiga, advirtiendo al conductor del riesgo mediante señales acústicas o luminosas, o vibraciones en el volante o el asiento.

placeholder Si nos vamos a salir de forma involuntaria del carril, el coche nos avisa con distintos tipos de alerta.
Si nos vamos a salir de forma involuntaria del carril, el coche nos avisa con distintos tipos de alerta.

Por último, y cerrando la lista, encontramos también como obligatoria a partir de ahora la cámara de visión trasera con alerta de tráfico cruzado, que optimiza la seguridad en una de las zonas peor controladas por cualquier conductor, ya que los retrovisores tienen muchos ángulos ciegos, como los primeros metros inmediatamente detrás del vehículo. Pero con el nuevo sistema, cuando el conductor engrana la marcha atrás enciende también de forma automática la cámara posterior, que envía sus imágenes a una pantalla interior donde podemos ver en detalle lo que ocurre en esos puntos ciegos. Y la acción complementaria que supone la alerta de tráfico cruzado es fundamental, porque si el conductor insistiera en dar marcha atrás pese a la presencia de algún obstáculo, vehículo o peatón en las inmediaciones, el sistema avisaría del peligro. Asimismo, la alerta de tráfico cruzado trasero es determinante en otro supuesto habitual: cuando salimos marcha atrás de un espacio sin la debida visibilidad (por ejemplo, al abandonar una plaza de aparcamiento en la que vehículos o estructuras impiden ver lo que llega transversalmente por un lado o por los dos), pues la zaga del vehículo, situada varios metros más atrás que el conductor, operaría a modo de 'periscopio', detectando con sus sensores tráfico cruzado o cualquier otro riesgo, y alertándonos de ello.

Como parte de su proyecto Visión Cero, que persigue eliminar la pérdida de vidas en nuestras calles y carreteras causada por accidentes de tráfico, la Unión Europea da ahora un nuevo salto al implantar desde el 1 de julio la obligación de que todos los vehículos nuevos equipen una serie de sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés), destinados a mejorar la seguridad del vehículo y de sus ocupantes, pero también la del resto de usuarios de la vía.

Dirección General de Tráfico (DGT) Industria automóvil
El redactor recomienda