Es noticia
Menú
La bifurcación en una carretera de Yosemite que no saben interpretar algunos Tesla
  1. Motor
  2. Tráfico
Cinco accidentes en modo Autopilot

La bifurcación en una carretera de Yosemite que no saben interpretar algunos Tesla

Bien señalizado, limitado a 40 km/h y con buen asfalto, pero varios Tesla que circulaban con su modo Autopilot de conducción autónoma activado han sufrido accidentes. Un misterio.

Foto: El desvío en cuestión: bien señalizado y limitado a 25 millas por hora (40 km/h), pero donde varios Tesla han sufrido accidentes.
El desvío en cuestión: bien señalizado y limitado a 25 millas por hora (40 km/h), pero donde varios Tesla han sufrido accidentes.

Son recurrentes las informaciones, normalmente procedentes de Estados Unidos, en torno a coches Tesla que sufren algún tipo de accidente durante el uso del asistente de conducción Autopilot, aunque en la mayoría de los casos el motivo hay que buscarlo en el exceso de confianza de sus conductores, que olvidan su obligada labor de supervisión al volante, si bien la firma californiana ha ido quizás demasiado lejos al promocionar ese dispositivo, inicialmente concebido como 'de seguridad'. Sin ir más lejos, al configurar un Model 3 en la web española de Tesla nos ofrecen por 3.800 euros el 'Piloto automático mejorado' (un nombre muy aeronáutico y algo 'idealizado' para un sistema que, circulando por autopista, posiciona el coche en el carril adecuado para realizar adelantamientos, y para acceder a la vía o salir de ella), mientras que por 7.500 euros está disponible la opción 'Capacidad de conducción autónoma total' (hace referencia a un tipo de conducción automática prohibido por la legislación en Europa), aunque la letra pequeña informa precisamente de que su funcionamiento depende de la aprobación legislativa, y también de que con este sistema "las funciones actuales necesitan una supervisión activa por parte del conductor y no convierten el coche en autónomo".

placeholder Como otros coches actuales, los Tesla ofrecen sistema de conducción semiautónoma, pero siempre requieren de la supervisión del conductor.
Como otros coches actuales, los Tesla ofrecen sistema de conducción semiautónoma, pero siempre requieren de la supervisión del conductor.

Pero los Tesla que circulan al otro lado del Atlántico, que desde el pasado mes de julio disponen de la función FSD (Full Self Driving, o Conducción Autónoma Total) mediante suscripción por precios que arrancan en 99 dólares mensuales, parecen haber encontrado su particular 'Triángulo de las Bermudas', un punto concreto de la red de carreteras norteamericana donde el Autopilot y su función FSD se muestran incapaces de interpretar la vía y acaban saliéndose.

placeholder Vista aérea del punto donde al parecer ocurrieron los cinco accidentes. Al tomar la desviación a la izquierda, los coches se salieron de la curva por la derecha.
Vista aérea del punto donde al parecer ocurrieron los cinco accidentes. Al tomar la desviación a la izquierda, los coches se salieron de la curva por la derecha.

En concreto, hay noticia de cinco accidentes, confirmados por agentes de la zona y testigos a varios medios estadounidenses, en los que se han visto envueltos coches de la marca Tesla, el último un Model X Long Range Plus del 2020, y aunque ninguno ha sido grave porque el tramo está limitado a 25 millas por hora (40 km/h), parece que la firma californiana ya ha tomado cartas en el asunto y estudia cada caso y cada coche para tratar de averiguar las razones de semejante sucesión de fallos. Y todos en el mismo lugar.

placeholder La bifurcación no entraña aparentemente riesgo alguno, y puntos como el de Yosemite son habituales. De ahí el misterio en torno al caso.
La bifurcación no entraña aparentemente riesgo alguno, y puntos como el de Yosemite son habituales. De ahí el misterio en torno al caso.

El 'agujero negro' en cuestión, un desvío perfectamente señalizado y de buen asfalto en la carretera Northside Drive, en el Parque Nacional de Yosemite (California), al que se llega por un tramo de doble carril y un solo sentido que en un punto concreto se bifurca, con la vía del carril derecho siguiendo prácticamente recta y la vía del carril izquierdo girando suavemente hacia la izquierda en busca de un 'stop' a menos de 100 metros. Al parecer, todos los Tesla siniestrados circulaban con el sistema Autopilot activado por el carril izquierdo, pero al llegar a la curva los coches seguían prácticamente rectos y acababan saliéndose de la carretera por la derecha hasta chocar con algún obstáculo próximo.

Son recurrentes las informaciones, normalmente procedentes de Estados Unidos, en torno a coches Tesla que sufren algún tipo de accidente durante el uso del asistente de conducción Autopilot, aunque en la mayoría de los casos el motivo hay que buscarlo en el exceso de confianza de sus conductores, que olvidan su obligada labor de supervisión al volante, si bien la firma californiana ha ido quizás demasiado lejos al promocionar ese dispositivo, inicialmente concebido como 'de seguridad'. Sin ir más lejos, al configurar un Model 3 en la web española de Tesla nos ofrecen por 3.800 euros el 'Piloto automático mejorado' (un nombre muy aeronáutico y algo 'idealizado' para un sistema que, circulando por autopista, posiciona el coche en el carril adecuado para realizar adelantamientos, y para acceder a la vía o salir de ella), mientras que por 7.500 euros está disponible la opción 'Capacidad de conducción autónoma total' (hace referencia a un tipo de conducción automática prohibido por la legislación en Europa), aunque la letra pequeña informa precisamente de que su funcionamiento depende de la aprobación legislativa, y también de que con este sistema "las funciones actuales necesitan una supervisión activa por parte del conductor y no convierten el coche en autónomo".

California
El redactor recomienda