La siniestralidad en las carreteras españolas repunta en junio
  1. Motor
  2. Tráfico
PRIMERA OPERACIÓN SALIDA

La siniestralidad en las carreteras españolas repunta en junio

En lo que va de año han fallecido 434 personas en las carreteras españolas, solo un 10% menos que en igual periodo de 2019, pese a la notable reducción del tráfico

Foto: La siniestralidad no baja en la misma proporción. (EFE)
La siniestralidad no baja en la misma proporción. (EFE)

La siniestralidad en las carreteras españolas repunta y lo hace más que el incremento del tráfico. Ahora, con la llegada de la primera temporada estival completa y sin limitaciones a los desplazamientos, los riesgos son máximos. Hace solo 15 días, el balance de un fin de semana normal alcanzó las 22 víctimas mortales, una cifra no vista desde marzo de 2019. Y de ellos, nueve eran de los denominados vulnerables: 8 motoristas y un peatón. Sin duda, queda mucho trabajo por hacer, pese a que España está en una buena posición dentro de la UE.

Las cifras de víctimas desde el pasado 1 de enero señala que 434 personas han perdido la vida en las carreteras en lo que va de año. Esto supone un incremento del 32% respecto a las cifras equivalentes del año 2020, en plena pandemia y con dos meses de confinamiento absoluto, cuando fallecieron en las carreteras 328 personas. Si se comparan las cifras respecto a las de 2019, previo a la pandemia, solo supone un descenso del 10%, pese a que los primeros meses ha habido cierres perimetrales y los desplazamientos han estado muy limitados. Y todavía hay mucho teletrabajo que reduce notablemente el tráfico diario.

Foto: Campaña de control de velocidad. (EFE)

Ahora España se enfrenta a una temporada estival plena, sin apenas restricciones y con unas previsiones de más de 91 millones de desplazamientos, según los datos de la DGT. Para ello, la DGT ha establecido cuatro operaciones especiales: la primera Operación Salida del verano (del viernes 2 de julio y hasta el domingo 4 de julio); Salida del 1 de agosto (del viernes 30 de julio al domingo 1 de agosto); Operación especial del 15 de agosto (del viernes 13 al lunes 16 de agosto); y Operación retorno (del viernes 27 al domingo 29 de agosto). Por otra parte, todos los fines de semana se implementarán medidas de vigilancia y regulación del tráfico.

Vigilancia

Para tratar de reducir la siniestralidad en estas fechas tan complicadas, y mucho más tras la pandemia, la dirección general de Tráfico reforzará la vigilancia en las carreteras. Este verano vigilarán las carreteras 780 radares fijos (16 más), de los cuales 92 son de tramo, y 545 radares móviles; 39 drones (28 más); 12 helicópteros; 15 furgonetas camufladas, y 216 cámaras de control cinturón y móvil.

Este verano vigilarán las carreteras 780 radares fijos, de los cuales 92 son de tramo, y 545 radares móviles; 39 drones y 12 helicópteros

España se ha posicionado, con el paso de los años, como uno de los países con menor siniestralidad en las carreteras. Sin duda ha tenido mucho que ver la implementación de más de mil radares con los que conseguir que los usuarios de las vías cumplan con las normas. Se ha logrado mucho en estos años, pero no por la vía de la educación, la formación o la concienciación de los conductores, sino simplemente por el castigo.

Ahora, tras la pandemia, la situación ha empeorado mucho con respecto al periodo prepandemia y solo hay que circular por una carretera para poder ver actitudes que antes se veían mucho menos. Una forma de conducir más agresiva, más peligrosa en muchos conductores y otros que conducen más lento y peor, con más torpeza.

placeholder Un grave accidente ocurrido hace unos años en Girona. (EFE)
Un grave accidente ocurrido hace unos años en Girona. (EFE)

La causa de todo es la situación que ha provocado la pandemia, que ha hecho que se utilizara muchos menos el coche. En muchos casos, durante varios meses, los conductores no han podido utilizar sus vehículos. Cuando por fin lo han hecho, conducían con menos atención, con ansiedad y con ganas de llegar al destino más rápido. En otros casos la torpeza al volante también ha aflorado en los conductores. Y el resultado es un incremento de las víctimas provocadas por el tráfico, pese a la notable reducción de la circulación.

El balance del año 2020 en lo que a siniestralidad se refiere también fue bastante malo en comparación con el tráfico. Si en 2019 fallecieron en las carreteras 1101 personas, en el año 2020 esta cifra solo se redujo un 20% hasta los 873 fallecidos. Un año 2020 marcado por el confinamiento total durante varios meses e importantes limitaciones al tráfico rodado salvo el esencial durante el resto del año.

Foto: Foto: Bomberos Euskadi.

España, que desde hace años ha sido un referente en la lucha contra la siniestralidad en las carreteras, está perdiendo posiciones en este aspecto. Y no ha aprovechado una situación como la pandemia para reducir drásticamente estas cifras. Hace falta mucha educación y concienciación para seguir rebajando las cifras de accidentes. Porque no hay que olvidar que los coches nuevos son cada día más seguros, los sistemas de ayuda a la conducción hacen que cada día sea más difícil sufrir un accidente de tráfico. Y en el caso de producirse, hace que las consecuencias del mismo no sean fatales. Sistemas como el control de estabilidad, la frenada de emergencia, el mantenimiento de carril o los sensores capaces de detectar peatones o ciclistas suponen un gran paso adelante en la lucha contra la siniestralidad.

Unión Europea

En cualquier caso, España sigue siendo una referencia en cuanto a seguridad vial. La Unión Europea hacía públicas las cifras previas del balance de siniestralidad en las carreteras europeas, que demuestran que las vías de la UE son las más seguras del mundo. Se calcula que durante el año 2020, y como consecuencia en parte de la pandemia del covid, con la notable reducción de tráfico, la cifra de víctimas mortales se situó en 18.800 personas, aproximadamente, en la Unión Europea. Esta cifra supone una reducción de unas 4.000 personas fallecidas respecto a las cifras equivalentes del año anterior.

Foto: Ilustración de un radar captando infracciones en la carretera. (iStock)

Sin duda son buenas noticias. Europa se posiciona como un referente en la lucha contra la siniestralidad del tráfico. Pero más allá de este buen resultado, cabe plantearse si realmente se hace todo lo que se podría hacer por parte de las autoridades y los diferentes actores de esta importante ecuación sobre el tráfico rodado y su seguridad.

En este sentido, la comisaria de transportes de la UE, Adina Valean, declaraba al hacer la presentación de este estudio sobre la siniestralidad que "nuestras carreteras siguen siendo las más seguras del mundo. Sin embargo, estamos por debajo de nuestro objetivo para la última década y es necesaria una acción conjunta para evitar el retorno a los niveles anteriores al covid".

placeholder Se reducen las víctimas entre viajeros de coche y suben las de usuarios vulnerables. (EFE)
Se reducen las víctimas entre viajeros de coche y suben las de usuarios vulnerables. (EFE)

En la década anterior, entre 2010 y 2020, el número de muertes en accidentes de tráfico disminuyó un 36%. No se alcanzó el objetivo que se había fijado para esa década, que consistía en reducir en un 50% el número de muertes. Sin embargo, con 42 muertes en carretera por cada millón de habitantes, la UE sigue siendo el continente con las carreteras más seguras del mundo. Esta cifra de 42 fallecidos por cada millón de habitantes contrasta con la media a nivel mundial de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes, que se sitúa en más de 180 muertes.

A escala de la UE, las muertes ocurridas en 2020 se redujeron en una media del 17% en comparación con las cifras de 2019. Dentro de la UE hay dos grandes grupos, los que redujeron sus víctimas en más del 20%, en el que se sitúa España junto con Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Croacia, Italia, Hungría, Malta y Eslovenia. Por el contrario, 5 Estados miembros (Estonia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo y Finlandia) registraron un aumento del número de víctimas mortales, aunque el número en países pequeños tiende a fluctuar más de un año a otro.

A escala de la UE, las muertes ocurridas en 2020 se redujeron en una media del 17% en comparación con las cifras de 2019

Entre 2010 y 2020, el número de muertes en las carreteras europeas disminuyó un 36%. Solo Grecia (54%) superó el objetivo fijado por la UE de reducir en un 50% las víctimas provocadas por el tráfico, seguida de Croacia (44%), España (44%), Portugal (43%), Italia (42%) y Eslovenia(42%). En total, 9 Estados miembros registraron descensos del 40% o más.

Aunque la evolución sin precedentes en 2020, como consecuencia de la pandemia y la reducción del tráfico rodado, dio lugar a algunos cambios en la clasificación de los países según las tasas de mortalidad. Las carreteras más seguras siguen siendo las de Suecia (18/millón), mientras que Rumanía (85/millón) registró la tasa más alta en 2020. La media de la UE fue de 42/millón.

Seguridad Víal
El redactor recomienda