Es noticia
Menú
De refinería a campus de tecnología: así ha limpiado Audi una parcela de 75 hectáreas
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Acogerá su centro de pruebas de seguridad

De refinería a campus de tecnología: así ha limpiado Audi una parcela de 75 hectáreas

La antigua refinería de Ingolstadt, donde tiene su sede la alemana Audi, ya es historia. El fabricante de los aros da por concluida la rehabilitación de suelo y aguas en los terrenos que acogerán su campus de tecnología y áreas naturalizadas

Foto: De las 75 hectáreas descontaminadas, 15 serán espacios naturales. (Audi)
De las 75 hectáreas descontaminadas, 15 serán espacios naturales. (Audi)

De refinería a parque tecnológico sostenible. Audi y la ciudad de Ingolstadt, en el estado germano de Baviera, construyen en estos momentos el llamado IN-Campus, una gran superficie de 60 hectáreas dedicada a la alta tecnología donde la innovación en materias como la seguridad del vehículo o las redes inteligentes se dará la mano con la renovación ecológica, una vez concluido el saneamiento del suelo mediante un proceso respetuoso con el entorno, al que seguirá la aplicación de un concepto de energía inteligente en la zona basado en el uso de energías renovables, la recuperación de calor residual y el almacenamiento de calor. Además, otras 15 hectáreas se convertirán en zonas naturales.

placeholder Buena parte de las instalaciones del campus ya están construidas, e incluso en funcionamiento.
Buena parte de las instalaciones del campus ya están construidas, e incluso en funcionamiento.

La refinería Bayernoil de Ingolstadt, anteriormente conocida como ERIAG, fue protagonista de la transformación industrial de la región bávara, donde antes predominaba la agricultura como principal actividad económica. Situado muy cerca del río Danubio, el terreno de 75 hectáreas que ocupaba se encuentra bien conectado con las principales infraestructuras de transporte de la zona, y a tan solo unos minutos en coche de la sede central de Audi. Y sobre él se levanta el avanzado parque tecnológico IN-Campus, una iniciativa de la empresa conjunta formada por Audi AG y la ciudad de Ingolstadt que aborda necesidades importantes para el sector del automóvil, como la innovación digital y la sostenibilidad.

placeholder Vista aérea de la parcela que acogía hasta hace unos años la refinería de Ingolstadt.
Vista aérea de la parcela que acogía hasta hace unos años la refinería de Ingolstadt.

Así, por ejemplo, se ha creado una fabrica de ideas de 42.000 metros cuadrados para dar forma a las tecnologías del futuro, y la empresa de software de automoción CARIAD, uno de los tentáculos del Grupo Volkswagen, ya se ha instalado en el campus, a tiro de piedra de la autopista A9, que ha servido durante años como entorno digital de pruebas para el desarrollo de la conducción automatizada. Y la ruta 'First Mile', que se empleará para el desarrollo y la demostración de aplicaciones de movilidad 5G, transcurre desde el IN-Campus hacia la autopista, lo que ha permitido ampliar la zona de ensayos de conducción automatizada prácticamente hasta los terrenos del campus. Además, también se encuentra ya en construcción el nuevo Centro de Seguridad de Vehículos de la marca, que estrena un moderno escenario para realizar pruebas de choque y ofrecerá a Audi mejores medios y más posibilidades para desarrollar sus coches.

Una rehabilitación lenta y cuidada

El IN-Campus ha sido diseñado para ser sostenible. La clave está en que no se ha recurrido a nuevas zonas para crear el parque tecnologico, sino que se revitaliza el espacio existente. Un área de 22 hectáreas sin utilizar hasta ahora estaba contaminada y necesitaba ser regenerada, como revelaron las 1.200 operaciones de perforación y los 50.000 análisis de laboratorio. La zona se ha sometido a una rehabilitación completa desde 2016, un proceso que ahora se da por concluido y en el que se ha seguido una estrategia respetuosa con el medioambiente, eliminándose 900 toneladas de fueloil, 200 toneladas de sustancias contaminantes volátiles y 100 kilogramos de compuestos perfluorados y polifluorados (PFC). Además, los desniveles causados por las labores de rehabilitación han sido compensados, y alrededor de 440.000 metros cúblicos de tierra, el equivalente a más de 32.000 camiones, se han desplazado por una superficie de 650.000 metros cuadrados.

placeholder El río Danubio discurre muy cerca del nuevo campus tecnológico de Audi en Ingolstadt.
El río Danubio discurre muy cerca del nuevo campus tecnológico de Audi en Ingolstadt.

IN-Campus GmbH confió en métodos altamente especializados y de bajas emisiones para el saneamiento del recinto. Para proteger las llanuras aluviales del Danubio de la contaminación, las aguas subterráneas contaminadas se bombean a través de diez pozos antes de ser depuradas; un método de tratamiento hidráulico que seguirá en funcionamiento hasta 2028.

Y para eliminar los hidrocarburos volátiles se utilizó la aspersión de aire, solución consistente en inyectar aire en el suelo a través de cientos de tubos. Tras absorber los contaminantes del suelo y las aguas subterráneas, el aire es extraído antes de volver a limpiarlo. Asimismo, un novedoso proceso con panales de acero hizo posible la excavación de alta precisión del suelo contaminado, que pasaba después a una instalación de lavado en la que se empleaba agua para limpiar los contaminantes de los granos de tierra, haciendo que el 90% del suelo fuera reutilizable.

placeholder Para limpiar el subsuelo se inyectó aire mediante cientos de tubos.
Para limpiar el subsuelo se inyectó aire mediante cientos de tubos.

Todos los procesos de rehabilitación han sido supervisados por expertos independientes y registrados en un sistema de geoinformación, de modo que futuros proyectos de este tipo podrán beneficiarse de la experiencia adquirida en Ingolstadt. La monitorización del proyecto de saneamiento concluirá en 2023; y como parte del proyecto IN-Campus GmbH también se están desarrollando nuevas zonas para fomentar la biodiversidad, ya que 15 hectáreas del terreno rehabilitado serán devueltas a la naturaleza como área de compensación, lo que dará lugar a la creación de un nuevo biotopo de bosque aluvial entre el parque tecnológico y las orillas del Danubio.

Innovación también en la energía

La ecología y la sostenibilidad también desempeñarán un papel fundamental en la fase de utilización del complejo, pues el IN-Campus deberá ser una instalación con balance neutro en energía. Todo el parque se ha diseñado para ser energéticamente eficiente, con un sistema fotovoltaico situado en la cubierta del Centro de Control de Energía, que proporciona electricidad verde. Aunque actualmente el IN-Campus también obtiene energía verde de la compañía eléctrica regional, en el futuro generará tanta energía renovable como la que consuma, para lo cual se servirá de otros sistemas fotovoltaicos, la recuperación de calor residual, el almacenamiento de energía y los sistemas de control inteligente.

placeholder Unas 15 hectáreas se han rehabilitado como biotopo, principalmente con bosque de ribera.
Unas 15 hectáreas se han rehabilitado como biotopo, principalmente con bosque de ribera.

El concepto energético modular del IN-Campus se basa en tres elementos básicos: la red LowEx, las bombas de calor reversibles y un concepto energético cruzado (CEC). Tanto la red LowEx, que consiste en un entramado de tuberías de agua, como las bombas de calor reversibles se emplean para calentar los edificios con el calor residual de otras construcciones. Y en el futuro Centro de IT, por ejemplo, se espera que la producción de calor alcance los dos megavatios.

Las aguas subterráneas

El método de tratamiento para la depuración de aguas subterráneas también tiene una aplicación térmica: los diez pozos extraen hasta 200 metros cúbicos de agua por hora desde el subsuelo. Pero antes de que se filtre de nuevo a otro lugar tras el tratamiento, el agua también se introduce en la red LowEx y se utiliza para la refrigeración o la calefacción mediante intercambiadores de calor. Se trata de un efecto sinérgico que reduce la necesidad de agua subterránea fría, lo que a su vez disminuye los gastos de ese valioso recurso. La capacidad de calefacción y refrigeración de la planta de aguas subterráneas es de alrededor de 1,5 megavatios.

El excedente de energía de calefacción y refrigeración ya se está canalizando en tres depósitos de almacenamiento de energía térmica en el Centro de Control de Energía, que tienen una capacidad total de 3.000 metros cúbicos. Además, el antiguo depósito de extinción de incendios, que inicialmente sirvió como un depósito de reserva durante el proceso de rehabilitación, se está reactivando como instalación de almacenamiento a gran escala, con una capacidad de casi 29.000 metros cúbicos. El calor o el frío almacenados garantizan un suministro constante de energía, lo que a su vez incrementa la eficiencia y garantiza el uso económico y sostenible de los recursos del parque.

placeholder El proyecto incluye una ancha avenida central ajardinada de casi un kilómetro de longitud.
El proyecto incluye una ancha avenida central ajardinada de casi un kilómetro de longitud.

Un concepto de energía cruzada inteligente (CEC) es el cerebro del IN-Campus, pues gestiona la interacción de todos los componentes técnicos, controla los generadores y los consumidores de energía, almacena y convierte la energía sobrante, absorbe los picos de consumo y desplaza las cargas; y el sistema de control centralizado inteligente también tiene en cuenta las previsiones meteorológicas inmediatas.

El IN-Campus, que ya ha recibido un premio del Consejo Alemán de Construcción Sostenible (DGNB) por su enfoque innovador y sostenible, su concepto energético y la creación de nuevos biotopos, no será, además, un parque tecnológico aislado, sino una parte integrada en la propia ciudad de Ingolstadt, como demuestra la arteria principal del campus, una avenida de unos 50 metros de ancho y aproximadamente un kilómetro de longitud, jalonada de zonas verdes y que según los autores del proyecto servirá de lugar de encuentro para empleados y visitantes.

De refinería a parque tecnológico sostenible. Audi y la ciudad de Ingolstadt, en el estado germano de Baviera, construyen en estos momentos el llamado IN-Campus, una gran superficie de 60 hectáreas dedicada a la alta tecnología donde la innovación en materias como la seguridad del vehículo o las redes inteligentes se dará la mano con la renovación ecológica, una vez concluido el saneamiento del suelo mediante un proceso respetuoso con el entorno, al que seguirá la aplicación de un concepto de energía inteligente en la zona basado en el uso de energías renovables, la recuperación de calor residual y el almacenamiento de calor. Además, otras 15 hectáreas se convertirán en zonas naturales.

Tecnología Refinerías Audi Rehabilitación Seguridad Industria automóvil Desarrollo sostenible Ecosistema
El redactor recomienda