Es noticia
Menú
El primer eléctrico de BMW, creado para los Juegos Olímpicos de Múnich, cumple 50 años
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Usaba 12 baterías Varta y rendía 43 CV

El primer eléctrico de BMW, creado para los Juegos Olímpicos de Múnich, cumple 50 años

Aunque la gama 'i' de BMW nació en 2013 con la llegada del i3, el primer eléctrico de la casa bávara fue presentado 41 años antes como demostración de tecnología para exhibir en los Juegos Olímpicos de 1972

Foto: Fue el precursor de la gama 'i' que nacería 40 años después con el i3. (BMW)
Fue el precursor de la gama 'i' que nacería 40 años después con el i3. (BMW)

La actual gama de BMW ofrece ya varios modelos eléctricos, como iX, i4, iX3 e i7, nacidos todos a la estela de un i3 lanzado en 2013 y que precisamente dejaba de ser fabricado a comienzos de este año. Pero realmente el innovador i3 no fue el primero, pues la firma bávara llevaba ya mucho tiempo investigando sobre la movilidad eléctrica. Tanto tiempo como 50 años. Porque hace nada menos que medio siglo BMW presentaba su primer vehículo eléctrico, desvelado para presumir de tecnología coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972. Y este primer eléctrico, el BMW 1602, fue realmente el precursor de la gama 'i' que hoy ofrece la marca alemana, caracterizándose por su llamativa carrocería de un brillante color naranja y respondiendo a la denominación 'Elektro-antrieb' (accionamiento eléctrico), todo un avance en aquella época.

placeholder Estéticamente no se diferenciaba de las versiones de combustión, salvo por no tener escape.
Estéticamente no se diferenciaba de las versiones de combustión, salvo por no tener escape.

Contemplado con la perspectiva que da la historia, BMW pareció anticiparse con esta nueva solución técnica a la gran crisis del petróleo de 1973, proponiendo una innovación, consistente en electrificar sus vehículos, que se convertiría en realidad cuando cuarenta años después se presentó el primer i3.

La única diferencia, el escape

Ese modelo primigenio de cero emisiones estaba construido sobre la misma base del modelo que entonces se comercializaba, dotado de motores de combustión, teniendo incluso una carrocería y una apariencia exterior exactamente iguales a las versiones que el público encontraba en los concesionarios. No existía ninguna diferencia aparente, salvo la desaparición del tubo de escape. Y bajo el capó delantero escondía una docena de baterías de plomo-ácido estándar de 12 voltios desarrolladas por Varta, que tenían un peso total aproximado de unos 350 kilos.

placeholder Bajo el capó había 12 baterías de plomo-ácido unidas a un motor de 32 kW (43 CV).
Bajo el capó había 12 baterías de plomo-ácido unidas a un motor de 32 kW (43 CV).

En relación al motor eléctrico que lo propulsaba, este contaba con una potencia total de 32 kW (43 CV) e iba instalado contiguo al conjunto de baterías. Una mecánica que, al igual que en las versiones de combustión a la venta, accionaba el árbol de transmisión que transmitía el movimiento exclusivamente a las ruedas traseras.

placeholder A pesar de estar hablando del año 1972, el eléctrico de BMW ya tenía frenada regenerativa.
A pesar de estar hablando del año 1972, el eléctrico de BMW ya tenía frenada regenerativa.

Y aún siendo el primer BMW propulsado eléctricamente, ya contaba con soluciones tecnológicas que, mejoradas y adaptadas poco a poco, han llegado hasta la actualidad, como el sistema de frenada regenerativa, puesto que el motor eléctrico funcionaba además como generador y tenía la posibilidad de devolver algo de la energía producida a las baterías, que en definitiva eran las que hacían posible el funcionamiento total del vehículo.

placeholder Detalle de la instrumentación, personalizada para controlar la mecánica eléctrica.
Detalle de la instrumentación, personalizada para controlar la mecánica eléctrica.

Con un peso total que rebasaba por poco los 1.300 kilos, el 1602 Elektro-antrieb podía alcanzar una velocidad máxima en torno a 100 km/h y aceleraba de 0 a 50 km/h en unos 8 segundos. Se construyeron solo dos unidades, utilizadas durante el evento deportivo para el traslado de personalidades pero también como vehículo de apoyo en algunas pruebas, como la maratón, aunque la autonomía de sus baterías, que sumaban una capacidad de 12,6 kWh y podían ser sustituidas en pocos minutos o recargadas, oscilaba entre los 30 y los 60 kilómetros, en función del tipo de uso.

La actual gama de BMW ofrece ya varios modelos eléctricos, como iX, i4, iX3 e i7, nacidos todos a la estela de un i3 lanzado en 2013 y que precisamente dejaba de ser fabricado a comienzos de este año. Pero realmente el innovador i3 no fue el primero, pues la firma bávara llevaba ya mucho tiempo investigando sobre la movilidad eléctrica. Tanto tiempo como 50 años. Porque hace nada menos que medio siglo BMW presentaba su primer vehículo eléctrico, desvelado para presumir de tecnología coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972. Y este primer eléctrico, el BMW 1602, fue realmente el precursor de la gama 'i' que hoy ofrece la marca alemana, caracterizándose por su llamativa carrocería de un brillante color naranja y respondiendo a la denominación 'Elektro-antrieb' (accionamiento eléctrico), todo un avance en aquella época.

Petróleo Movilidad del futuro Industria automóvil
El redactor recomienda