Es noticia
Menú
¿Es el coche autónomo una solución real? Seat y su proyecto Diana buscan respuestas
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Alcanza el Nivel 3 de conducción autónoma

¿Es el coche autónomo una solución real? Seat y su proyecto Diana buscan respuestas

Una mayor autonomía del vehículo favorecería la reducción de accidentes y retenciones del tráfico, o eso es lo que piensan en Seat, basándose en las pruebas de su proyecto Diana

Foto: El coche recoge de manera autónoma al usuario, que lo solicita en una 'app'. (Seat)
El coche recoge de manera autónoma al usuario, que lo solicita en una 'app'. (Seat)

Diana es el nombre elegido para el proyecto piloto que investiga las posibilidades que ofrece el coche autónomo para la movilidad urbana e inteligente, proyecto de innovación impulsado por los ingenieros de Seat, en colaboración con el Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia (CTAG), que nació en su día para probar funciones autónomas en la conducción, anticipándose a los actuales sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS).

placeholder El prototipo Diana se ha creado sobre un León, dotado sensores, radares y cámaras especiales.
El prototipo Diana se ha creado sobre un León, dotado sensores, radares y cámaras especiales.

El prototipo de investigación se ha creado sobre la base de un Seat León y está equipado con cinco sensores lídar, cinco radares, seis cámaras, 12 sistemas de ultrasonidos y ocho ordenadores que le otorgan una visión de 360 grados. Todos estos elementos generan una gran cantidad de datos del entorno que se procesan en milisegundos y se envían a un módulo donde está la localización. Oriol Mas, ingeniero de I+D de Seat, explica que ''con esto el coche sabe dónde está colocado en todo momento y qué obstáculos hay en su entorno, y es capaz de decidir hacia dónde tiene que ir y ejecutar de manera autónoma las acciones sobre volante, frenos, acelerador y cambio de marchas''.

Un 'chófer' siempre dispuesto

En el prototipo Diana, el conductor cede el control al vehículo, que actúa como si fuese un chófer. Aun así, de ser necesario y por motivos de seguridad, el vehículo puede devolver el control al conductor siempre que el usuario desee o el vehículo lo requiera, puesto que el usuario debe mantenerse atento por si debe retomar la guía. Además, Diana tiene tres opciones de funcionamiento: 'Autonomous Chauffeur', para situaciones de circulación a baja velocidad, en las que el sistema toma el control para realizar maniobras de arranque y parada; 'Automated Valet Parking', para buscar una plaza libre y aparcar de manera 100% autónoma, y 'Summoning', alternativa que funciona a través de una aplicación que gestiona las peticiones del usuario para que el vehículo vaya a recogerlo a un punto concreto y lo traslade hasta el destino elegido.

placeholder Diana cuenta con la colaboración del CTAG, un reputado centro gallego de investigación.
Diana cuenta con la colaboración del CTAG, un reputado centro gallego de investigación.

Y es que, gracias a Diana, el conductor, a través de la aplicación, puede solicitar el coche, arrancando este de forma automática y colocándose en el carril correspondiente. Al hacer la parada para recoger al usuario, las puertas se desbloquean solas y los intermitentes señalizan que el vehículo está parado. Una vez el usuario entra y cierra la puerta, se vuelve a bloquear, el coche señaliza el arranque y reanuda el movimiento. En caso de que encuentre algún obstáculo en la vía, como un peatón, el coche es capaz de detectarlo rápidamente y frenar de manera autónoma. Y, al finalizar el trayecto, una vez que el usuario ha abandonado el vehículo, este busca una plaza libre y se estaciona automáticamente. Todas estas posibles situaciones ya han sido probadas, aunque de momento los ensayos se han realizado en las instalaciones de Seat en Martorell y, más recientemente, en un circuito urbano cerrado al tráfico y controlado.

placeholder En caso de detectar un obstáculo, como un peatón, el vehículo se detiene hasta 'ver' el camino libre.
En caso de detectar un obstáculo, como un peatón, el vehículo se detiene hasta 'ver' el camino libre.

Gracias a estas capacidades, Diana ha logrado hacerse con una autonomía de nivel 3 en la escala de sistemas avanzados de asistencia a la conducción, que van del 0 al 5. El nivel 0 no tiene automatización alguna y es el conductor el que controla todas las funciones del vehículo, mientras que, en el nivel 1, el coche tiene algunos dispositivos de asistencia, pero es el conductor el que decide si usar o no estas ayudas. En el nivel 2, el usuario todavía controla la conducción, pero el sistema puede regular dirección y velocidad, aunque siempre bajo la supervisión del conductor.

placeholder No es necesario que el conductor intervenga, salvo que el prototipo se lo reclame por algún peligro.
No es necesario que el conductor intervenga, salvo que el prototipo se lo reclame por algún peligro.

En el nivel 3, el sistema controla todos los aspectos dinámicos de manera independiente, sin que el conductor tenga que intervenir, aunque sí debe estar preparado para actuar en caso de peligro. En el nivel 4 el vehículo es capaz de realizar funciones de manera autónoma en todas las circunstancias, por lo que el conductor puede dedicarse a tareas secundarias sin preocupación, mientras que, en el nivel 5, la automatización es completa, dejando el conductor de serlo y pasando a ser un pasajero más en el vehículo.

placeholder Cuando deja al usuario, el coche busca una plaza libre y se aparca solo.
Cuando deja al usuario, el coche busca una plaza libre y se aparca solo.

Según los responsables del proyecto piloto Diana, a medida que los niveles de autonomía van aumentando, favorecen la reducción de accidentes y pueden ayudar a disminuir las retenciones de tráfico. En un futuro, un vehículo con mayor autonomía podría ofrecer e incentivar nuevos servicios de movilidad inteligente y descongestionar las grandes ciudades y zonas de movilidad compleja. "Es importante dar robustez a esta tecnología, continuar desarrollándola y ensayando su funcionamiento para garantizar que el sistema es seguro al 100%", concluye Mas.

Diana es el nombre elegido para el proyecto piloto que investiga las posibilidades que ofrece el coche autónomo para la movilidad urbana e inteligente, proyecto de innovación impulsado por los ingenieros de Seat, en colaboración con el Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia (CTAG), que nació en su día para probar funciones autónomas en la conducción, anticipándose a los actuales sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS).

Tecnología Movilidad del futuro Ecología
El redactor recomienda