Es noticia
Conducimos la dualidad eléctrica de Citroën: el ë-Berlingo y el ë-Berlingo Van
  1. Motor
  2. Pruebas
280 y 275 kilómetros de autonomía

Conducimos la dualidad eléctrica de Citroën: el ë-Berlingo y el ë-Berlingo Van

La nueva generación del Citroën Berlingo llega en versión eléctrica, con una variante de carga y otra destinada a uso familiar, 136 CV, dos tallas y una batería de 50 kWh

Foto: Los ë-Berlingo y ë-Berlingo Van buscan ser la alternativa EV para familias y profesionales. (Citroën)
Los ë-Berlingo y ë-Berlingo Van buscan ser la alternativa EV para familias y profesionales. (Citroën)

Cuando hace 25 años Citroen lanzaba el Berlingo, la marca francesa mostraba un nuevo concepto que superaba lo que hasta entonces era la clásica furgoneta derivada de un turismo, apostando por un modelo con un diseño original y versátil. Con esta visión innovadora, la firma dio lugar, por un lado, al vehículo comercial compacto tal y como lo conocemos ahora y, por otro, al 'ludospace', enfocado tanto a un uso profesional como a cubrir necesidades familiares y de ocio.

Desde aquel año, 1996, la planta española de Vigo ha fabricado más de 3 millones de unidades de las tres generaciones del Citroen Berlingo. De hecho, tal es la importancia de este modelo para la factoría y para nuestro país, que es el modelo más vendido de su segmento en 14 mercados, encabezándolo en España en 14 de los 25 años de vida que tiene.

placeholder El ë-Berlingo está disponible en dos tallas: M y XL.
El ë-Berlingo está disponible en dos tallas: M y XL.

Ahora, la firma del doble chevrón presenta los nuevos ë-Berlingo y ë-Berlingo Van. ''Si hace un cuarto de siglo este concepto aportó un soplo de aire fresco a este segmento, la nueva generación de este modelo marca un hito en materia de confort, tecnología, modularidad y sostenibilidad, con la llegada de estos ë-Berlingo y ë-Berlingo Van''. Estas palabras del director de Citroen para España y Portugal, Nuno Marques, evidencian que Citroen busca volver a ser el factor diferencial en el segmento con su Berlingo eléctrico, tal y como ha conseguido con sus versiones de combustión, tan vistas por la calle que hoy no es extraño toparse con modelos de más de 12 años copando muchas flotas de pequeñas y medianas empresas.

placeholder En un supercargador puede recargarse hasta el 80% en 30 minutos.
En un supercargador puede recargarse hasta el 80% en 30 minutos.

Estas nuevas versiones eléctricas llegan con dos modelos diferenciados: el ë-Berlingo y el ë-Berlingo Van. Uno pensado para familias y para amantes de las actividades al aire libre, y el otro orientado al uso profesional. El primero llega al mercado español como una alternativa confortable, 100% eléctrica y 'made in Spain' para plantar cara al exitoso segmento de los SUV. Y es que para una familia numerosa o para aquel que quiera disponer de un gran espacio para llevar bicicletas, esquís o cualquier otro elemento voluminoso, el ë-Berlingo es una opción muy atractiva, ya no solo por su espacioso habitáculo, sino también por que no contaminaremos nada a nuestro paso, y gozaremos de todas aquellas ventajas que conlleva un coche de cero emisiones. De hecho, Citroen vincula esta nueva versión eléctrica del Berlingo a su filosofía 'cinco ceros': cero emisiones, cero ruidos, cero vibraciones, cero sacrificios y cero estrés.

placeholder Los asientos posteriores son individuales.
Los asientos posteriores son individuales.

Está disponible en dos tallas, M y XL, y con tres acabados; Live Pack, Feel Pack y Shine. La gama del Citroen ë-Berlingo está inspirada en las necesidades de la vida real. Se realizaron muchos estudios para determinar que el 80% de los clientes no recorren más de 200 kilómetros al día, por lo que una autonomía que supere esto cubrirá las necesidades del grueso de la clientela. Con eso en mente, el ë-Berlingo cuenta con una batería de iones de litio de 50 kWh y ofrece 136 CV (100 kW) de potencia. Su autonomía puede alcanzar los 280 kilómetros, de manera que debería cubrir lo que, según Citroën, necesita el 80% de los usuarios de este tipo de vehículos.

placeholder La zona de carga de la talla M cuenta con 775 litros, mientras que en la XL alcanza los 2.126 máximos.
La zona de carga de la talla M cuenta con 775 litros, mientras que en la XL alcanza los 2.126 máximos.

En cuanto a su habitabilidad, la firma francesa ha buscado aprovechar al máximo el espacio interior, una de las grandes bazas del concepto Berlingo desde 1996. Ahora, con esta versión eléctrica disponible en dos tallas, el usuario dispone de 4,40 metros de largo en la versión M y 4,75 en la XL, longitud que permite ofrecer hasta 7 plazas. Por su parte el maletero brinda una capacidad de 597 litros bajo la bandeja en la silueta M, mientras que la XL amplía este número hasta los 850 litros. A esto hay que añadir otros 167 litros que se reparten en compartimentos y espacios situados ingeniosamente por todo el habitáculo, entre los que destaca el innovador techo Modutop, que ofrece 60 litros suplementarios, permitiendo que tengamos a mano hasta 10 kilos de artículos colocados sobre nuetsras cabezas, en una especie de estante transparente compartimentado.

placeholder La batería que equipan tiene una capacidad de 50 kWh.
La batería que equipan tiene una capacidad de 50 kWh.

Por último, en el apartado tecnológico, este Berlingo eléctrico dispone de 18 funciones de asistencia a la conducción: ayuda al arranque en pendiente, cámara de marcha atrás Top Rear Vision, paso automático de luces de carretera a luces de cruce, park assist, active safety brake, alerta de cambio involuntario de carril…

De serie se comercializa con un cable de modo 2, aunque con un cargador rápido de 100 kW podremos reponer hasta el 80% de la energía en media hora, mientras que si lo hacemos a través de un wallbox de 7,4 kW, este tiempo aumenta hasta 7 horas (perfecto para enchufarlo por las noches). Si por el contrario lo conectamos directamente a un enchufe doméstico, el tiempo se va a 15 horas.

placeholder Dispone de tres modos de conducción: Eco, Normal y Power.
Dispone de tres modos de conducción: Eco, Normal y Power.

Una vez analizado el ë-Berlingo, pensado para las familias, toca el turno de la versión ideada para profesionales: el ë-Berlingo Van. Se distingue de las versiones con motor térmico del Berlingo por sus monogramas exteriores, por un selector de modos de conducción (Eco, Normal y Power) con función Brake y, por supuesto, por su motor eléctrico, que desarrolla 136 CV (100 kW) y 260 Nm de par instantáneo. La batería, que también es de 50 kWh, lleva su autonomía hasta los 275 kilómetros. Y otra de las ventajas sobre sus hermanos de combustión es que su mantenimiento sea un 30% más económico que el de un Berlingo Van diésel, según Citroën.

placeholder La ë-Berlingo Van tiene los mismos 136 CV que la versión familiar.
La ë-Berlingo Van tiene los mismos 136 CV que la versión familiar.

Al igual que sucede con la gama de motores térmicos del Berlingo Van, el ë-Berlingo Van dispone de un volumen útil de hasta 4,4 metros cúbicos, permitiendo cargar objetos de hasta 3,44 metros de largo (talla XL) o 3,09 en el caso de la talla M. A esto se suma la posibilidad de añadir la modularidad de la cabina Extenso, mientras que su carga útil alcanza los 800 kilos, pudiendo remolcar hasta 750.

placeholder El cuadro de instrumentación digital es una opción.
El cuadro de instrumentación digital es una opción.

Los acabados, al igual que las tallas, son dos. El primero y más asequible se llama Control, y dispone de aire acondicionado, faros de encendido automático, ayuda al arranque en pendiente, Citroen Connect Box, guantera Top Box y retrovisores calefactados. Por su parte, el acabado Club va más allá con sensores de aparcamiento traseros, control de crucero con limitador de velocidad (la velocidad máxima que es de 135 km/h), detección de la presión de los neumáticos o faros antiniebla.

placeholder También está disponible en dos tallas: M y XL.
También está disponible en dos tallas: M y XL.

Con incentivos del Plan Moves III, un ë-Berlingo puede adquirise desde 29.460 euros o una cuota de 145 euros al mes a través de Citroen Alternativa, mientras que un ë-Berlingo Van, también aplicando el Plan Moves III, está disponible desde 21.770 euros o 139 euros al mes.

Conducimos los dos modelos

Nosotros ya hemos podido conducir ambos modelos. El primero al que nos subimos fue el ë-Berlingo Van, pensado para los profesionales. Disponía de un cuadro de instrumentación digital (es una opción) que hace mucho más fácil y claro disponer de toda la información necesaria frente a nosotros, desde la navegación hasta los asistentes. Otro de los extras que montaba era una pequeña pantalla en la posición donde normalmente iría un retrovisor interior, que muestra las imágenes de una cámara situada en la parte trasera, todo un acierto porque la caja cerrada es incompatible con un espejo interior convencional y así podemos ver lo que sucede detrás de nosotros. También cuenta con Head-up Display para que podamos ver la información principal sin desciar la vista entre el cuadro y la carretera.

Lo primero que sorprende al conducir este Berlingo eléctrico es lo suave que va, con una conducción muy fluida y sin ruidos, lo que en un vehículo de este tipo resulta hasta extraño, pues estás acostumbrado a que suenen 'como una furgoneta'. Los modos de conducción Eco, Normal y Power son perfectos para diferenciar localizaciones, pues limitan la potencia del motor: Eco 60 kW, Normal 80 kW y Power 100 kW. Así es mucho más sencillo elegir la potencia para cada situación, siendo el modo Eco, por ejemplo, perfecto para circular por ciudad, pues la respuesta es mucho más gradual, haciendo que maniobras cerradas, pasos por lugares estrechos o la simple conducción con seguridad para los peatones sea mucho más sencilla. Si por el contrario queremos hacer uso de toda la potencia en una carretera convencional, disponiendo de empuje para adelantar, el modo Power nos da esa 'patada' extra de potencia.

placeholder Como velocidad máxima, ambos modelos alcanzan los 135 km/h.
Como velocidad máxima, ambos modelos alcanzan los 135 km/h.

Personalmente agradecería una dirección con algo más de firmeza, pues el tacto del volante a alta velocidad es algo suave (resta un poco de precisión), lo que por contra se agradece en entornos urbanos. Por lo demás, la respuesta del acelerador, dependiendo del modo de conducción que elijamos, se adapta muy bien, con una potencia muy razonable y que ayudará mucho cuando vayamos cargados. Además, con la función Brake (se activa con el botón 'B' del selector del cambio) la frenada regenerativa se acentúa mucho más, lo que nos ayudará a ahorrar frenos y se agradecerá especialmente cuando vayamos cargados.

También probamos el ë-Berlingo para familias, un modelo que comparte mecánica pero que por dentro es completamente diferente. Los asientos traseros, por ejemplo, son individuales, aunque nuestra unidad contaba con el techo panorámico opciónal Modutop, que dispone de una especie de bandeja en el centro sobre la que podemos almacenar cosas. Esto suena bien y es práctico, pero reduce bastante la altura libre al techo, y si medimos 1,80 ya podemos rozar ligeramente con la cabeza, mientras que sin esa balda la altura es bastante mayor. Es una buena solución en cuanto a almacenaje, pero que reduce el espacio para el pasajero del centro, lo que es llamativo, porque si equipas la zona trasera con tres asientos idénticos es para que todos vayan más cómodos. Además, tapa mucha visión a través del techo panorámico. Sin embargo, el resto de huecos que hay por todos lados están realmente bien pensados, como una especie de cajón de grandes dimensiones que encontramos tras la segunda fila de asientos, en el techo.

placeholder El techo panorámico Modutop resta espacio para la cabeza del ocupante del centro.
El techo panorámico Modutop resta espacio para la cabeza del ocupante del centro.

La conducción, por su parte, es suave y silenciosa, no como una en una furgoneta tradicional, sino como en un turismo. Su velocidad máxima está limitada también a 135 km/h y la pantalla central de 8 pulgadas que montaba (la de serie es de 5 pulgadas) ayuda mucho a leer toda la información del vehículo, sobre todo lo relacionado con la parte eléctrica, como consumos, tiempos de carga, programación de la recarga... Como dato final de nuestro primer test, el consumo medio que medimos fue de 16 kWh/100 km, mientras que con un 86% de carga de batería, el ordenador nos indicaba que aún podíamos recorrer 210 kilómetros.

Tecnología
El redactor recomienda