Así van las versiones especiales Raptor SE, Stormtrak y Wolftrak del Ford Ranger
  1. Motor
  2. Pruebas
Diésel EcoBlue 2.0 con 213 y 170 CV

Así van las versiones especiales Raptor SE, Stormtrak y Wolftrak del Ford Ranger

Ford acaba de lanzar las ediciones especiales Raptor SE, Stormtrak y Wolftrak del Ranger, el pick-up más vendido en Europa, y ya las hemos conducido, incluso en uso 'off road' extremo

Foto: Estas tres nuevas ediciones especiales Ranger cubren los gustos y exigencias de clientes de todo tipo.
Estas tres nuevas ediciones especiales Ranger cubren los gustos y exigencias de clientes de todo tipo.

Las nuevas ediciones especiales del Ford Ranger ya han pasado por nuestras manos para someterlas a una serie de pruebas que han puesto de manifiesto todo lo que son capaces de hacer; que no es poco... El Ranger es el pick-up más vendido en Europa, y a pesar de ello en la firma del óvalo azul tenían entre ceja y ceja seguir evolucionando, a pesar de que ya es un modelo completo y de lo más robusto. Por eso ahora han querido dar la oportunidad al cliente de hacerse con unas ediciones especiales que van más enfocadas hacia distintos modos de vida. Son tres: Ranger Raptor Special Edition, Ranger Stormtrak y Ranger Wolftrak, cada una con una variante del potente motor diésel EcoBlue 2.0 de Ford bajo el capó, además de todas esas otras cosas que hacen que esta sea la 'camioneta' más elegida por profesionales y particulares en nuestro continente.

Raptor SE, Stormtrak y Wolftrak

El primero en cuestión, y el modelo que se sitúa en la cúspide de la gama Ranger, es el Raptor Special Edition (SE), que se fabrica de manera limitada para garantizar su exclusividad. Esta es una variante que se monta sobre el Ranger Raptor normal, pero que añade elementos y detalles de estilo personalizados. Así, encontramos unas atrevidas franjas dobles de estilo competición en el capó, laterales y zona trasera, todas en negro mate con los bordes en rojo, otro de los colores que se ha elegido para resaltar elementos, como los ganchos de remolque. Los pasos de rueda ensanchados, también negro mate, los paragolpes, los tiradores de las puertas o la clásica parrilla Raptor, terminan de darle ese 'look' agresivo que tanto gusta. Además, completando su amenazante aspecto (cuando la ves acercarse por el retrovisor, impone) tenemos las protecciones para los bajos en plateado y esos gigantescos neumáticos todoterreno, además de los logos 'Raptor' en la zona trasera y laterales de la caja.

placeholder El Raptor Special Edition se monta sobre un Raptor corriente, aunque añade elementos como las dobles franjas en negro mate en capó, lateral y trasera, los detalles en rojo, etc.
El Raptor Special Edition se monta sobre un Raptor corriente, aunque añade elementos como las dobles franjas en negro mate en capó, lateral y trasera, los detalles en rojo, etc.

El interior, con doble cabina, nos da ese espacio extra para transportar muchas cosas, o para que viajen hasta cinco ocupantes de manera cómoda. La deportividad es uno de los aspectos que más destaca en este habitáculo, donde los asientos en cuero y ante nos sujetan tanto en tramos 'off road' como en carretera de una manera más que correcta. El volante, con costuras en rojo y una línea en el mismo color que marca las 12 en punto, es otro de los detalles que nos dejan claro su enfoque deportivo, algo que se confirma con el 2.0 EcoBlue diésel de 213 caballos que esconde bajo su enorme capó. Este propulsor genera 500 Nm de par motor, transmitido a las cuatro ruedas a través de un cambio automático de diez relaciones y un sistema de tracción total seleccionable que nos permite elegir entre 2H, 4H o 4L (tracción trasera, tracción total o reductora con marchas cortas). Sumado a esto, y terminando de darle las capacidades tan diferenciadoras que posee, el Ranger Raptor Special Edition sigue contando con la suspensión Fox, el chasis desarrollado por Ford Performance y el exclusivo Sistema de Gestión del Terreno, elementos que ayudarán a que los más entusiastas la pongan en su punto de mira, a pesar de que su precio parte de los 59.600 euros.

placeholder Su motor EcoBlue diésel 2.0 genera 213 CV de potencia y se asocia a una caja de cambios automática de 10 velocidades.
Su motor EcoBlue diésel 2.0 genera 213 CV de potencia y se asocia a una caja de cambios automática de 10 velocidades.

Por otro lado tenemos el Ranger Stormtrak, un modelo que arranca en 46.900 euros y que aporta un diseño más deportivo y exclusivo al pick-up de Ford. También se ofrece en versión de doble cabina, con amplios asientos traseros y un motor EcoBlue 2.0 de 213 CV como el Raptor SE, pero con elementos que lo diferencian bastante del resto. Y es que en la parrilla delantera nos encontramos con unos detalles en forma de entradas de aire, que recuerdan a las que vemos en un Mustang, además de unas llantas de mayor tamaño (18 pulgadas), pintura exclusiva Rojo Rapid y un grueso emblema Stormtrak en negro con los bordes en rojo.

placeholder El Ranger Stormtrak monta de serie llantas de 18 pulgadas, detalles deportivos en rojo, unos elementos en forma de entrada de aire en la parrilla...
El Ranger Stormtrak monta de serie llantas de 18 pulgadas, detalles deportivos en rojo, unos elementos en forma de entrada de aire en la parrilla...

Además, cuenta con un generoso equipamiento de serie, destacando los faros LED, una robusta protección para los bajos, un revestimiento de la caja de carga, un divisor de carga, una persiana eléctrica de activación remota… En el interior, el Ranger Stormtrak cuenta con asientos de cuero flexible hechos a medida con los logotipos de la versión bordados y recubiertos de tejido técnico.

placeholder La persiana automática y remota para la caja es de serie en esta versión especial Stormtrak, con un precio de partida de 46.900 euros.
La persiana automática y remota para la caja es de serie en esta versión especial Stormtrak, con un precio de partida de 46.900 euros.

Y el tercero de los nuevos modelos de edición especial es el Ranger Wolftrak, pensado para clientes que desean una capacidad todoterreno fiable y un exterior atrevido y sin complicaciones. Se basa en el Ranger XLT, parte de 35.900 euros y cuenta con diferencial trasero de bloqueo electrónico, neumáticos todoterreno de serie, motor diésel EcoBlue 5 de 2 litros y 170 caballos, 420 Nm de par y una caja de cambios manual de seis velocidades. Con todo esto, el Wolftrak es capaz de mover una carga útil bruta máxima de 1.179 kilos y un peso máximo con remolque de 3.500 kilos. La tracción a las cuatro ruedas seleccionable con cambio sobre la marcha y reductora permite que esta versión avance también por terrenos complicados con total confianza.

placeholder La variante Wolftrak del Ranger arranca en 35.900 euros y cuenta con diferencial trasero con bloqueo electrónico o con la barra deportiva trasera exclusiva.
La variante Wolftrak del Ranger arranca en 35.900 euros y cuenta con diferencial trasero con bloqueo electrónico o con la barra deportiva trasera exclusiva.

En el apartado del diseño, este Ranger Wolftrak ofrece pinturas Gris Conquer o Gris Zinc, que se complementan perfectamente con la parrilla en negro mate, la protección para los bajos, las llantas de aleación negras de 17 pulgadas y los distintivos 'Wolftrak'. También cuenta con una barra deportiva, que es exclusiva de esta versión, y que crea un aspecto robusto, además de facilitar el montaje de accesorios. Y la personalización sigue en el interior, con unos arcos de las puertas en negro mate, un panel de instrumentos a juego y la insignia 'Wolftrak'.

Nos ponemos al volante

Pero teníamos que ponernos a los mandos de las tres versiones para comprobar de primera mano todo lo que prometían estos Ranger. Para ello nos hemos ido hasta Galicia, a una finca llamada La Base Motor Club, entre Carballo y Santiago de Compostela, que es el paraíso para todo amante del todoterreno, pues disponen incluso de 'kart cross' (que, por cierto, los fabrica el propio hijo del dueño). Pero los verdaderos protagonistas esta vez eran los Ranger, en sus nuevas ediciones especiales, y el primero que pudimos conducir fue el Ranger Raptor SE. La ruta nos metía por mitad del monte gallego, por terrenos que no eran realmente caminos, pues simplemente se había desbrozado para que supiésemos por dónde ir. Pasos estrechos, barro por todos lados, roderas con una profundidad que invitaban a darse la vuelta y subidas y bajadas que, si no vas acompañado, no intentas acometer. Sin embargo, el Ranger Raptor SE es una auténtica bestia, y la capacidad que tiene en marchas cortas (4L) es total. Además, el control de descenso funciona realmente bien, pudiendo ajustar el conductor la velocidad a través del freno o del acelerador, permitiéndonos bajar pendientes complicadas sin tocar el freno a velocidades de hasta 3 km/h como mínimo. Además, la suspensión Fox actúa de manera eficaz, haciendo que no sea un sufrimiento ir por terrenos complicados. De hecho tienes siempre ganas de más, porque el Ranger Raptor SE no solo es imagen, es justamente lo que parece: brutal.

placeholder La prueba del Ranger Raptor SE fue la más exigente, con barro muy profundo, subidas complicadas, piedras y bajadas resbaladizas en las que su control de descenso hace que no tengamos ni que despeinarnos.
La prueba del Ranger Raptor SE fue la más exigente, con barro muy profundo, subidas complicadas, piedras y bajadas resbaladizas en las que su control de descenso hace que no tengamos ni que despeinarnos.

Después de un recorrido de 40 minutos con el Raptor SE (se nos hizo corto) pasamos al Ranger Wolftrak, un modelo con el que nos dirigimos hasta una explanada gigantesca de tierra húmeda. Aquí nos habían preparado los chicos de Ford tres ejercicios para ver cómo actúan los sistema de seguridad del Ranger... y cómo podemos pasárnoslo también si los desconectamos. El primero de ellos consistía en hacer un 'donut', parar entre dos conos y hacer otro 'donut' en otro cono situado delante, pero hacia el lado contrario. Primero se hacía con la tracción total conectada y con todos los sistemas de control de tracción y estabilidad también activados. Después se le desconectaba todo y se elegía el modo de tracción trasera, haciendo que el coche deslizase a nuestro gusto, permitiendo 'jugar' con él. Como segundo ejercicio había un eslalon entre conos con giro de 180 grados en el extremo y vuelta. Primero con controles y tracción total y después sin ellos y tracción trasera. Tras estos dos, que solo eran prácticas para lo que venía ahora, Ford había preparado un revirado circuito con conos que iba a poner en práctica lo que acabamos de ver. Así, las dos primeras vueltas las debíamos completar con la tracción a las cuatro ruedas y las ayudas conectadas, mientras que las dos siguientes iban a hacer que el Ranger Wolftrak 'bailase' sobre la tierra. Un ensayo que más allá de la diversión nos dejó claras las capacidades al límite del Ranger y el control que ejerce sobre su comportamiento la tracción total y sus sistemas de ayuda.

placeholder Con su tracción total seleccionable, estas Ranger permiten pasarlo bien con seguridad, además de que nos dan la posibilidad de elegir la forma más eficaz de movernos para cada momento.
Con su tracción total seleccionable, estas Ranger permiten pasarlo bien con seguridad, además de que nos dan la posibilidad de elegir la forma más eficaz de movernos para cada momento.

Para la última prueba contábamos con el Ranger Stormtrak, un modelo que, a priori, parece menos campero por sus llantas más grandes; pero pronto te das cuenta de que esto no es para nada así. La ruta consistía en subir por la zona más alta del monte, otra vez por terrenos complicados, sin tantísimo barro eso sí como en el test del Raptor SE, pero igualmente muy exigentes; la clase de exigencia a la que no muchos compradores van a someter a sus Ranger. Una vez más, su tracción, el sistema de control de descenso y su potencia controlada y su poderoso par, hacen que parezca sencillo avanzar por sitios que no parecen aptos para circular. Sin embargo, se agradecen en determinadas zonas estrechas esos centímetros menos de anchura que tiene el Ranger Stormtrak respecto al Raptor SE (son 1,86 metros de ancho en el Stormtrak, por los 2,02 en el Raptor SE), lo que facilita pasar por los lugares más angostos o con más vegetación a lo lados.

placeholder La imagen deportiva de la Ranger Stormtrak choca directamente con lo que es capaz de hacer cuando se somete a terrenos complicados.
La imagen deportiva de la Ranger Stormtrak choca directamente con lo que es capaz de hacer cuando se somete a terrenos complicados.

Pero además de probarlos fuera del asfalto, detalle importante en este tipo de vehículos, pudimos conducirlo por territorio más 'civilizado', pues varias rutas por carretera y ciudad fueron pruebas perfectas para ver cómo se desenvolvían sobre el asfalto. Es cierto que son vehículos muy grandes, anchos y largos, y que en un parking subterráneo, por ejemplo, las pueden pasar canutas para aparcar o hacer giros cerrados. Sin embargo, su tacto en carretera sorprende también para bien, con una conducción cómoda, no tan 'rebotona' como acostumbra a ser en muchos pick-up, y con una insonorización bastante buena, incluso con un motor diésel delante, que siempre hace más ruido, y a pesar de las enormes ruedas todoterreno. El consumo medio que pudimos apreciar en los Ranger Raptor SE y Stormtrak fue de unos 11-12 litros a los 100 kilómetros, si bien es cierto que el uso que les dimos; subiendo cuestas embarradas y buscando en muchas ocasiones sus límites, no refleja mucho la realidad. En el Ranger Wolftrak el gasto fue algo menor, pues tiene menos potencia: 170 CV en vez de 213.

También es un buen punto a destacar el hecho de que cuenten con persiana de protección para la zona trasera (de serie y automática en el Stormtrak), de manera que podemos cerrar la caja para guardar ahí cosas co total seguridad, o para evitar que se moje o se manche lo que llevamos en ella.

placeholder En su interior, todas ellas sorprenden por su comodidad de conducción, además de contar con sistema de infoentretenimiento Sync 3, o detalles como asientos delanteros calefactables (como opción).
En su interior, todas ellas sorprenden por su comodidad de conducción, además de contar con sistema de infoentretenimiento Sync 3, o detalles como asientos delanteros calefactables (como opción).

Estas nuevas ediciones especiales llegarán a los concesionarios de nuestro país a finales de este mismo año, con los precios arrancando en 35.900 euros para el Ranger Wolftrak, 46.900 para el Ranger Stormtrak y 59.600 para el Ranger Raptor Special Edition, el más alto de la gama.

Diésel FOX Santiago de Compostela
El redactor recomienda