Es noticia
Menú
¿Modernizan las empresas españolas sus flotas de vehículos en el sentido adecuado?
  1. Motor
  2. Nueva movilidad
El 44% no tiene puntos de recarga eléctrica

¿Modernizan las empresas españolas sus flotas de vehículos en el sentido adecuado?

Un estudio revela que las firmas españolas son las más adictas al 'renting' para financiar sus flotas, y que la proporción de vehículos conectados o controlados es alta; pero también que la electrificación es más proyecto que realidad

Foto: Dos tercios de las empresas españolas han tomado medidas para bajar el consumo de su flota. (Arval)
Dos tercios de las empresas españolas han tomado medidas para bajar el consumo de su flota. (Arval)

Arval, la empresa especializada en 'renting' de vehículos de servicio completo y nuevas soluciones de movilidad, acaba de publicar la decimocuarta edición de su estudio anual 'Arval Mobility Observatory', un análisis sobre las tendencias de movilidad y la situación del mercado de la automoción que parte esta vez de las entrevistas a 5.896 gerentes de flota de 20 países europeos, con una primera conclusión positiva en referencia a nuestro país, donde el crecimiento de las flotas de todos los tamaños de empresa está por encima de la media de la UE. De hecho, la probabilidad de renunciar a la totalidad de la flota corporativa, o a parte de ella, en favor de otras alternativas, apenas cuenta con aceptación, y es la opción más valorada en ese sentido la de alquilar vehículos a corto o medio plazo para el uso de los empleados, lo que se plantean solo un 14% de los entrevistados en España. De hecho, el 90% de las firmas de nuestro país no cambió sus planes en relación con su flota durante la pandemia, 10 puntos por encima de la media en el continente, aunque un 21% de las firmas españolas sí valora moderar el crecimiento de su flota en comparación con el pasado año.

En lo que se refiere a transición energética, el estudio explica que la mitad de las empresas españolas ya ha tomado medidas para reducir las emisiones de sus flotas, decisión que el 64% fundamenta en la necesidad de racionalizar el gasto de combustible, el 54% la relaciona con su preocupación por generar menos emisiones contaminantes y el 41% la vincula con la mejora de la imagen pública de su empresa. Además, un 49% basa la reducción de emisiones de la flota en la mejor accesibilidad a zonas urbanas restringidas.

Electrificación: buenas intenciones

En ese sentido, el 84% de las empresas españolas ya tiene o piensa adoptar en los próximos tres años tecnologías electrificadas, y es el híbrido convencional el vehículo que más convence (58%), muy por encima de la media de esta tecnología en Europa (38%). Ocurre algo parecido con los híbridos enchufables, que ya están o estarán próximamente en la flota del 44% de las empresas españolas consultadas, cuando la media en la UE es del 37%; e, incluso, con los vehículos eléctricos puros, contemplados como alternativa de presente o de futuro inmediato por el 40% de las empresas de nuestro país con flota, cuando en Europa la media se sitúa en el 34%. Pero, cuando los encuestadores preguntaban directamente a las empresas españolas si ya contaban con vehículos eléctricos en su flota, solo el 10% respondía afirmativamente.

Una lenta evolución hacia la electromovilidad que se observa en otro dato reflejado por el estudio de Arval, como es la presencia de puntos de recarga en las instalaciones de las empresas, pues casi la mitad de las empresas españolas carecen aún de ellos, mientras que el 24% indica que instalarán sus primeros puntos durante el próximo año. Al respecto, el 24% de los conductores tiene que afrontar el coste de habilitar un cargador en su domicilio para abastecer de energía a su vehículo de flota, mientras que el 23% de las empresas dice cubrir ese gasto de instalación. Asimismo, un 17% de los empleados puede utilizar los puntos de carga instalados en la empresa, pero pagando la energía consumida, mientras que al 14% le permiten cargar en esos puntos de forma gratuita.

placeholder Solo el 10% de las flotas de empresas españolas cuentan con algún vehículo totalmente eléctrico.
Solo el 10% de las flotas de empresas españolas cuentan con algún vehículo totalmente eléctrico.

Buscando explicaciones para el lento avance del vehículo 100% eléctrico en las flotas de las empresas españolas, la escasez de puntos de recarga públicos es el principal inconveniente, aducido por el 44% de los gestores entrevistados, mientras que el mayor precio de estos vehículos es una razón importante para el 32%. Pero, sin duda, la causa que más se invoca, pues se refieren a ella el 98% de los gestores de flota consultados, es la imposibilidad de que los empleados recarguen los vehículos en sus domicilios, por más que, siempre según el estudio, solo el 14% de los empleados descarten la utilización de ese tipo de vehículos.

Mucho mejor adaptadas tecnológicamente están las flotas españolas en cuestión de herramientas telemáticas, pues el 43% de las empresas de nuestro país ya cuentan con vehículos conectados o controlados, cuando la media de la Unión Europea es solo del 33%. Una proporción que es aún mayor en el caso de las empresas de nuestro país con una plantilla de entre 100 y 499 empleados, pues ahí el 53% de las flotas tienen vehículos conectados. En las empresas con más de 500 empleados, es un 41%, y el porcentaje baja aún más en las de menor tamaño: un 40% en las empresas con menos de 10 empleados tiene vehículos con herramientas de control telemático instaladas, y un 37% en las que tienen de 10 a 99 trabajadores.

placeholder El porcentaje de vehículos conectados o controlados en las flotas españolas es mayor que en Europa.
El porcentaje de vehículos conectados o controlados en las flotas españolas es mayor que en Europa.

Preguntados por las razones de esa preferencia tan nuestra por el vehículo conectado, conocer en todo momento la ubicación exacta de los automóviles de la flota y mejorar su seguridad son los principales motivos argüidos (30% en ambos casos), seguidos por la optimización de la operatividad (28%), evitar el uso indebido de los vehículos (20%) y mejorar la seguridad de los propios conductores (16%). Solo un 13% apuesta por el vehículo conectado basándose en la reducción de costes, y menos aún son los gestores que razonan la decisión con la optimización del uso del coche compartido (8%) o la reducción del impacto medioambiental (6%).

España, un país muy de 'renting'

El 'renting', según el informe de Arval ahora publicado, es el sistema de financiación que tiene previsto utilizar el 34% de los compradores de vehículos de flotas en la Unión Europea, pero ese porcentaje se dispara hasta el 54% en el caso de las empresas españolas, que se convierte así en el país de nuestro continente donde más aceptación tiene esta fórmula para el futuro, por delante de Italia (52%), Francia (49%) o Grecia (48%), mientras que en nuestra vecina Portugal se inclinan por el 'renting' el 41% de las empresas, en el Reino Unido es el 40%, en Holanda la proporción cae al 33% y en Alemania solo entra en los planes del 17% de las compañías con flota.

España, donde el 'renting' ha pasado del 42 al 44% en un solo año como fórmula usada por las empresas, ocuparía el tercer puesto a nivel mundial en cuanto a preferencia por el 'renting' como fórmula prevista de financiación de vehículos de flota, pues nuestra aceptación del 54% solo es superada por el 55% de Chile y el 62% de Marruecos, paraíso del 'renting' en los próximos años según estos datos.

En cuanto a las previsiones en torno al sector, el informe de Arval apunta a que la recuperación del mercado automovilístico español podría desarrollarse en varias etapas, y no se consolidará hasta 2023, pues los pronósticos apuntan a que 2022 seguirá siendo un año de transición, si bien los escenarios dependerán de la evolución de la pandemia, de la solución de la crisis de los microchips y de la duración de la guerra entre Rusia y Ucrania. Por todo ello, las estimaciones indican que el presente ejercicio se cerraría con unas matriculaciones de 1.040.000 vehículos (turismos más vehículos comerciales), lo que supondría un 2,8% de aumento en relación con el 2021, mientras que en 2023 ya se superarían los 1,1 millones de vehículos vendidos, todavía muy por debajo del objetivo marcado por el sector, y en 2024 el mercado podría avanzar otro 11,7%.

Arval, la empresa especializada en 'renting' de vehículos de servicio completo y nuevas soluciones de movilidad, acaba de publicar la decimocuarta edición de su estudio anual 'Arval Mobility Observatory', un análisis sobre las tendencias de movilidad y la situación del mercado de la automoción que parte esta vez de las entrevistas a 5.896 gerentes de flota de 20 países europeos, con una primera conclusión positiva en referencia a nuestro país, donde el crecimiento de las flotas de todos los tamaños de empresa está por encima de la media de la UE. De hecho, la probabilidad de renunciar a la totalidad de la flota corporativa, o a parte de ella, en favor de otras alternativas, apenas cuenta con aceptación, y es la opción más valorada en ese sentido la de alquilar vehículos a corto o medio plazo para el uso de los empleados, lo que se plantean solo un 14% de los entrevistados en España. De hecho, el 90% de las firmas de nuestro país no cambió sus planes en relación con su flota durante la pandemia, 10 puntos por encima de la media en el continente, aunque un 21% de las firmas españolas sí valora moderar el crecimiento de su flota en comparación con el pasado año.

Empresas Transporte Tecnología Eficiencia energética Desarrollo sostenible Energía Movilidad del futuro
El redactor recomienda