Es noticia
Menú
Praga muestra el Bohema: motor de Nissan GT-R, 700 CV, 982 kilos y 1,28 millones de euros
  1. Motor
  2. Novedades
Sólo se fabricarán 89 unidades

Praga muestra el Bohema: motor de Nissan GT-R, 700 CV, 982 kilos y 1,28 millones de euros

La exclusiva firma checa Praga acaba de mostrar el prototipo de preproducción de su hiperdeportivo Bohema, que se lanzará en 2023 y en cuyo desarrollo han participado desde Romain Grosjean hasta Ben Collins, Stig en el programa 'Top Gear'

Foto: Monta llantas de 18 pulgadas delante y 19 detrás. (Praga)
Monta llantas de 18 pulgadas delante y 19 detrás. (Praga)

Praga, la histórica y poco desconocida empresa automovilística checa que actualmente participa en varias disciplinas de competición, acaba de revelar su nuevo hiperdeportivo homologado para carretera, aunque todavía en forma de prototipo de preproducción. Se trata del Praga Bohema, un biplaza de altas prestaciones y producción limitada con un diseño en torno a tres principios básicos: ligereza, uso del carbono y propulsión de gasolina. Así, equipa un motor central y pesa menos de 1.000 kilos, de forma que en las manos adecuadas es capaz de ofrecer un rendimiento en pista que iguala los tiempos por vuelta de un coche de carreras GT3.

placeholder Se emplea mucha fibra de carbono y aleaciones de magnesio y titanio para aligerarlo.
Se emplea mucha fibra de carbono y aleaciones de magnesio y titanio para aligerarlo.

¿Pero qué es Praga exactamente? Pese a su larga historia, estamos ante una de las marcas menos conocidas por el gran público. Su trayectoria se remonta a finales del siglo XIX como fabricante industrial pesado de todo tipo de productos, desde puentes hasta trenes de vapor. A principios del siglo XX se dedicó a la producción de vehículos, fabricando su primer coche en 1907. Durante la década de 1930, la empresa desarrolló una amplia gama de turismos y motocicletas, entre los que se encontraban la moto BD500 o el coche deportivo Praga Alfa, que ganó la carrera de las 1.000 millas de Checoslovaquia de 1933. Hace 89 años ya, lo que inspiró a los responsables de Praga para fabricar únicamente 89 unidades de este Bohema ahora presentado. Tras la Segunda Guerra Mundial, la producción de automóviles de la empresa disminuyó notablemente, cuando el nuevo gobierno comunista decretó que Praga debía centrarse en la fabricación de camiones y transmisiones, favoreciendo a Skoda como principal fabricante de automóviles del país.

placeholder Su carrocería se asienta sobre un monocasco de fibra de carbono.
Su carrocería se asienta sobre un monocasco de fibra de carbono.

Y Praga muestra ahora sus credenciales con el Bohema, un modelo con un diseño totalmente nuevo y que ha sido perfeccionado en el túnel de viento de un equipo de Fórmula 1. Utiliza un monocasco de fibra de carbono derivado de la competición, con una trabajada aerodinámica que proporciona más de 900 kilos de carga a 250 km/h, gracias a elementos como su enorme alerón trasero. Estéticamente cuenta con distintos detalles en duraluminio mecanizado de alta calidad pintados en oro de Praga, como las bisagras de las puertas o el gancho de remolque, que tiene una cámara trasera integrada y que destacan con el color exterior azul de Praga. Asimismo, los ligeros paneles exteriores también están fabricados en fibra de carbono y unidos al monocasco.

Junto a los pasos de rueda traseros, de estilo aerodinámico, hay zonas de almacenamiento de equipaje que se aprovechan al máximo gracias a las maletas de cuero a medida, lo suficientemente grandes para albergar un casco, un mono de competición y unos botines. O bien una bolsa informal de fin de semana. Por su parte, las llantas con bloqueo central tienen una medida de 18 pulgadas en la zona delantera y 19 en la trasera, aunque el Bohema puede montar de 18 en las cuatro para garantizar la compatibilidad con la dimensión de neumáticos exigida en el reglamento FIA GT3. Y los frenos son cerámicos de carbono, con pinzas de seis pistones.

placeholder El motor es de Nissan, concretamente el usado por el deportivo GT-R.
El motor es de Nissan, concretamente el usado por el deportivo GT-R.

La obsesión de Praga por lograr un peso inferior a la tonelada se pone de manifiesto en las estadísticas del habitáculo del Bohema, diseñado estructuralmente con 56 piezas individuales de carbono. El Bohema ofrece un interior estrecho pero con capacidad para dos adultos de hasta dos metros de altura, con asiento del conductor, volante y pedales totalmente ajustables, un generoso espacio para el equipaje, aire acondicionado y, según el fabricante, una buena visibilidad trasera. Todo está revestido en Alcántara y cuero de alta calidad, y abundan las piezas en fibra de carbono y en aleaciones de magnesio y titanio. Así, Praga logra un peso del habitáculo de sólo 34 kilogramos.

placeholder Sus aletas traseras esconden dos compartimentos para equipaje.
Sus aletas traseras esconden dos compartimentos para equipaje.

El volante del Bohema es extraíble, e incorpora una gran pantalla digital que muestra la velocidad, la marcha seleccionada, la temperatura del aceite y del refrigerante, el modo de conducción y las luces de advertencia. A ambos lados se disponen los mandos de los intermitentes, el claxon y otras funciones, además de varios selectores giratorios. Y al lado del volante encontramos la estilizada consola central, donde se incorporan otros mandos como el control de arranque, el gatillo del extintor o el freno de mano electrónico. En la parte superior de la consola central, un ingenioso y oculto soporte de montaje con resortes permite montar un teléfono inteligente para utilizarlo como navegador por satélite o monitor de datos de rendimiento.

El motor del GT-R modificado

Y es que mecánicamente Praga recibe de forma exclusiva motores del GT-R completamente nuevos por parte de Nissan. El Bohema cuenta así con el V6 biturbo de 3,8 litros de la compañía nipona, utilizado en todos sus modelos GT-R desde 2007 y asociado a una transmisión semiautomática derivada de la competición. Además, Praga trabaja con la empresa británica Litchfiled Engineering, que desmonta los nuevos motores para equiparlos con un cárter seco, lo que reduce la altura total del V6 en 140 milímetros para poder situarlo más bajo en el Bohema que en un GT-R.

Litchfield también realiza una serie de modificaciones para aumentar la fiabilidad y la potencia, incluyendo el cambio a un nuevo turbo doble. Gracias a la labor de Litchfield, Praga anuncia que el Bohema ofrece hasta 700 CV de potencia y 725 Nm de par, alcanzando una velocidad máxima superior a los 300 km/h. Pero como Litchfield es conocido por construir motores de más de 1.000 CV a partir del V6 del GT-R, no se descarta algún incremento futuro en el Bohema, que, para afinar el sonido, cuenta con un sistema de escapes de titanio que van desde los turbos hasta las salidas traseras.

placeholder Praga quiere que su V6 biturbo desarrolle 700 CV de potencia.
Praga quiere que su V6 biturbo desarrolle 700 CV de potencia.

Praga ha utilizado, además de mucha fibra de carbono, aleaciones de magnesio y titanio para mantener el peso del Bohema por debajo de la tonelada. Concretamente 982 kilos. Pero la comodidad mezclada con el rendimiento han sido también determinantes en su diseño, con una suspensión independiente que utiliza amortiguadores ajustables y montados horizontalmente para conseguir el máximo recorrido y minimizar la altura de la carrocería. Así, los ingenieros de Praga han logrado mantener la suspensión lo suficientemente flexible para su uso en carretera, sin tener que recurrir a costosos sistemas de suspensión adaptativa.

placeholder En su desarrollo han intervenido pilotos como Romain Grosjean o Ben Collins, Stig en la televisión.
En su desarrollo han intervenido pilotos como Romain Grosjean o Ben Collins, Stig en la televisión.

En el desarrollo del proyecto participó Romain Grosjean, embajador de Praga desde hace tiempo. El expiloto de Fórmula 1 destacó la perfecta transición del coche de la carretera a la pista mientras realizaba extensas sesiones en el circuito de Slovakia Ring. "Me sorprendió el increíble rendimiento del Bohema en pista, su accesibilidad en carretera y la facilidad de transición entre ambos. En carretera tienes una conducción suave, porque el coche elimina los baches, puedes charlar con el pasajero y todo está tranquilo. Luego, basta con cambiar el enfoque y estás en la pista. La misma ropa y el mismo coche, pero las sensaciones cambian y estás llevando al límite el Bohema", comentaba Grosjean.

placeholder El volante forrado en Alcántara es extraíble e integra una pantalla digital.
El volante forrado en Alcántara es extraíble e integra una pantalla digital.

Praga quiere el Bohema esté disponible como coche de carretera en los mercados con mayor demanda de hypercars, y ahora está aceptando pedidos y manteniendo conversaciones con potenciales socios de ventas y posventa en países como Australia, Alemania, Hong Kong, Japón, Sudáfrica, España, Taiwan, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos. Por su parte, Praga Cars UK gestionará el centro global de la marca desde una nueva sede en Inglanterra, que se abrirá en 2023. También en Reino Unido, y durante las últimas semanas, el equipo de desarrollo del Bohema ha llevado a cabo un programa de pruebas en el circuito de Dunsfold, famoso por el programa televisivo Top Gear. En él, el piloto profesional Ben Collins, quien diera vida al famoso personaje Stig del programa de motor de la BBC, ha aportado su experiencia en Dunsfold, y espera volver a rodar allí con el Bohema de producción a finales de 2023.

placeholder Praga solo fabricará 89 de estos Bohema, con un precio de 1,28 millones de euros.
Praga solo fabricará 89 de estos Bohema, con un precio de 1,28 millones de euros.

Y es que está previsto que la producción de este hiperdeportivo de 1,28 millones de euros, del que se harán solo 89 unidades, comience en Chequia en la segunda mitad de 2023, arrancando ese año con solo 10 unidades fabricadas. Pero después, aproximadamente 20 coches cada año se ensamblarán a mano durante los siguientes cuatro años, asegurando así la exclusividad para los propietarios. Praga también planea ofrecer programas de entrega en pista en los que contará con su experimentada alineación de pilotos de prueba, de modo que los nuevos propietarios entiendan mejor el coche que reciben y puedan disfrutar mejor, y con más seguridad, de todas las prestaciones y capacidades del Bohema.

Praga, la histórica y poco desconocida empresa automovilística checa que actualmente participa en varias disciplinas de competición, acaba de revelar su nuevo hiperdeportivo homologado para carretera, aunque todavía en forma de prototipo de preproducción. Se trata del Praga Bohema, un biplaza de altas prestaciones y producción limitada con un diseño en torno a tres principios básicos: ligereza, uso del carbono y propulsión de gasolina. Así, equipa un motor central y pesa menos de 1.000 kilos, de forma que en las manos adecuadas es capaz de ofrecer un rendimiento en pista que iguala los tiempos por vuelta de un coche de carreras GT3.

Industria automóvil Lujo El Confidencial
El redactor recomienda