Es noticia
Menú
La última joya de Gordon Murray: 1.650.000 euros y motor V12 de 615 caballos
  1. Motor
  2. Novedades
Del nuevo T.33 solo se harán 100 unidades

La última joya de Gordon Murray: 1.650.000 euros y motor V12 de 615 caballos

El creador del famoso superdeportivo McLaren F1 de los años 90, Gordon Murray, acaba de mostrar su última creación, el T.33, que llega tras los también brutales T.50 y T.50s Niki Lauda

Foto: El T.33 es el segundo modelo nuevo de GMA, tras el T.50. (GMA)
El T.33 es el segundo modelo nuevo de GMA, tras el T.50. (GMA)

El T.33 es el segundo superdeportivo totalmente nuevo de la marca GMA (Gordon Murray Automotive) tras el T.50 y su exclusivo derivado T.50s Niki Lauda, este último una versión especial. La producción del nuevo modelo estará limitada a 100 unidades, y cada una tendrá un coste de 1.370.000 libras (1.650.000 euros); con las entregas iniciándose a partir de principios de 2024.

''GMA es una marca que está superando los límites de la innovación automovilística. No perseguimos las tendencias. No perseguimos las cifras de rendimiento. No perseguimos las ventas. Ni lo haremos nunca'', concluía Gordon Murray tras desvelar su última creación.

placeholder Únicamente se fabricarán 100 ejemplares y cada uno costará 1.650.000 euros.
Únicamente se fabricarán 100 ejemplares y cada uno costará 1.650.000 euros.

El nuevo T.33 ha sido diseñado por Gordon Murray y su equipo, y está basado en una arquitectura superligera de carbono y aluminio totalmente innovadora. La carrocería, por ejemplo, es completamente de fibra de carbono. Así, el T.33 está construido en torno a un monocasco de fibra de carbono superligero y un 'iFrame' con paneles de fibra de carbono con núcleo. Esta solución ofrece el equilibrio perfecto entre rigidez torsional y ligereza, dando como resultado un coche que es 300 kilos más ligero que la media de los superdeportivos con los que rivalizará; ya que el peso final estimado del nuevo modelo es inferior a 1.100 kilos. Además, la seguridad de los ocupantes se refuerza mediante una célula de seguridad que toma como inspiración la que poseen los monoplazas de Fórmula 1.

Un V12 atmosférico de 615 CV

En palabras del propio Gordon Murray, ''la belleza de la simplicidad es la clave del diseño de cada modelo de GMA, y el nuevo T.33 no es una excepción. Al igual que en el T.50 y el T.50s Niki Lauda, cada componente, cada curva y cada radio es un diseño hecho a medida para el T.33, y está ahí porque tiene una función que cumplir''.

El V12 de 3,9 litros que lo impulsa se ha desarrollado en estrecha colaboración con su socio técnico, Cosworth. Dicho propulsor es el mismo que utiliza el T.50, pero se ha reconfigurado significativamente para ofrecer un rendimiento algo más accesible y 'civilizado' que en el extremo y más radical T.50. Este 12 cilindros en V tan solo pesa 178 kilos y alcanza las 11.000 rpm, produciendo a cambio nada menos que 615 CV de potencia y 451 Nm de par máximo. Y sin necesidad de sobrealimentación, pues hablamos de una mecánica atmosférica. Además, como el coche pesará menos de 1.100 kilos, la relación peso-potencia resultante es de aproximadamente 564 CV por tonelada. ''El motor es el corazón y el alma de cualquier supercoche. Para garantizar la perfección de la conducción, debe estar hecho a medida y ser atmosférico'', afirma Gordon Murray.

placeholder Monta un propulsor V12 atmosférico que rinde 615 CV de potencia.
Monta un propulsor V12 atmosférico que rinde 615 CV de potencia.

Entre las novedades que se pueden encontrar en este motor en comparación con el V12 del T.50, aunque GMA y Cosworth han optado por mantener las culatas del V12, estas se han modificado, y además se han introducido árboles de levas, sistema de sincronización variable de válvulas y mapeado del motor completamente nuevos. Asimismo, se ha desarrollado un sistema de escape específico para el nuevo modelo, en busca de ofrecer el sonido característico de la marca. También nuevos son los soportes del motor y los sistemas de refrigeración por agua y aceite.

placeholder La ligereza es una de las claves de los modelos GMA, con el T.33 por debajo de 1.100 kilos.
La ligereza es una de las claves de los modelos GMA, con el T.33 por debajo de 1.100 kilos.

Para el cambio, GMA ha recurrido a los expertos británicos en transmisiones Xtrac, que han creado una caja manual de seis velocidades (es la que vendrá de serie) totalmente a medida, y que se combina con un embrague de baja inercia y con un diferencial de deslizamiento limitado. Para quienes prefieran un cambio automático, GMA también lo ofrecerá de manera opcional, con levas y con el sistema de cambio instantáneo (IGS). La caja manual deriva de la que monta el T.50 y solo pesa 82 kilos, siendo la más ligera del mundo montada en un superdeportivo. Por su parte, la transmisión automática también se lleva el honor de ser la más ligera empleada en un supercoche, en este caso con 78 kilos de peso.

placeholder Cosworth ha desarrollado junto a GMA el motor, que es atmosférico y deriva del usado en el T.50.
Cosworth ha desarrollado junto a GMA el motor, que es atmosférico y deriva del usado en el T.50.

Para ofrecer un mejor manejo, los ingenieros de chasis de GMA han desarrollado un paquete de suspensión completamente nuevo para el T.33. Los dobles trapecios ligeros se despliegan delante y detrás junto con muelles helicoidales sobre amortiguadores de aleación de aluminio. La configuración de la suspensión delantera incluye una barra estabilizadora y montantes de aleación de aluminio. También cuenta con un sistema de dirección hidráulica de piñón y cremallera de nuevo desarrollo. Por su parte, los discos de freno que monta son Brembo de material carbocerámico, con diámetros de 370 milímetros delante y 340 detrás; y todo ello acompañado de unas pinzas delanteras de aleación Monobloc de aluminio de seis pistones y pinzas traseras de aleación Monobloc de aluminio de cuatro pistones. Las llantas que rodean el conjunto de frenado son exclusivas y excepcionalmente ligeras, pues son de aleación de aluminio forjado y tienen medidas de 19 pulgadas delante y 20 detrás; con un peso inferior a 7 kilos por llanta.

placeholder El diseño responde a lo puramente funcional. Si está es porque cumple una función.
El diseño responde a lo puramente funcional. Si está es porque cumple una función.

Y como todo buen coche que sale de la mente de Gordon Murray, la aerodinámica juega un papel fundamental en el diseño y la concepción del T.33. El T.50 sorprendió con su ventilador trasero, pero este T.33 recurre al famoso efecto suelo para sacar ventaja a sus rivales. Esta vez no hay ventilador, pero mediante la aplicación de numerosas lecciones aprendidas en el proyecto del T.50, Gordon Murray y su equipo han dotado al nuevo modelo del llamado 'sistema de control pasivo de la capa límite'. En la parte delantera del coche, una entrada de efecto suelo canaliza el aire por debajo del suelo; y un difusor con un conducto de eliminación de la capa límite activado por la succión de la base detrás del coche permite un nivel de eficiencia aerodinámica que se traduce en un 30% más de eficacia si se compara con un superdeportivo de efecto suelo convencional.

placeholder La aerodinámica se vale del efecto suelo para mejorar el agarre y el manejo.
La aerodinámica se vale del efecto suelo para mejorar el agarre y el manejo.

La dinámica de efecto suelo proporcionada por el sistema de control pasivo de la capa límite liberó a Gordon Murray y a su equipo de diseño de la necesidad de equipar al T.33 con los alerones, faldones y rejillas de ventilación que suelen adornar las carrocerías de la mayoría de los supercoches actuales. La única concesión en este capítulo es el alerón trasero activo, que se despliega automáticamente en función de las necesidades, y que también ofrece un modo de alta carga aerodinámica para aumentar la fuerza descendente, así como una función de frenado mediante aerodinámica; es decir, un aerofreno.

placeholder Toda la carrocería es de fibra de carbono, así como su chasis: un monocasco de carbono.
Toda la carrocería es de fibra de carbono, así como su chasis: un monocasco de carbono.

Finalmente, en lo que al habitáculo respecta se ha optado por un diseño cuidado pero sencillo; y sin pantallas táctiles. Al igual que sucede en el exterior, no se incluye nada que no sirva para algo. El coche carece incluso de palancas para los intermitentes, ya que estos se sitúan en unos botones en los radios del volante de fibra de carbono. Tanto es así que todos los mandos son principalmente giratorios y analógicos, aunque sí se ofrece de serie la compatibilidad con Apple CarPlay o Android Auto.

placeholder De serie trae una transmisión manual de 6 velocidades, pero hay una automática de levas.
De serie trae una transmisión manual de 6 velocidades, pero hay una automática de levas.

El cuentavueltas, siguiendo en esta línea 'clásica', es analógico, al igual que el resto de los controles centrados en el conductor, como las luces, el aire acondicionado o el HMI (interfaz hombre-máquina). Todos los mandos primarios y secundarios están mecanizados en aleación de aluminio de la más alta calidad, mientras que los pedales también están terminados en este mismo material. La fibra de carbono también tiene presencia en el interior del T.33, como por ejemplo en el volante o en los asientos de carbono iStream multirregulables, que utilizan la estructura de carbono en forma de panal patentada por GMD (Gordon Murray Design).

placeholder La 'vieja escuela' se nota también en el cuentavueltas, que es analógico.
La 'vieja escuela' se nota también en el cuentavueltas, que es analógico.

Además, el nuevo biplaza deportivo Gordon Murray T.33 posee un compartimento delantero y dos maleteros laterales, lo que se traduce en un espacio combinado para equipaje de 280 litros, una cifra respetable para un superdeportivo de estas características.

placeholder La personalización de cada unidad es total, con asientos ergonómicos hechos a la medida del conductor.
La personalización de cada unidad es total, con asientos ergonómicos hechos a la medida del conductor.

Gordon Murray Automotive hará del T.33 un coche global, ya que será homologado en todo el mundo. Cada parte del coche está hecha a medida, y cada coche puede personalizarse para satisfacer los requisitos específicos de cada propietario. El proceso de especificación incluye el exclusivo sistema de asientos ergonómicos de GMA, en el que cada unidad fabricada se adapta a su propietario. De esta forma, los clientes pueden elegir entre el volante a la derecha o a la izquierda, transmisión manual o automática con levas, o incluso colaborar con el equipo de diseño de GMA para configurar su propia especificación ergonómica e interior, así como elegir, por supuesto, el color de la carrocería.

El T.33 es el segundo superdeportivo totalmente nuevo de la marca GMA (Gordon Murray Automotive) tras el T.50 y su exclusivo derivado T.50s Niki Lauda, este último una versión especial. La producción del nuevo modelo estará limitada a 100 unidades, y cada una tendrá un coste de 1.370.000 libras (1.650.000 euros); con las entregas iniciándose a partir de principios de 2024.

Industria automóvil Reino Unido Millonarios
El redactor recomienda