Es noticia
Menú
Las cinco sillas infantiles que no alcanzan el aprobado en seguridad, según el RACE
  1. Motor
  2. Novedades
Análisis de 27 sistemas de retención

Las cinco sillas infantiles que no alcanzan el aprobado en seguridad, según el RACE

Cinco son los sistemas de retención que no superan el 'aprobado' en el exigente test 2021 realizado por importantes clubes automovilistas como el ADAC o el RACE

Foto: Ninguna ha logrado la máxima calificación en la prueba (RACE).
Ninguna ha logrado la máxima calificación en la prueba (RACE).

El RACE ha presentado el segundo Informe Europeo de Sistemas de Retención Infantil (SRI) de 2021, donde se ponen de manifiesto los resultados del análisis de 27 modelos de sillas infantiles. Las pruebas han arrojado, en general, unos resultados satisfactorios, si bien es cierto que ninguna de ellas ha conseguido alcanzar la puntuación global de 'muy buena', que es el máximo. Sin embargo, más de la mitad (14) han obtenido la segunda mejor puntuación general, y ocho recibieron la tercera mejor nota del exigente test. Estos SRI (sistemas de retención infantil) no solo superan claramente los requisitos legales, sino que los fabricantes han tenido en cuenta los elevados estándares para ensayos de consumo a la hora de desarrollar sus productos. Por el contrario, cuatro sillas quedan en la penúltima categoría de puntuaciones, mientras que una no ha sido capaz de superar la nota mínima del test.

Los cuatro modelos que obtuvieron la calificación de 'suficiente' (2 estrellas) son sillas infantiles convertibles desde el nacimiento hasta los 12 años; una larga etapa en la que normalmente se utilizarían tres tipos diferentes de sistemas de retención. Como es lógico, el desarrollo de este tipo de sillas para un abanico de edad tan amplio está sujeto a una serie de consideraciones que tienen un impacto negativo en la seguridad final. Las cargas más elevadas de los maniquíes en los ensayos de impacto, el gran peso que dificulta su instalación o los diferentes tipos de instalación para un uso tan prolongado aumentan el riesgo de errores por parte de los usuarios, lo que en última instancia conlleva calificaciones inferiores a la media. Los modelos mencionados son Murphy (916) de la marca Lettas, Tres LX de Nuna y las Seat4Fix y Seat4Fix Air, estas dos últimas de la compañía Chicco.

Pero el que peor salió parado del test fue el modelo Oreo 360 II de Osann, la única silla que no cumple con los estrictos criterios sobre sustancias nocivas en su fabricación, dando como resultado que su calificación global sea 'deficiente' (una sola estrella). Y es que la muestra que se tomó de la funda de la silla contenía ftalatos DPHP, un tipo de sustancias que pueden dañar la tiroides y la pituitaria.

¿Qué miden las pruebas?

Para entender un poco cómo se realiza este test y qué criterios se tienen en cuenta a la hora de analizar cada silla, el ensayo es promovido por un consorcio de clubes de automovilistas y consumidores europeos, en el que participa el RACE, midiendo cuatro parámetros fundamentales en los SRI concebidos para los más pequeños. Las sillas que participan han de estar homologadas para su venta, y los criterios que deben cumplir son: seguridad, facilidad de uso, ergonomía y ausencia de sustancias perjudiciales. Para superar el primero, la seguridad, la silla debe proteger al niño incluso en accidentes más graves que los previstos al establecer los requisitos legales. En cuanto a la facilidad de uso, varios son los estudios que han demostrado que, a menudo, se producen errores en la instalación de estos dispositivos de seguridad. Las buenas sillas infantiles son sencillas de utilizar e intuitivas. El tercero, la ergonomía, mide si el niño va cómodo y relajado, y también que se ofrezca el suficiente espacio tanto para niños altos como para niños robustos. Por último, una buena silla infantil debe cumplit la legislación en cuanto a sustancias perjudiciales, además de las normas y las disposiciones sobre sustancias contenidas en juguetes y materiales textiles.

Por tanto, antes de comprar un SRI los padres deben informarse sobre los productos disponibles en el mercado. Y los ensayos de este año, así como los de años anteriores, conforman dicha información. Por ejemplo, podemos comparar los resultados del año 2020 con las calificaciones actuales, puesto que todos los SRI que han obtenido calificaciones de 'bueno' y 'satisfactorio' desde 2015 continúan siendo recomendables. Sin embargo, en 2020 se modificó el procedimiento de análisis y de valoración del informe europeo, ajustándolo a la situación actual, por lo que se pueden comparar los resultados de este estudio con los publicados en 2020, pero no directamente con los demás estudios publicados desde 2015 hasta 2019.

El RACE ha presentado el segundo Informe Europeo de Sistemas de Retención Infantil (SRI) de 2021, donde se ponen de manifiesto los resultados del análisis de 27 modelos de sillas infantiles. Las pruebas han arrojado, en general, unos resultados satisfactorios, si bien es cierto que ninguna de ellas ha conseguido alcanzar la puntuación global de 'muy buena', que es el máximo. Sin embargo, más de la mitad (14) han obtenido la segunda mejor puntuación general, y ocho recibieron la tercera mejor nota del exigente test. Estos SRI (sistemas de retención infantil) no solo superan claramente los requisitos legales, sino que los fabricantes han tenido en cuenta los elevados estándares para ensayos de consumo a la hora de desarrollar sus productos. Por el contrario, cuatro sillas quedan en la penúltima categoría de puntuaciones, mientras que una no ha sido capaz de superar la nota mínima del test.

Seguridad Niños HIjos
El redactor recomienda