Nuevo Range Rover 2022: primero fue el Defender y ahora le toca al 'hermano de lujo'
  1. Motor
  2. Novedades
Motores PHEV, diésel MHEV y gasolina

Nuevo Range Rover 2022: primero fue el Defender y ahora le toca al 'hermano de lujo'

Land Rover acaba de presentar la quinta generación de su lujoso Range Rover, un modelo que evoluciona en el elegante diseño de la firma, y que esconde multitud de novedades

Foto: El modelo arranca en nuestro país desde los 143.300 euros.
El modelo arranca en nuestro país desde los 143.300 euros.

El Range Rover, ese SUV que tan buena fama se ha granjeado por su elegancia y el lujo británico que atesora, será a partir de ahora un modelo completamente nuevo, que viene para coronar los 50 años de trayectoria, en la que siempre ha sido objeto de deseo. Y es que cambia absolutamente todo, incluida la plataforma, denominada MLA-Flex y que cuenta con una arquitectura modular longitudinal que permite ofrecer el tope de la familia Range tanto en versión corriente como en una variante con distancia entre ejes alargada (LWB).

placeholder La zona inferior del frontal, esa entrada de aire horizontal, varía su diseño en función de la versión y acabado del modelo.
La zona inferior del frontal, esa entrada de aire horizontal, varía su diseño en función de la versión y acabado del modelo.

El nuevo Range Rover se ofrece en niveles SE, HSE y Autobiography. Además, la versión First Edition también estará disponible durante el primer año, basado en el Autobiography pero con especificaciones únicas, ofreciendo de manera exclusiva el acabado Sunset Gold Satin. Por su parte, las carrocerías estándar y LWB estarán disponibles con cinco asientos, mientras que el Range Rover LWB dispondrá por primera vez de una tercera fila de asientos, elevando el número posible de ocupantes hasta los siete. Y según la firma británica las dos plazas de la última fila no serán únicamente para niños, al contrario de lo que ocurre en muchos otros modelos, pues el espacio ha sido concebido para acomodar a siete adultos.

Reconocible pero muy cambiado

Aunque a simple vista pueda parecer que el diseño no ha cambiado mucho, lo cierto es que sí lo ha hecho. De acuerdo, no es una estética rompedora ni que impida saber con qué coche nos acabamos de cruzar, pero sí presenta un aspecto mucho más refinado. Las formas que expresa son más suaves y redondeadas, y tiene una parrilla delantera más horizontal, que recorre de lado a lado el frente (varía dependiendo de la versión), unos laterales donde los tiradores de las puertas están enrasados con la carrocería o unas llantas que suben hasta las 23 pulgadas. Pero los principales cambios los encontramos en la parte trasera, y merece mención especial que no encontremos las típicas gomas o juntas en los bordes de las ventanillas, donde se encuentran con la chapa de la puerta. A cambio, el Range Rover curva la chapa hacia dentro de la ventanilla, dejando estas juntas ocultas en el interior.

Volviendo a la zaga, es aquí donde la firma británica más ha cambiado a su buque insignia, con una trasera que evoluciona mucho, dotada de unas ópticas que, hasta que no se encienden, permanecen ocultas bajo un color negro que se funde con la moldura decorativa que recorre el portón (de apertura doble y hasta con función de asiento con respaldo) de lado a lado, y sobre la que encontramos el nombre 'Range Rover' inscrito. Una vez se encienden, lucen un aspecto atenuado y muy diferencial, pues los ingenieros han colocado los LED mirando hacia dentro en lugar de hacia fuera, lo que hace que la luz que emiten esas ópticas sea consecuencia de un rebote interno, de manera que la iluminación es más suave y difusa.

placeholder Las luces posteriores están ocultas hasta que se encienden, mientras que los intermitentes se iluminan a ambos lados del nombre 'Range Rover'.
Las luces posteriores están ocultas hasta que se encienden, mientras que los intermitentes se iluminan a ambos lados del nombre 'Range Rover'.

Sin embargo, no todo es estético, porque también tiene un enfoque aerodinámico ese diseño, pues sus sofisticadas y fluidas superficies, además de aportar un aspecto moderno, contribuyen a mejorar la aerodinámica, permitiendo que obtenga un coeficiente de penetración Cx de 0,30.

Una vez abrimos cualquiera de sus puertas para acceder al habitáculo (puertas, por cierto, que cuentan con la tecnología de asistencia eléctrica), el nuevo Range Rover nos recibe con el refinamiento típico de la marca pero con un gran salto en tecnología y conectividad. Así, lo primero que llama la atención es su gran pantalla central curvada, la más amplia que han colocado hasta la fecha en un Range Rover: 13,1 pulgadas. Cuenta con la tecnología de infoentretenimiento Pivi Pro de Land Rover, además de contar con la ayuda del asistente Alexa de Amazon integrado. Las capacidades de Alexa permiten a los clientes controlarlo todo, desde funciones de infoentretenimiento hasta música, la navegación o los contactos del teléfono. A eso se añade que también puede trabajar con las funciones inalámbricas Apple CarPlay y Android Auto. Por su parte, los usuarios de la segunda fila de asientos podrán disfrutar también de dos pantallas de 11,4 pulgadas.

placeholder La pantalla central es la más grande que ha montado un Range Rover hasta la fecha: 13,1 pulgadas, además de que es curva.
La pantalla central es la más grande que ha montado un Range Rover hasta la fecha: 13,1 pulgadas, además de que es curva.

Sin abandonar el interior, y centrándonos esta vez en el confort sonoro, el nuevo Range Rover incorpora un sistema de sonido Meridian de 1600 W. De este hace uso el sistema de cancelación activa de ruido de la carretera de tercera generación, que controla las vibraciones de las llantas, el ruido de los neumáticos y los sonidos del motor que se perciben en el habitáculo, generando para eliminarlos una señal de cancelación que se emite por los 35 altavoces del sistema.

placeholder Como opción en la versión de carrocería extendida (LWB), podemos disfrutar de dos asientos separados por una consola central fija, lo que acentúa mucho más la comodidad y lujo a bordo del Range Rover.
Como opción en la versión de carrocería extendida (LWB), podemos disfrutar de dos asientos separados por una consola central fija, lo que acentúa mucho más la comodidad y lujo a bordo del Range Rover.

Y es que ir en un Range Rover tiene que ser una experiencia única, o al menos es lo que querían lograr en la firma británica. Para esto mismo trabajan generación tras generación todos los integrantes de la compañía. En este nuevo modelo no ha sido menor la labor, y la suspensión juega un papel fundamental en ese panorama. De hecho, el Range Rover fue el primer SUV de lujo que incorporó la suspensión neumática electrónica, concretamente en el año 1992. Ahora, el nuevo Range Rover mantiene este enfoque vanguardista gracias al Dynamic Response Pro y una suspensión predictiva que utiliza los datos de la navegación para visualizar la carretera que se extiende frente al vehículo y preparar la suspensión para que reaccione en función de los obstáculos que vayamos a encontrarnos por delante. Además, la suspensión también cuenta con un potente sistema de control de balanceo activo electrónico de 48 voltios, que hace que las barras estabilizadoras mantengan la carrocería estable y nivelada en curva, minimizando así el característico balanceo que tienen los coches grandes y pesados. Completando esto, el Control de Crucero Adaptativo se combina con dicha tecnología para suavizar los movimientos de la carrocería provocados por cambios de velocidad repentinos.

placeholder En el portón trasero, que se abre en dos piezas, podemos sentarnos a modo de 'sofá' para exteriores, pues una parte del suelo del maletero se eleva actuando de respaldo.
En el portón trasero, que se abre en dos piezas, podemos sentarnos a modo de 'sofá' para exteriores, pues una parte del suelo del maletero se eleva actuando de respaldo.

Nos encontramos por tanto ante un modelo que apuesta por el confort y el estilo, pero que tampoco deja de lado la tecnología o la comodidad de uso, como demuestra por ejemplo su innovador sistema de iluminación delantero. Sus faros LED digitales de alta definición proporcionan un rango de luz de hasta 500 metros. El sistema Adaptative Front Lighting es capaz de crear sombras alrededor de hasta 16 usuarios de la carretera, además de utilizar la tecnología Predictive Dynamic Bending Light para, con la información de navegación, ajustar de forma continua el haz de luz al acercarse a las curvas de la carretera. Además, los nuevos faros Manoeuvring ayudan a los conductores a completar maniobras a baja velocidad en entornos poco iluminados al emitir un haz de luz alrededor del perímetro del vehículo gracias a los datos del sistema de cámara periférica 3D. Y si el aparcamiento dispone de unas plazas demasiado estrechas para nuestro nuevo Range Rover, la firma ha pensado también en la solución, pues cuenta con Remote Park Assist, función que permite al conductor, a través de una App, estacionar o desalojar la plaza de estacionamiento de manera remota.

PHEV, MHEV y V8 biturbo

Una vez la tecnología de seguridad y asistencia, el confort y las novedades estéticas han sido analizadas, le toca el turno a la mecánica, donde nos encontramos con dos versiones híbridas enchufables con batería de iones de litio de 38,2 kWh: una de 510 caballos y otra con 440, ambas ofreciendo una autonomía libre de emisiones de hasta 100 kilómetros, por lo que la mayoría de usuarios se moverán en casi todos sus desplazamientos diarios utilizando únicamente energía eléctrica. Por otro lado tenemos el V8 biturbo de gasolina, motor que montará el nuevo Range Rover SV (se ha fabricado artesanalmente y será el primer vehículo en incorporar el nuevo motivo cerámico de la circunferencia SV y la estrategia de simplificación del nombre, bautizada sencillamente SV) y que genera 530 CV de potencia. Con la función Dynamic Launch permite pasar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos.

placeholder En la imagen, podemos observar el modelo de batalla larga (LWB), en la parte superior, y el modelo corriente, en este caso un híbrido enchufable, en la zona inferior.
En la imagen, podemos observar el modelo de batalla larga (LWB), en la parte superior, y el modelo corriente, en este caso un híbrido enchufable, en la zona inferior.

Como alternativas diésel tenemos los nuevos motores Mild-Hybrid Ingenium D300 y D350, con sistema de hibridación ligero. Para enviar la potencia de todos estos propulsores de la manera más correcta al terreno, el nuevo Range Rover dispone del sistema Intelligent Driveline Dynamics de Land Rover, que controla la transmisión de la tracción total inteligente (iAWD), supervisando los niveles de adherencia y las acciones del conductor 100 veces por segundo para distribuir, de la mejor manera posible, el par entre los ejes delantero y trasero.

placeholder Por primera vez en la historia, este nuevo Range Rover se ofrece con una tercera fila de asientos, lo que permite acomodar hasta a siete adultos.
Por primera vez en la historia, este nuevo Range Rover se ofrece con una tercera fila de asientos, lo que permite acomodar hasta a siete adultos.

Otra de las novedades más interesantes con las que cuenta este modelo es la dirección total que incorpora de serie. Con esto, las maniobras se hacen mucho más sencillas incluso para un modelo de su tamaño, pues tiene como resultado un diámetro de giro inferior a 11 metros. Las ruedas traseras pueden girar hasta un máximo de siete grados, haciéndolo en la dirección contraria a las ruedas delanteras a baja velocidad, y en la misma dirección que las delanteras a alta velocidad, de manera que se mejora el manejo. Sumado a esto, todos los nuevos Range Rover incorporan un bloqueo de diferencial trasero activo de serie, lo que optimiza la tracción desde este eje al tomar curvas a gran velocidad.

El nuevo Range Rover, para cuyo desarrollo Land Rover ha solicitado más de 125 patentes, demuestra una vez más que el lujo, la elegancia y la sofisticación no tienen precio. O si… pues la nueva generación ahora presentada lucirá facturas a partir de los 143.300 euros.

Lujo Diésel Alexa Reino Unido
El redactor recomienda