Es noticia
Menú
Probamos la Zero FXE, diversión eléctrica para urbanitas... pero no solo eso
  1. Motor
  2. Motos
Hata 160 kilómetros de autonomía urbana

Probamos la Zero FXE, diversión eléctrica para urbanitas... pero no solo eso

La oferta de motos eléctricas es cada vez mayor y más variada. La firma norteamericana Zero, una de las pioneras en la electromovilidad de dos ruedas, permite con su FXE disfrutar de un modelo divertido y de gran rendimiento

Foto: La Zero FXE se muestra muy ligera y manejable en todo momento.
La Zero FXE se muestra muy ligera y manejable en todo momento.

Zero Motorcycles es una de las firmas pioneras en la electromovilidad sobre dos ruedas, un terreno en el que existe una elevada volatilidad entre los fabricantes, que un día llegan como la máxima promesa en este terreno con modelos que pretenden marcar un nuevo hito en este segmento, y que por falta de financiación terminan desapareciendo y mandando al garete el más ambicioso de los proyectos. No es el caso de Zero, que desde su fundación en 2006 por un antiguo ingeniero de NASA, Neil Saiki, ha dado pasos firmes en el terreno de la electromovilidad, explorando desde el primer momento las motocicletas y dejando a un lado los scooters, que por lo general suelen ser los más comunes en el segmento de eléctricos.

placeholder La estética de la FXE es mucho más refinada y menos aguda que la de otros modelos de la marca.
La estética de la FXE es mucho más refinada y menos aguda que la de otros modelos de la marca.

Esta moto que probamos hoy, la Zero FXE, está disponible en dos versiones: una que alcanza los 44 CV de potencia, que permite ser conducida por usuarios con permiso A2, y la que hemos probado nosotros, limitada a 11 kW para los permisos A1/B. Ahora que se está produciendo un más que notable acercamiento del usuario de coche a la moto, esta opción puede resultar de lo más atractiva, porque se sale del recurso habitual del scooter.

placeholder El piloto trasero es muy estilizado y envolvente.
El piloto trasero es muy estilizado y envolvente.

Zero ha acometido un profundo rediseño en esta versión más urbana y de carretera, con unas atractivas formas redondeadas que rompen con los ángulos rectos que acompañaban los diseños de anteriores modelos. Es pequeña, compacta y ligera, y en ciudad se maneja con comodidad por esa ligereza y sus reducidas dimensiones.

placeholder La pantalla de instrumentación TFT de 5 pulgadas es limpia y de fácil lectura.
La pantalla de instrumentación TFT de 5 pulgadas es limpia y de fácil lectura.

La Zero FXE es una moto ligera y potente. Es muy equilibrada en ese sentido: sus 135 kilos y un par constante de 106 Nm permiten que ofrezca una respuesta contundente. Acelera más que muchas motos de combustión con motores de gran cilindrada. Y esa ligereza le permite desenvolverse en la ciudad con una soltura prodigiosa. Es el arma definitiva para reinar en las calles porque, además, la compañía constante del silencio permite descubrir una nueva relación con el entorno, ya sea en ciudad o en la carretera. Por las calles es un extra poder percibir todos los sonidos sin más interferencia que el zumbido del motor, lo que ayuda a tener mayores sensaciones. Y en carretera esas sensaciones son aún mejores.

placeholder Un pulsador en la piña derecha permite cambiar de modo. Se puede hacer en marcha pero hay que cortar gas.
Un pulsador en la piña derecha permite cambiar de modo. Se puede hacer en marcha pero hay que cortar gas.

Su motor, denominado Z-Force, que es realizado por el propio fabricante en su sede de California, es compacto y refrigerado por aire, y cuenta con un sistema de regulación de temperatura que alerta cuando se están alcanzando valores demasiado elevados, llevando a la desconexión cuando se supera una temperatura de riesgo. Entonces solo queda esperar a que se refrigere y proseguir la marcha.

Silencio, se rueda

Cuando recogí la unidad de prueba me advirtieron que estuviera atento al primer toque de acelerador. ¿Exagerados? La verdad es que no, porque con su transmisión directa, sin embrague ni cambio, la Zero FXE entrega todo su par motor desde el primer toque de gas, y un exceso de audacia sobre el acelerador te puede dar un buen susto. Dispone de tres modos: Eco, Custom (configurable) y Sport, con diferente rango de uso. En el más económico y básico, el modo Eco, se dispone de una autonomía de 160 kilómetros.

placeholder Su tamaño compacto y su reducido peso permiten un óptimo centrado de masas.
Su tamaño compacto y su reducido peso permiten un óptimo centrado de masas.

No hay control de tracción, pero puedes descargar la 'app' de Zero en tu móvil para interactuar con la moto, modificando algunos parámetros, como el acelerador, el par, la velocidad, o la regeneración del motor, que ofrece dos formas de recuperar energía, al rodar en punto muerto sin acelerar, o al frenar. Y esto es uno de los grandes aciertos de Zero. Cuando circulas en modo Eco por la ciudad, lo más habitual es que acabes prácticamente con la misma autonomía que comenzaste. En una de las pruebas que realicé, hice un recorrido urbano, con zonas de rotondas, pendientes y descensos, y un pequeño tramo de vía rápida en el que me puse a 100 km/h, unos 25 kilómetros en total. Salí con la batería a media carga, y un rango de uso de 64 kilómetros: a la vuelta, el rango de uso estaba en 60 kilómetros.

placeholder El amortiguador trasero es regulable en precarga, compresión y rebote.
El amortiguador trasero es regulable en precarga, compresión y rebote.

Evidentemente, la autonomía dependerá del modo que se emplee. El modo Eco te permite rodar por encima de los 100 km/h, mientras que tanto en Custom como en Sport, el marcador llega ligeramente por encima de los 140 km/h, momento en el que el motor alcanza su máximo rendimiento y deja de ganar velocidad. Estamos hablando de una moto de 15 kW, homologable con una 125 cc de combustión.

placeholder La óptica es LED, pero los intermitentes son convencionales.
La óptica es LED, pero los intermitentes son convencionales.

Claro, que si te dedicas a exprimir la moto al máximo de curva a curva, la autonomía será muy corta, pero no es este el objeto de este modelo, no al menos en esta versión. Con el motor 'grande', de 44 CV, la vida se ve de diferente color. Pero esta versión que hemos probado es una moto meramente urbanita, pensada para el uso por ciudad y travesías interurbanas sin superar excesivo kilometraje. Viviendo a 40 kilómetros de la capital y con un estricto cumplimiento de los límites legales de velocidad, e incluso con la opción de poder recargar en el puesto de trabajo durante la jornada laboral, es una moto perfectamente capaz para el día a día. Pero ojo, es importante medir claramente tus movimientos y ser disciplinado con la recarga si no quieres llevarte una sorpresa.

placeholder La frenada está encomendada a un potente disco de 320 milímetros firmado por J.Juan.
La frenada está encomendada a un potente disco de 320 milímetros firmado por J.Juan.

Un detalle importante de la Zero FXE es su suavidad de funcionamiento. Cuando asimilas su capacidad de aceleración percibes cómo circula con fluidez, sin vibraciones, con comodidad. La transmisión secundaria por correa dentada es una delicia, además de las ventajas que aporta por su ausencia de mantenimiento frente a las cadenas, que siempre tenemos que lubricar y tensar con regularidad si queremos que funcionen óptimamente y sean duraderas. La parte ciclo funciona muy bien. Las suspensiones son Showa, regulables, que vienen con un buen ajuste de serie, y dispone de un potente freno delantero de 320 mm (J.Juan, tecnología española) que es más que suficiente para parar esta moto, así como el ABS Bosch, que es impecable. Los neumáticos Pirelli Diablo Rosso II son un extra más de garantía y buen rendimiento, y su estrecha medida (110/70-17 delante, 140/70-17 detrás) permite que tenga un comportamiento de lo más ágil.

placeholder La transmisión secundaria es por correa dentada, silenciosa y sin mantenimiento.
La transmisión secundaria es por correa dentada, silenciosa y sin mantenimiento.

Aunque dispone de un asiento largo, no es precisamente el más cómodo para el acompañante, que además no tiene asideras a las que agarrarse. Hay que reconocer que es una moto para disfrutar en solitario.

Batería y carga

Las baterías tienen cinco años de garantía sin límite de kilometraje, y según Zero alcanzan los 300.000 kilómetros de uso antes de bajar de rendimiento al 80 por ciento de su capacidad.

placeholder Es una moto estrecha y ligera, ideal para la ciudad o pequeñas y reviradas carreteras.
Es una moto estrecha y ligera, ideal para la ciudad o pequeñas y reviradas carreteras.

Se recarga a través de un sencillo cable doméstico, pero tiene una velocidad de carga lenta, y lleva más de nueve horas que la batería alcance el máximo de su capacidad. Como extra, Zero comercializa un cargador rápido, por un importe de 835 euros, que reduce a 4,1 horas el tiempo de recarga. También cuenta con moto de almacenamiento prolongado, para alargar la vida útil de la batería en periodos de inmovilización durante bastante tiempo.

Y llegados a este punto, el PVP de la Zero FXE es de 14.300 euros, pero se puede beneficiar de las ayudas a la compra del Plan MOVES, con lo que el desembolso sería menor.

Ficha técnica. Zero FXE

Motor: eléctrico de corriente continua refrigerado por aire.

Potencia nominal: 11 kW (15 CV)

Par máximo declarado: 106 Nm.

Chasis: tubular de aluminio.

Frenos: un disco delantero de 320 mm, un disco trasero de 240 mm.

Suspensiones: horquilla telescópica de 170 mm de recorrido, regulable, y monoamortiguador de 227 mm.

Peso: 135 kg.

Precio: 14.300 euros.

Zero Motorcycles es una de las firmas pioneras en la electromovilidad sobre dos ruedas, un terreno en el que existe una elevada volatilidad entre los fabricantes, que un día llegan como la máxima promesa en este terreno con modelos que pretenden marcar un nuevo hito en este segmento, y que por falta de financiación terminan desapareciendo y mandando al garete el más ambicioso de los proyectos. No es el caso de Zero, que desde su fundación en 2006 por un antiguo ingeniero de NASA, Neil Saiki, ha dado pasos firmes en el terreno de la electromovilidad, explorando desde el primer momento las motocicletas y dejando a un lado los scooters, que por lo general suelen ser los más comunes en el segmento de eléctricos.

California Movilidad del futuro Eficiencia energética Desarrollo sostenible Tecnología
El redactor recomienda