Es noticia
Menú
La industria de la moto confía en un crecimiento de las ventas del 9,2% este año
  1. Motor
  2. Motos
Se superarán las cifras del 2019

La industria de la moto confía en un crecimiento de las ventas del 9,2% este año

Tras cerrar 2021 con un resultado positivo, con subida del 5% en las matriculaciones, Anesdor, la patronal del sector motociclista, tiene una previsión de mayor aumento para 2022: un 9,2%

Foto: Desde Anesdor se pide un cambio en el etiquetado de las motos. (BMW)
Desde Anesdor se pide un cambio en el etiquetado de las motos. (BMW)

De cumplirse, ese crecimiento previsto del 9,2% supondría alcanzar los mejores datos de matriculaciones desde 2007. El ejercicio de referencia fue 2019, y a pesar de las condiciones adversas en las que se ha tenido que mover la industria motociclista española, las matriculaciones en 2021 fueron solo un 4,5% inferiores a las de 2019. Con las buenas perspectivas que ha dejado el año recién terminado, en Anesdor, la asociación gremial del sector de la moto en España, están convencidos de que 2022 será un año excelente.

"Las previsiones para 2022 son optimistas, superaremos las cifras de 2019. Pero es importante que el Gobierno impulse en nuestro sector los planes Next Generation de la Unión Europea. Hay iniciativas con gran potencial y esperemos que esas ayudas las impulsen", comentó ayer Ramón Bosch, presidente de Anesdor, en una rueda de prensa virtual en la que los responsables de la asociación hicieron balance del ejercicio recién terminado.

De cara a 2022, Anesdor tiene previsiones muy positivas, con un crecimiento del 9,2%, hasta alcanzar las 211.200 unidades. La motocicleta crecería un 9,1%, siendo mayoritaria la subida de las motos de más de 125 cc, con un 10,6% (85.300 unidades), frente al 7,8% que subirían las 125 cc (94.800 unidades). También se contempla un incremente en las matriculaciones de ciclomotores de un 6% (18.800 unidades), así como los triciclos y cuadriciclos.

Anesdor no es ajeno a las complicaciones surgidas por la pandemia, pero confía en que en el segundo semestre de 2022 se hayan reducido notablemente estos problemas, aunque Bosch no ocultó las dificultades inmediatas con las que van a tener que lidiar a nivel industrial: "El año pasado la falta de microchips afectó por igual a todos los fabricantes, ya fueran coches, motos o frigoríficos, y en los próximos meses de 2022 y durante el verano lo vamos a sufrir. No va a ser un año fácil", reconoció.

Sin embargo, Bosch también destacó las dificultades a las que tiene que enfrentarse la industria motociclista, más allá de las circunstancias complejas que debe afrontar con la actual coyuntura: "La moto es la gran olvidada en la movilidad y esto no tiene sentido", en referencia a la política medioambiental respecto a la moto.

La Administración

Recientemente tuvimos oportunidad de hablar de ello con José María Riaño, secretario general de Anesdor: "La moto sigue siendo una gran olvidada en la Administración española. En la política de movilidad está costando mucho a pesar de los esfuerzos que se hacen, pero probablemente con la moda de nuevas formas de transporte, micromovilidad, bicicleta, esta corriente está eclipsando de alguna forma contenidos de movilidad y dificultando que la moto esté más presente en todas esas estrategias. La micromovilidad es bienvenida, y la bicicleta es fantástica, pero la moto cubre un rango de distancia mayor, cubre unas necesidades de movilidad distintas y complementarias, y la promoción de la micromovilidad no debería impedir el papel de la moto en la movilidad, pero entendemos que sí, que a nivel político se ve perjudicada", asegura Riaño.

Lógicamente, la descarbonización, este proceso en el que los motores de combustión tienen que ir dejando paso paulatinamente a energías más limpias, que tiendan en lo posible a cero emisiones de CO2, es donde ha ganado terreno la micromovilidad, a pesar de sus carencias. La industria motociclista, como el resto de la automoción, reclama un marco claro para el desarrollo de nuevas tecnologías con las que alcanzar el objetivo de descarbonización que se fija en el horizonte de 2040-2050: "Se ha asumido, y compartimos como parte de la sociedad, la necesidad de descarbonización del transporte -dice Riaño-, pero necesitamos una neutralidad tecnológica porque no podemos pretender adelantar conceptos de 2040 a 2022-2023. Probablemente estos objetivos de 2040-2050 se alcanzarán con algunas tecnologías o evoluciones de tecnologías que hoy no tenemos y desconocemos".

El etiquetado, batalla perdida

Una batalla perdida por parte de la moto es la introducción de un nuevo etiquetado medioambiental, acorde con la realidad del mercado actual: "Desgraciadamente no se va a abordar ningún cambio en esta legislatura y eso es una mala noticia. El propósito de las etiquetas es distinguir la reducción del impacto ambiental que tienen los vehículos a medida que se van modernizando, y pierde su sentido si a todas las motos les das la misma etiqueta. Las motos que se venden actualmente están recibiendo la misma etiqueta que las que se fabricaron hace 16 años, luego no se está distinguiendo el grandísimo esfuerzo industrial de lograr todas esas evoluciones", indica Riaño.

No obstante, a pesar de todas las dificultades existentes, el interés de los consumidores está por encima de estas situaciones. Un claro indicador es el incremento en el número de permisos de conducción emitidos: "A falta de los datos de diciembre, 2021 va a ser el mejor año en cuanto al número de licencias emitidas en los últimos años. Las ganas de sacarse el carnet están ahí, en todos los segmentos, ya sea el permiso A, A2 o A1. Existe la problemática de los tiempos de espera, pero los resultados son claros", indica Bosch.

Otro detalle que los responsables de Anesdor han querido destacar es el notable descenso de la siniestralidad motociclista, con una importante reducción en el número de fallecidos en 2021. "En Anesdor hay una preocupación por la seguridad. Tenemos motos más seguras que hace dos décadas, y eso se refleja en un descenso de los accidentes y un 16% menos de fallecidos", destacó Bosch.

De cumplirse, ese crecimiento previsto del 9,2% supondría alcanzar los mejores datos de matriculaciones desde 2007. El ejercicio de referencia fue 2019, y a pesar de las condiciones adversas en las que se ha tenido que mover la industria motociclista española, las matriculaciones en 2021 fueron solo un 4,5% inferiores a las de 2019. Con las buenas perspectivas que ha dejado el año recién terminado, en Anesdor, la asociación gremial del sector de la moto en España, están convencidos de que 2022 será un año excelente.

Previsión de crecimiento Industria Movilidad del futuro Balance
El redactor recomienda