Es noticia
Menú
Los vehículos eléctricos e híbridos enchufables, estancados: 10,56% del mercado
  1. Motor
  2. Industria
Los turismos de batería crecieron un 72,3%

Los vehículos eléctricos e híbridos enchufables, estancados: 10,56% del mercado

El año pasado, la cuota media que representaron los turismos electrificados en Europa fue del 21,6%, frente al 9,6% español. Y 2023 no empieza mucho mejor, pues en enero los turismos enchufables coparon solo el 11,2% en nuestro país

Foto: Los turismos 100% eléctricos crecieron, pero supusieron solo el 4,77% del mercado en enero.
Los turismos 100% eléctricos crecieron, pero supusieron solo el 4,77% del mercado en enero.

Uno de los indicadores que más se controlan para saber si el proceso hacia la electromovilidad avanza deprisa o despacio en cada mercado es la proporción de vehículos electrificados nuevos que se matriculan en relación al total de ventas. Pero electrificados, en este caso, como sinónimo de enchufables; de forma que solo se tienen en cuenta los eléctricos puros (BEV) y los híbridos enchufables (PHEV). Y España no va precisamente bien; o, para ser más precisos, no va precisamente como la patronal de los fabricantes y nuestra clase dirigente quieren que vaya. Por ejemplo, en 2022 solo el 9,6% de las matriculaciones en nuestro país fueron turismos enchufables, cuando la media en la Unión Europea fue ya del 21,6%, el mismo valor que en Francia. Y en Portugal fue del 21,7%, en el Reino Unido alcanzaron el 22,8% y en Alemania se acercaron al tercio del total con su 31,4%, por citar solo algunos ejemplos de mercados grandes o cercanos. De hecho, entre estos solo superamos a Italia, que se quedó en un 9,0% de enchufables. Y el año 2023 no ha empezado mucho mejor.

Porque según datos de Anfac, en enero se vendieron 7.175 turismos electrificados (BEV+PHEV), lo que representa un incremento del 43,9% frente al mismo mes del pasado año; y aunque ese dato parece bueno, en realidad no lo es, pues el mercado total de turismos creció un 51,4%, de modo que los enchufables perdieron algo de peso en el enero recién cerrado si se compara con el enero anterior. En concreto, del 12,6% de enero de 2022 se ha pasado al 11,2% de enero de 2023: avance, pero de cangrejo. No obstante, conviene diferenciar entre BEV y PHEV, pues los primeros se comportaron el mes pasado mucho mejor que los segundos, ya que las ventas de eléctricos puros, de 3.061 unidades, aumentaron un 72,3% en comparación con el mismo mes del año anterior, mientras que la subida de los híbridos enchufables fue solo del 28,2%, hasta los 4.114 coches.

Y la proporción de electrificados es aún menor cuando no nos fijamos solo en los turismos, sino en todos los vehículos, incluyendo también a comerciales, industriales, autobuses o cuadriciclos, pues en ese caso solo el 10,56% de las matriculaciones en España correspondieron en enero a enchufables (BEV+PHEV): 8.076 unidades exactamente, un 49,4% más que en enero de 2022.

Propulsión alternativa: al frente

La buena noticia es que los vehículos de propulsión alternativa, donde incluimos ya a electrificados, híbridos y de gas, se mantienen como primera opción de compra en el arranque del año, con 31.095 unidades y un aumento del 56,7% en comparación con el mismo mes del año anterior. Porque las ventas de ese tipo de vehículos representaron el 40,65% del mercado total, por delante de los vehículos con motor de gasolina, que fueron el 34,38% (26.299 unidades), y de los diésel, que supusieron un 24,97% (19.105 unidades) del total de vehículos.

Y si pasamos a desglosar el peso de cada tecnología entre esos 31.905 vehículos de propulsión alternativa, los híbridos fueron los más vendidos, con 21.044 unidades (27,51% del total) y un aumento del 57,8% en relación a enero de 2022; seguidos por los híbridos enchufables, con 4.121 unidades (5,39% de cuota) y un incremento del 28,1%, y los eléctricos puros, de los que se matricularon 3.955 vehículos (cuota del 5,17%), lo que supone una subida del 80,8%. Por último, también experimentan una subida importante los vehículos de gas, pues crecen un 80% frente a enero de 2022, hasta las 1.974 unidades (2,58% de cuota).

En cuanto al mercado de turismos exclusivamente, la mayor proporción siguió correspondiendo en enero a los modelos de gasolina, con un 40,32% del total, seguidos por los híbridos no enchufables (32,58%), los diésel (13,11%), los híbridos enchufables (6,41%), los eléctricos (4,77%) y, por último, los de gas (2,8%)

Al respecto José López-Tafall, director general de Anfac, volvía a alertar sobre la situación: "estamos preocupados con la evolución de los turismos electrificados: solo suponen el 11% de las ventas mensuales y apenas 7.000 unidades. Así no vamos a recuperar terreno con los países líderes en Europa, entre los que queremos estar. Desde Anfac somos conscientes de la delicada situación económica que atraviesa nuestro país y de que la compra de un vehículo siempre es un notable esfuerzo para las familias, pero países de nuestro entorno en Europa, bajo condiciones similares, están logrando acelerar la electrificación. Entre 2023 y 2025 es el período clave que marcará la diferencia entre ser líder o seguidor, y hay que actuar en consecuencia. Desde Anfac hemos presentado una 'Hoja de Ruta 2023-2025' de medidas con carácter urgente en tres ámbitos clave: mejora de los planes de ayuda, medidas eficaces e inmediatas de desarrollo de puntos de recarga de acceso público y, especialmente, una fiscalidad que sea una herramienta incentivadora de la compra. Lo que ya no vale es seguir igual, si queremos resultados diferentes hemos de apostar por medidas diferentes. Nuestra obligación es advertirlo y hacer propuestas concretas, el tiempo se está acabando".

Uno de los indicadores que más se controlan para saber si el proceso hacia la electromovilidad avanza deprisa o despacio en cada mercado es la proporción de vehículos electrificados nuevos que se matriculan en relación al total de ventas. Pero electrificados, en este caso, como sinónimo de enchufables; de forma que solo se tienen en cuenta los eléctricos puros (BEV) y los híbridos enchufables (PHEV). Y España no va precisamente bien; o, para ser más precisos, no va precisamente como la patronal de los fabricantes y nuestra clase dirigente quieren que vaya. Por ejemplo, en 2022 solo el 9,6% de las matriculaciones en nuestro país fueron turismos enchufables, cuando la media en la Unión Europea fue ya del 21,6%, el mismo valor que en Francia. Y en Portugal fue del 21,7%, en el Reino Unido alcanzaron el 22,8% y en Alemania se acercaron al tercio del total con su 31,4%, por citar solo algunos ejemplos de mercados grandes o cercanos. De hecho, entre estos solo superamos a Italia, que se quedó en un 9,0% de enchufables. Y el año 2023 no ha empezado mucho mejor.

Movilidad del futuro Industria automóvil Tecnología Eficiencia energética Transporte
El redactor recomienda