Es noticia
Menú
La producción automovilística española cayó un 7,5% en 2021, y todos confían ya en 2023
  1. Motor
  2. Industria
El descenso en diciembre fue del 25,1%

La producción automovilística española cayó un 7,5% en 2021, y todos confían ya en 2023

Ni 2,1 millones de vehículos se fabricaron en España el pasado año, cuando en 2019 se superaron los 2,8 millones. Y aunque todos creen que 2022 será mejor, la esperanza se llama 2023

Foto: Línea de producción de la fábrica de SEAT en Martorell. (SEAT)
Línea de producción de la fábrica de SEAT en Martorell. (SEAT)

Cerrados los datos de la producción industrial española de 2021 en el sector del automóvil, ya puede asegurarse que fue un ejercicio realmente malo y que, además, se desarrolló de mal en peor. La primera afirmación se sustenta en la significativa caída del 7,5% en relación con el ejercicio precedente, pues dentro de nuestras fronteras se fabricaron solo 2.098.133 unidades, pero sobre todo se basa en el dramático descenso del 25,6% frente a 2019, último año 'normal' prepandémico, cuando de nuestras plantas salieron 2.822.360 unidades 'made in Spain', 724.227 más que en el raquítico 2021. Sin duda, la llamada 'crisis de los microchips' ha pasado factura a la principal industria del país, que representa el 11% del PIB nacional, aunque se han sumado otros factores, como la crisis económica derivada de la pandemia que ha afectado tanto a España como a los principales clientes de nuestros vehículos, como es el caso de Alemania. Y la segunda afirmación, sobre una evolución a peor durante el pasado 2021, parece demostrarse con las cifras de producción del último mes del año: 147.404 unidades, un 25,1% de caída frente a diciembre de 2020. Si los efectos sobre nuestras factorías de la escasez de suministros no estaban en máximos en diciembre, al menos lo parece. Como diría un analista refiriéndose a las olas de covid-19, "podríamos estar viviendo el pico".

Una crisis de los microchips que, aunque no suponga ningún consuelo, golpeó también con dureza a otros grandes productores europeos. Con datos hasta noviembre, en Alemania, líder continental del sector, la fabricación de vehículos había bajado ya un 11,7%, en el Reino Unido el descenso acumulado era ya del 6,1% y en Italia la bajada de enero a noviembre era del 1,5%. Afortunadamente, las estimaciones indican que esta situación de escasez de semiconductores y otras materias primas irá mejorando durante 2022; aunque también hay una cierta unanimidad al pronosticar que la 'crisis de los chips' no estará completamente regulada hasta comienzos de 2023, el año que todos contemplan como el de la 'resurrección' industrial. Además, y según estimaciones de Anfac, este recorte de fabricación del 7,5% en España habría supuesto que en 2021 se trabajaron alrededor de 44 millones de horas menos que en un año 'normal', situación anómala que el sector ha podido gestionar coyunturalmente aplicando medidas de flexibilidad.

placeholder La producción en España de vehículos electrificados creció un 50% durante el año 2021.
La producción en España de vehículos electrificados creció un 50% durante el año 2021.

Por tipo de vehículo, la fabricación de turismos y todoterrenos cayó en 2021 hasta 1.662.174 unidades, lo que supone un 7,7% de disminución con relación a 2020, mientras que en diciembre, que muchos ven como el mes que muestra la tendencia del año recién cerrado, sufrió un retroceso del 28,6%, hasta las 112.501 unidades. En cuanto a la producción de vehículos comerciales e industriales, los datos solo fueron ligeramente mejores, pues el ejercicio completo cerró con 435.959 unidades producidas en España (un 6,8% de caída frente a 2020), aunque diciembre protagonizó una caída algo más 'moderada', del 11%, al salir de nuestras plantas 34.903 unidades en ese mes.

En cuanto a las tecnologías de propulsión de los vehículos fabricados en nuestro país, durante 2021 siguió aumentando la fabricación de vehículos de cero y bajas emisiones, que alcanzaron una cuota del 11,6% de la producción total. Así, el pasado año se produjeron un total de 242.380 unidades entre vehículos eléctricos, híbridos enchufables, híbridos convencionales, de gas natural y de GLP, lo que representa un incremento del 47,1% respecto a 2020. Y si centramos el análisis en los vehículos electrificados, que actualmente se fabrican en 17 plantas españolas, la cuota de fabricación creció aún más, exactamente un 50%, respecto al ejercicio anterior, suponiendo ya el 9,3% de la producción total de vehículos en nuestro país.

Riesgo para el tejido industrial, según Anfac

Como parece lógico, las exportaciones de vehículos 'made in Spain' también cayeron en 2021, arrastradas por el descenso de la producción nacional. Concretamente, salieron de nuestro país 1.820.727 unidades, un 6,7% menos que en 2020; mientras que en el mes de diciembre las exportaciones registraron una caída del 26% en comparación con idéntico mes del ejercicio anterior, hasta quedarse en 127.785 unidades. Un mes de diciembre en el que los destinos a Europa representaron la mayor parte de la exportación, con 7 de cada 10 envíos de vehículos, conformándose el 'top 5' de nuestros principales clientes con los cuatro países habituales (Francia, Alemania, Italia y Reino Unido), a los que esta vez se sumó Bélgica en la quinta plaza, que superó a Turquía tras una caída del 55,9% en ese país de la demanda de vehículos españoles.

Para José López-Tafall, director general de Anfac, "el año pasado ha resultado incluso más imprevisible y complejo que 2020, pues al contexto de crisis económica provocado por la pandemia se ha sumado la escasez de microchips, factor que ha resultado clave para la reducción de la producción y las exportaciones. Aunque la coyuntura irá mejorando, no veremos solución completa hasta inicios de 2023. Mientras tanto afrontamos una transformación industrial y social hacia la nueva movilidad y no podemos perder ninguna oportunidad; los datos demuestran que la industria está a la altura produciendo cada vez más nuevos modelos descarbonizados, pero las exigencias se aceleran y es necesario activar de una manera inmediata, ágil y sencilla, la convocatoria para optar a las ayudas del Perte. Estamos ante la oportunidad de convertir a España en un 'hub' de electromovilidad en Europa y seguir impulsando, de esta manera, la industria, el empleo y la economía, valores que siempre han definido al sector de la automoción. De no hacerlo, ponemos en riesgo este tejido industrial y de empleo tan relevante para la economía española."

Cerrados los datos de la producción industrial española de 2021 en el sector del automóvil, ya puede asegurarse que fue un ejercicio realmente malo y que, además, se desarrolló de mal en peor. La primera afirmación se sustenta en la significativa caída del 7,5% en relación con el ejercicio precedente, pues dentro de nuestras fronteras se fabricaron solo 2.098.133 unidades, pero sobre todo se basa en el dramático descenso del 25,6% frente a 2019, último año 'normal' prepandémico, cuando de nuestras plantas salieron 2.822.360 unidades 'made in Spain', 724.227 más que en el raquítico 2021. Sin duda, la llamada 'crisis de los microchips' ha pasado factura a la principal industria del país, que representa el 11% del PIB nacional, aunque se han sumado otros factores, como la crisis económica derivada de la pandemia que ha afectado tanto a España como a los principales clientes de nuestros vehículos, como es el caso de Alemania. Y la segunda afirmación, sobre una evolución a peor durante el pasado 2021, parece demostrarse con las cifras de producción del último mes del año: 147.404 unidades, un 25,1% de caída frente a diciembre de 2020. Si los efectos sobre nuestras factorías de la escasez de suministros no estaban en máximos en diciembre, al menos lo parece. Como diría un analista refiriéndose a las olas de covid-19, "podríamos estar viviendo el pico".

Exportaciones Crisis ANFAC Industria automóvil Materias primas Pandemia
El redactor recomienda