Es noticia
Menú
Segunda vida para los Mini 'classic' fabricados entre 1959 y 2000: ahora, como eléctricos
  1. Motor
  2. Eléctricos
La marca los transforma en el Reino Unido

Segunda vida para los Mini 'classic' fabricados entre 1959 y 2000: ahora, como eléctricos

El programa 'Mini Recharged' de la firma británica permite cambiar la mecánica del Mini clásico para seguir circulando por el centro de cualquier gran ciudad. Y el motor de gasolina se conserva

Foto: Inicialmente, la modificación oficial de los Mini 'classic' se hará solo en Gran Bretaña. (Mini)
Inicialmente, la modificación oficial de los Mini 'classic' se hará solo en Gran Bretaña. (Mini)

Hace casi cuatro años, en el Salón del Automóvil de Nueva York de 2018, Mini presentó un ‘concept car’ que avanzaba un posible coche eléctrico para producir a corto plazo. Hasta ahí, nada nuevo bajo el sol, porque la llegada de innovadores eléctricos al mercado en los últimos tiempos es incesante. Sin embargo, aquel prototipo, el Mini Electric Concept, generó una expectación mayor de lo habitual, pues lejos de ser un modelo futurista... era el Mini ‘clásico’ de toda la vida, el Mini cuya silueta dibujara en su día Sir Alec Issigonis en una servilleta y que en 1959 se convirtió, posiblemente, en el primer utilitario de concepto contemporáneo.

placeholder Mecánica fuera, y en su lugar Mini dota a sus clásicos de un motor eléctrico de 90 kW, equivalente a 122 CV.
Mecánica fuera, y en su lugar Mini dota a sus clásicos de un motor eléctrico de 90 kW, equivalente a 122 CV.

El Mini Electric Concept trataba de demostrar que se podía estar al día tecnológicamente, lo que ahora pasa por una electrificación total, pero conservando las icónicas líneas del primer Mini. Y el proyecto siguió adelante, aunque lejos de desarrollarse un coche nuevo con imagen ‘vieja’, la alternativa final elegida por la firma británica de BMW Group fue otra: crear Mini eléctricos a partir de Mini clasicos ya existentes. Y ‘Mini Recharged’, que así se llama el programa ahora lanzado, se basa en un proceso de transformación mecánica reversible para respetar el valor que, como patrimonio histórico, tienen esos míticos coches.

placeholder En apariencia todo está igual por dentro, e incluso la nueva instrumentación respeta el estilo original.
En apariencia todo está igual por dentro, e incluso la nueva instrumentación respeta el estilo original.

Porque los trabajos de modificacón de los Mini ‘classic’, que se realizarán siempre en el Reino Unido, comienzan con la extracción de la mecánica original del coche (el motor y otros elementos vinculados a él) para su identificación y almacenaje, de cara a una futura reutilización en ese mismo vehículo. Porque esa era una de las condiciones innegociables del proyecto, ya que el cliente puede cambiar de opinión o necesidades en el futuro, o incluso podría vender su coche a otro propietario que deseara su Mini con la tecnología de origen.

160 kilómetros de autonomía

Con el propulsor de gasolina, la caja de cambios y otros elementos como el escape fuera de la carrocería, los Mini del programa ‘Mini Recharged’ son dotados de un motor eléctrico de 90 kW (122 CV de potencia) que permite acelerar de 0 a 100 km/h en aproximadamente 9 segundos y está alimentado por una batería cuya capacidad total no ha trascendido pero que, según la marca, permitirá una autonomía media de 160 kilómetros, pudiéndose recargar mediante un cable (la nueva toma va en la parte trasera izquierda del vehículo) con una potencia de hasta 6,6 kW.

placeholder La marcha seleccionada se indica en la zona inferior del velocímetro. Y la autonomía, en el reloj derecho.
La marcha seleccionada se indica en la zona inferior del velocímetro. Y la autonomía, en el reloj derecho.

Con ese alcance estimado entre carga y carga hablamos, por tanto, de una opción eminentemente urbana, ideada para que sus propietarios se muevan silenciosamente, y sin generar gases a su paso, por Oxford Street o Piccadilly Circus, en Londres, y sin pagar la onerosa tasa de acceso que aquella ciudad cobra a los vehículos de combustión. Y quien dice Londres dice Madrid, Barcelona, París, Milán, Berlín... o cualquier zona reservada a vehículos eléctricos o de bajas emisiones, por donde los Mini ‘classic’, fabricados entre 1959 y 2000, se podrán mover sin limitaciones como cualquier otro vehículo 100% eléctrico.

placeholder Los elementos mecánicos extraídos son identificados y empaquetados para su almacenaje.
Los elementos mecánicos extraídos son identificados y empaquetados para su almacenaje.

La modificación de ‘Mini Recharged’, que no requiere una nueva matriculación y cuyo coste no ha sido comunicado por el momento, incluye un nuevo cuadro de instrumentos específico, central como en el modelo original, que en este caso informa sobre la marcha seleccionada, la autonomía restante, la velocidad o la temperatura de la mecánica. Además, cada Mini reconvertido recibe un número de serie que hace de él un ejemplar único, pues los responsables de este proyecto quisieron combinar las ventajas de la economía circular, basadas en dar una segunda vida a vehículos ya existentes, con las cualidades de individualización que muchos clientes buscan en la marca, y que en el futuro podrían plasmarse en otros trabajos similares que actualmente se preparan desde la sede de Mini en Oxford.

placeholder Los Mini 'classic' modificados recibirán una mínima personalización estética, y tendrán número de serie.
Los Mini 'classic' modificados recibirán una mínima personalización estética, y tendrán número de serie.

La gama actual de la marca dispone de un modelo 100% eléctrico, el Mini Cooper SE 3 puertas, cuyo precio en España arranca en 34.200 euros y que combina un motor de 135 kW (184 CV de potencia) y 270 m de par máximo con una batería de 32,6 kWh de capacidad total (28,9 kWh útiles) que permite homologar una autonomía media WLTP de 234 kilómetros. Tiene una velocidad máxima limitada a 150 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y la potencia máxima de recarga es de 50 kW, lo que reduce el tiempo de carga del cero al 80% a 35 minutos en una estación rápida.

Hace casi cuatro años, en el Salón del Automóvil de Nueva York de 2018, Mini presentó un ‘concept car’ que avanzaba un posible coche eléctrico para producir a corto plazo. Hasta ahí, nada nuevo bajo el sol, porque la llegada de innovadores eléctricos al mercado en los últimos tiempos es incesante. Sin embargo, aquel prototipo, el Mini Electric Concept, generó una expectación mayor de lo habitual, pues lejos de ser un modelo futurista... era el Mini ‘clásico’ de toda la vida, el Mini cuya silueta dibujara en su día Sir Alec Issigonis en una servilleta y que en 1959 se convirtió, posiblemente, en el primer utilitario de concepto contemporáneo.

Reino Unido Tecnología Movilidad del futuro Energía Oxford
El redactor recomienda