Nueva estrella eléctrica, la berlina deportiva Audi e-tron GT
  1. Motor
AL VOLANTE DEL AUDI E-TRON GT

Nueva estrella eléctrica, la berlina deportiva Audi e-tron GT

Con tecnología de 800 voltios y dos opciones de potencia de 476 o 598 CV y tracción a las cuatro ruedas

placeholder Foto: Audi continua con la electrificación de su gama con el e-tron GT, una berlina deportiva impresionante.
Audi continua con la electrificación de su gama con el e-tron GT, una berlina deportiva impresionante.

Llega al mercado español el nuevo buque insignia de Audi, el e-tron GT, una berlina de lujo y altas prestaciones, pero sobre todo 100% eléctrica, que representa el futuro enchufado de la marca de los cuatro aros. Con dos opciones mecánicas, 476 y 598 caballos, siempre con tracción a las cuatro ruedas, su precio parte de 104.370 euros en el e-tron GT y sube hasta 143.500 euros en el caso del RS e-tron GT. Con las dos variantes hemos podido hacer una primera toma de contacto y el resultado es excepcional. En este enlace pueden acceder a más fotos de esta toma de contacto.

El Audi e-tron GT ha sido desarrollado sobre la misma base que el Porsche Taycan, por lo que comparte esa plataforma exclusiva para vehículos eléctricos y también su estructura de 800 voltios. Esto supone un cambio muy importante frente al resto de sus rivales, que cuentan con una estructura de 400 voltios: su capacidad de recarga. Al ser de 800 voltios puede recargar hasta 270 kW, lo que permite cargar de 0 al 80% de la batería en solo 22 minutos. Y eso que es una batería muy grande, de 93 kWh.

Es un coche espectacular, se mire por donde se mire. Ya sea por su estética, por su interior, pero sobre todo por su deportividad, el e-tron GT es de otra dimensión y el mejor buque insignia que podía tener la marca alemana en su estrategia de electrificación. Pero no será su líder de ventas, no solo por su precio muy elevado, sino por las limitaciones que de momento tiene en España un coche eléctrico como este.

placeholder Interior del Audi e-tron GT, elegante con algunos toques deportivos.
Interior del Audi e-tron GT, elegante con algunos toques deportivos.

Hablemos de estética. Es una berlina realmente espectacular por sus dimensiones, con cinco metro de longitud y dos metros de anchura, pero que sin duda destaca por su poca altura, solo 1,41 metros. Es decir, las proporciones son las de un buen deportivo, aunque todavía un poco más largo y estilizado. Frontal muy afilado, pero su parte trasera, en caída, es aún más espectacular.

En el interior encontramos una berlina de cinco plazas, aunque la central trasera es algo más incómoda. Pero por anchura caben perfectamente tres ocupantes. Un detalle muy importante, su cota de altura en esas plazas traseras, es bastante buena. Una persona de 1,90 metros viaja cómodamente instalado sin tocar con el techo, como pudimos comprobar en nuestra toma de contacto. Eso sí, el acceso a esas plazas posteriores para una persona de esa altura requiere un poco de contorsionismo, pero una vez dentro es muy cómodo.

Foto: Audi revoluciona el mercado SUV con el Q4 e-tron un modelo compacto con hasta 299 caballos y tracción 4x4.

Llegamos a su puesto de conducción, que combina tecnología y elegancia. Con una terminación muy cuidada, de estilo deportivo, encontramos un cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas específicamente adaptado a la movilidad eléctrica y una pantalla táctil de 10,1", además del head up display. Con ello, el conductor tiene toda la información fácilmente accesible.

Una vez puesto en marcha pudimos comenzar una gran experiencia de conducción. Poder rodar por las carreteras de la sierra madrileña con un vehículo como este es un auténtico placer. La suavidad de marcha que transmite es sin duda lo más llamativo. Todos los coches eléctricos transmiten esa sensación. Pero en el caso de este e-tron GT es llevar un vehículo muy bajo con la sensación de que sus cuatro ruedas tienen siempre el máximo empuje.

placeholder Tiene un punto de recarga en la lado del conductor para corriente alterna y este de la derecha también para corriente continua y hasta 270 kW.
Tiene un punto de recarga en la lado del conductor para corriente alterna y este de la derecha también para corriente continua y hasta 270 kW.

Aquí no depende de si el motor va en su mejor régimen de giro para ofrecer más o menos par, como un deportivo con motor térmico. En el e-tron GT siempre hay par en el momento de pisar el acelerador. Y lo hay en las cuatro ruedas, por lo que el avance del coche es realmente imparable. Hacer un adelantamiento con este coche es una experiencia que hay que disfrutar alguna vez.

Dos versiones

El e-tron se ofrece con dos opciones mecánicas, la de acceso e-tron GT con dos motores, uno en cada eje y una potencia combinada de 476 caballos, que llegan hasta los 530 con la función "overboost". En cuanto al tope de gama, el RS e-tron GT, aumenta la potencia hasta 598 caballos, que se convierten en 646 CV cuando entra en acción el "overboost".

Es una potencia elevada, sin duda, pero lo es aún más de lo que puede parecer por su manera de entregar el par, en las cuatro ruedas y de forma inmediata. No tiene nada que ver tener 598 caballos así, que esa misma potencia en un Ferrari o un Lamborghini con tracción trasera y un motor de gasolina. El e-tron GT ofrece la máxima eficacia en cualquier carretera.

Con esas potencias es imprescindible contar con la tracción a las cuatro ruedas. Esta gestiona por separado ambos motores para garantizar siempre el máximo dinamismo. También cuenta con un diferencial trasero autoblocante, lo que hace que cada rueda posterior pueda recibir la cantidad de par necesaria para ofrecer el máximo dinamismo.

placeholder Está homologado como un cinco plazas, pero en realidad es un 4 1, con una plaza central algo más incómoda.
Está homologado como un cinco plazas, pero en realidad es un 4 1, con una plaza central algo más incómoda.

Por supuesto, todo en el e-tron GT, y en la variante RS, está adaptado para proporcionar esa máxima deportividad en la conducción. Su esquema de suspensiones tiene la opción de una suspensión neumática de altura regulable que permite adaptar la altura de la carrocería al modo de conducción seleccionado.

A partir del estado normal, si activamos el modo Dynamic (como denomina Audi al Sport), entonces la carrocería baja 10 mm para favorecer una conducción más deportiva, con menos balanceo de carrocería. Y si activamos el modo Efficiency, entonces baja 22 mm para mejorar su aerodinámica. También hay una opción de subir la carrocería para superar algún obstáculo al elevar la carrocería en 20 mm respecto a la altura normal.

Deportividad

También incluye dirección a las cuatro ruedas, tanto para mejorar su capacidad de maniobra a velocidades bajas como, sobre todo, para aumentar su dinamismo a alta velocidad. Y en cuanto a los frenos, tres opciones diferentes para equipar el e-tron, los de acero que ya son muy potentes, un escalón por encima los recubiertos de tungsteno que permiten una notable mejora y, para los que buscan lo máximo, unos carbocerámicos que aguantan mucho mejor el abuso de los frenos.

Les aseguro que es impresionante cómo va este coche, de lo que es capaz, aunque desgraciadamente el e-tron GT no está muy adaptado a nuestras carreteras. Resulta difícil poder hacer un adelantamiento a otro vehículo o a un camión en una carretera española y hacerlo manteniendo esa velocidad de 90 km/h cuando una ligera presión sobre el acelerador nos permitiría adelantar en solo unos pocos segundos.

Como todos los modelos de Audi, tiene un selector de modos de conducción, en este caso con tres opciones, Efficiency, Normal y Dynamic. En el modo Efficiency el coche circula bastante limitado, no permite acelerones fuertes y su velocidad máxima está limitada a 140 km/h. Es el modo ideal para circular tranquilo y conservar la batería, Aunque si tenemos una necesidad, apretando a tope de acelerador se elimina ese límite. En los otros dos modos, el coche responde de una manera fulgurante ante la más mínima presión sobre el acelerador.

487 kilómetros

Hay que hablar de autonomía, un concepto clave en un vehículo como este, pensado para poder hacer desplazamientos más largos. La autonomía homologada del e-tron GT es de 487 km, mientras que en el RS se reduce hasta 472 km. Es la cifra homologada, pero depende mucho de cómo utilicemos el coche. Hay que tener en cuenta que el e-tron permite aceleraciones brutales, pero la homologación se hace sin esos acelerones y sin superar los 130 km/h. Por ello, si se hace una conducción un poco ligera, pero sin excesos, estaremos en torno a los 350 o 380 km como máximo.

La dependencia por ello del punto de recarga es clave en este modelo. Su batería de 93 kWh requiere de un potente punto de recarga, mínimo un wallbox de 11 kW. Con una instalación de este tipo, la recarga se realiza en 8 horas. Y a final de año estará disponible la opción de cargar con un wallbox hasta 22 kW con corriente alterna. Pero sin duda lo que marca la diferencia del Audi e-tron con sus rivales es el poder recargar las baterías con corriente continua hasta 270 kW. En este caso se recarga del 0 al 80% en solo 22 minutos, mientras que en cinco minutos se consigue carga suficiente para recorrer 100 km adicionales.

GT

Coches
El redactor recomienda