Al volante del Volkswagen ID.4, el todocamino eléctrico racional
  1. Motor
AUTONOMÍA DE HASTA 522 KM

Al volante del Volkswagen ID.4, el todocamino eléctrico racional

La versión First de lanzamiento tiene 204 caballos, propulsión trasera y la batería más grande de 77 kWh

placeholder Foto: Este es el nuevo ID.4, un todocamino eléctrico 10 cm más largo que el Volkswagen Tiguan.
Este es el nuevo ID.4, un todocamino eléctrico 10 cm más largo que el Volkswagen Tiguan.

Volkswagen lanza al mercado español el ID.4, el segundo modelo eléctrico de la familia ID con el que hemos podido hacer una primera toma de contacto por las carreteras del norte de Madrid. Es un coche más grande que el ID.3, de estilo todocamino, que se mueve muy bien tanto en ciudad como en carretera gracias a su potente mecánica y a su impresionante radio de giro. Un coche que parte de 35.500 euros de precio de lista pero que si incluimos el plan Moves, la campaña de financiación y la de lanzamiento parte de 25.500 euros.

Tras el ID,3, lanzado al mercado en 2020, ahora llega el segundo modelo eléctrico de la marca Volkswagen, el ID.4. Más grande que el ID.3, cuenta con una autonomía que puede llegar hasta los 520 km en el mejor de los casos. Es un coche muy importante para la marca alemana pero también lo es para el futuro de la movilidad. Representa un coche de gran volumen pensado para moverse básicamente por la ciudad pero que también circula con buena agilidad en carretera.

Sobre la misma base del ID.3, la plataforma MEB exclusiva para coches eléctricos, llega ahora este segundo modelo que ofrece una mayor amplitud interior. Para ello, crece en anchura y altura, pero sobre todo tiene 32 cm más de longitud. Mantiene su distancia entre ejes, pero el ID.4 incluye unos voladizos más grandes para ganar espacio interior.

placeholder El puesto de conducción resulta sencillo y es idéntico al del ID.3.
El puesto de conducción resulta sencillo y es idéntico al del ID.3.

Sin duda esa es una de las claves de este nuevo modelo, la gran sensación de espacio que destila desde el momento mismo de abrir la puerta y mirar hacia su interior. La parte delantera es idéntica a la del ID.3, con un puesto de conducción en el que destaca un cuadro central muy pequeño y una pantalla táctil en la consola central con la que gestionaremos todos los sistemas del vehículo.

Eso sí, para facilitar un poco la utilización de este sistema tecnológico, incorpora debajo de la pantalla cuatro botones de acceso rápido a las funciones más importantes, entre ellas los modos de conducción o la climatización. Y también se pueden gestionar algunas funciones mediante el control por voz, con la palabra clave "Hola ID". Con ello se gestiona la radio, el navegador, la climatización o el teléfono.

Foto: Foto: EC.

Lo que encontramos en el interior es una buena calidad, sin excesos, en un coche que busca ofrecer una alternativa real, de precio razonable, para aquellos clientes que ven la posibilidad de pasarse al eléctrico por sus circunstancias, por tener un punto de recarga accesible. La sensación de espacio es realmente buena tanto en las plazas delanteras como las traseras, con una buena cota de altura y muy buena en cuanto espacio para las piernas. Pero también es destacable que tiene un gran maletero, con 543 litros de capacidad.

Gama sencilla

Es importante analizar la gama que ofrece Volkswagen con su nuevo ID.4, una gama muy sencilla, Básicamente son tres opciones, una variante Pure de acceso, la versión Pro intermedia y como tope de gama el GTX, que llegará en junio y ofrecerá tracción a las cuatro ruedas y 300 caballos de potencia gracias al empleo de un segundo motor en el eje delantero. Está será una nueva saga como la del GTi o más recientemente los GTE combinando un motor de gasolina y otro eléctrico.

El acabado Pure está disponible con dos opciones de motor el básico de 149 caballos y una versión Performance de 170 caballos, pero siempre con la batería pequeña, de 52 kWh, lo que proporciona una autonomía de hasta 344 km. Estas variantes de batería pequeña se pueden cargar hasta 7,2 kW con corriente alterna y hasta 100 kW con corriente continua en un cargador de alta capacidad.

placeholder El Volkswagen ID.4 se mueve con agilidad en ciudad por su magnífica manejabilidad.
El Volkswagen ID.4 se mueve con agilidad en ciudad por su magnífica manejabilidad.

Por encima está la variante Pro de la que por el momento solo se ofrece una opción con el motor de 204 CV de potencia, que está combinado con la batería de 77 kWh. Esta configuración proporciona hasta 522 km de autonomía homologada WLTP y es la que hemos podido probar en este primer contacto.

Más adelante, en los próximos meses, llegará una variante tope de gama en la que sobre la misma base mecánica y la batería más capaz de 77 kWh se añade un segundo motor en el eje delantero para proporcionar la tracción a las cuatro ruedas. Esta variante GTX será además el principio de la familia de versiones de altas prestaciones y traccion 4x4 dentro de la familia ID de Volkswagen.

Nuestra toma de contacto la hemos podido hacer con el ID.4 First, una edición de lanzamiento que incluye un equipamiento más completo y que tiene un precio de 45.485 euros, nuevamente sin incluir los 10.000 euros de descuento a los que se puede llegar si nos apuntamos al plan Moves y tenemos un coche para reciclar.

Movilidad

Este ID.4 First asegura una solución de movilidad en todos los terrenos. Proporciona una gran agilidad de marcha tanto en carretera como en ciudad. Los 204 caballos de su motor eléctrico hacen que sea un magnífico coche de carretera con el que poder circular, exactamente igual que con un buen todocamino con motor térmico. Eso sí, como siempre que conducimos un coche eléctrico, hay que muy pendiente de la autonomía.

placeholder Tiene un gran maletero, 543 litros de capacidad con ls cinco plazas utilizables.
Tiene un gran maletero, 543 litros de capacidad con ls cinco plazas utilizables.

Este modelo incluye un selector de modos de conducción con tres opciones diferentes, eco normal y sport. Estas funciones trabajan exactamente igual que en las versiones con motor térmico y permiten ajustar todos los sistemas del vehículo a las necesidades de cada momento. He utilizado los tres modos en el recorrido de prueba y les diría que, salvo en algún caso concreto, lo ideal es utilizar el modo eco.

De esta manera tendremos un coche con menos potencia, pero es que 204 caballos de respuesta inmediata en un coche son muchos caballos. En este caso de circular en modo eco tendremos menos capacidad de aceleración, pero su agilidad es más que suficiente. Eso sí tenemos que tener en cuenta que circulando en este modo no podremos pasar de 130 km/h, algo por otra parte bastante razonable.

Pese a que es un coche compacto pero bastante grande, 4,58 metros de longitud, también se mueve muy bien en el tráfico urbano. Y es que a la entrega de par inmediata del motor de eléctrico trasero y a la libertad de movimientos que proporciona su etiqueta "0 emisiones" añade su impresionante radio de giro. Es un coche de 4,58 m., es decir 10 cm más que un Tiguan que podría ser su rival con motor térmico, pero la capacidad de giro y la maniobrabilidad es la de un Polo. Y eso hace que se mueva por la ciudad de una forma perfecta.

Este coche tiene muchas cosas interesantes que iremos desvelando próximamente en nuevas pruebas pero tiene algunas muy destacables como es que a partir de ahora el ID.4 y todos los modelos de la familia ID actualizarán su software automáticamente via internet cada tres meses. Es decir que cuando la marca haga una evolución del modelo mejorando, por ejemplo, el funcionamiento del ESP o la regeneración de energía o simplemente del navegador, en un plazo máximo de tres meses la tendremos incorporada en nuestro vehículo. Eso, que ya ofrece Tesla desde hace años, era algo impensable en el mundo de la automoción, donde se exigía pasar por el taller y pagar por cualquier renovación.

placeholder Puede recargar sus baterías hasta a 11 kW en corriente alterna y 125 kW en corriente continua.
Puede recargar sus baterías hasta a 11 kW en corriente alterna y 125 kW en corriente continua.

La conducción del ID.4 es idéntica a la del ID.3, solo que teniendo en cuenta que tenemos un coche más grande, más alto y algo más pesado. Pero es la misma filosofía de coche. No tiene un botón para arrancarlo sino que al acceder al coche llevando nuestra llave en el bolsillo la detecta. Cuando nos sentamos al volante solo tenemos que seleccionar si queremos avanzar hacia delante o hacia atrás y ya el coche está en marcha. Y lo mismo ocurre al terminar nuestro recorrido: solo hay que apretar el botón "P" en la misma palanca del cambio y el coche se apagara cuando salgamos.

Grandes inversiones

La apuesta de Volkswagen por la electrificación es brutal, el grupo invertirá 46.000 millones de euros hasta 2025, que en el caso de la marca Volkswagen se concreta en 16.000 millones de euros. Además de producir una familia completa de modelos 100 % eléctricos, pondrá en marcha seis gigafactorías de baterías en los próximos años en Europa. Desde 2023 estas baterías tendrán una celda unificada.

Con ello se busca una reducción del coste de un 50 % en el precio de las baterías en el caso de la gama media de coches, que será de un 30 % en los modelos premium. Igualmente está haciendo una gran inversión en el desarrollo de una red de recarga para coches eléctricos en España y en todo Europa. Un ambicioso proyecto que busca instalar 18.000 puntos de recarga rápida en todo el territorio europeo. El objetivo es acelerar en esta revolución imparable que es la electrificación del automóvil.

El futuro de la familia ID

En junio se pondrá a la venta el ID.4 GTX, con el que se pone en marcha una nueva división que englobará las versiones eléctricas de altas prestaciones y tracción 4x4. Para ello añade un segundo motor, con lo que supera los 300 caballos. Pero habrá muchas más novedades, el mes que viene se desvelará el ID5, una variante del ID.4, con dimensiones muy similares, pero con un techo en caída y un estilo coupé. Ayer se develó en China el siguiente modelo de la familia, el ID6, que es una versión más larga del ID.4, con siete plazas, en principio pensada solo para aquel mercado.

Habrá muchas más opciones, porque contar con una plataforma común como la MEB facilita su desarrollo y producción. Habrá una versión furgoneta, una berlina, un monovolumen, un modelo con carrocería familiar... y casi cualquier tipo de vehículo podrá ser un ID.

Pero Volkswagen ya trabaja en una plataforma MEB pequeña, la que emplearían modelos equivalentes al Seat Ibiza o al Seat Arona, que es fundamental para asegurar el futuro de las inversiones del Grupo Volkswagen en España con sus dos factorías de Martorell y Landaben, donde se podrían comenzar a fabricar estos modelos desde 2025, si todo sale bien. Serían los ID.1 e ID.2 y sus hermanos de Seat y Audi.      

Coches
El redactor recomienda