Todo lo que tienes que saber de los coches electrificados
  1. Motor
QUÉ ETIQUETAS TIENEN

Todo lo que tienes que saber de los coches electrificados

Desde los más sencillos mild hybrid a los Fuel Cell de hidrógeno enchufables pasando por eléctricos e híbridos

placeholder Foto: Los coches enchufables, ya sean eléctricos o híbridos cada vez se venden más.
Los coches enchufables, ya sean eléctricos o híbridos cada vez se venden más.

Cada día se presentan nuevos modelos eléctricos o electrificados de una u otra manera. Desde los modelos híbridos ligeros (mild hybrid) hasta los híbridos enchufables, los eléctricos, eléctricos de pila de combustible, eléctricos de autonomía extendida. Un amplio catálogo de tecnologías pero la pregunta que cabe hacerse es sabemos realmente qué es cada uno de ellos y, aún más importante, cuál interesa más para cada tipo de usuario. En esta información trataremos de solucionar alguna de estas cuestiones.

Sin duda la electrificación es la clave de la automoción en estos momentos, y cada día lo es más. Los estrictos límites de emisiones impuestos por la Unión Europea hacen que no se puedan conseguir esos valores con los clásicos motores diesel o de gasolina. Incluso aplicando las tecnologías más avanzadas para reducir dichas emisiones, estas no se pueden reducir hasta donde exige Europa. Y por ello hay que electrificar las mecánicas térmicas de siempre.

Dentro de este contexto el punto de partida es el híbrido ligero, lo que se denomina internacionalmente mild hybrid, o por sus siglas MH. Esta es la hibridación básica porque lo único que se hace con ella es optimizar la gestión del sistema eléctrico del vehículo. Para ello se potencia el motor de arranque y el alternador, que se convierte en una pieza única capaz de arrancar el motor de gasolina o de generar electricidad cuando levantamos el pie del acelerador. Y para guardar y utilizar esa energía se incorpora una batería adicional, que normalmente es de 48 V, pero que puede ser de cualquier valor.

Esto hace que cuando estamos circulando por una ciudad y levantamos el pie del acelerador antes de llegar al semáforo el motor de gasolina se apague antes y el coche sigue funcionando sin motor. Gracias a este sistema mild hybrid, en el momento que pisamos el acelerador el vehículo pone en marcha el motor y podemos seguir funcionando. Con ello se recorren unos cuantos metros con el motor apagado y se reducen el consumo y las emisiones.

El siguiente escalón en la electrificación es el híbrido, lo que en sus siglas se define como HEV. En este caso el concepto es que el vehículo lleva dos motores diferentes capaces de mover la ruedas del vehículo. Es decir que se puede mover solo con el motor de gasolina o solo con el motor eléctrico en algunas circunstancias. Incluso se puede mover con los dos motores funcionando al mismo tiempo para conseguir más aceleración. Es un sistema más complejo que el mild hybrid, requiere un motor eléctrico más potente e incorpora una batería con más capacidad.

Híbridos

Gracias al sistema híbrido un vehículo puede recorrer 1 o 2 km, aproximadamente, con el motor térmico apagado gracias a su motor eléctrico, siempre que la batería tenga suficiente capacidad almacenada. Con ello son vehículos más eficientes en su utilización urbana mientras que para circular por carretera también mejora la eficiencia del vehículo pero menos que en ciudad.

placeholder El Toyota Yaris híbrido acaba de ser elegido Coche del Año en Europa.
El Toyota Yaris híbrido acaba de ser elegido Coche del Año en Europa.

Toyota lleva más de 25 años apostando por esta tecnología, y de hecho la marca de lujo Lexus ofrece una gama completa de vehículos híbridos, incluso sus variantes de altas prestaciones o la berlina de súper lujo, el LS. Pero en los últimos años son muchos los fabricantes que ante la necesidad de reducir sus emisiones se han apuntado al carro de esta tecnología y la ofrecen en sus nuevas gamas de modelos.

Tanto las variantes mild hybrid MH como las híbridas HEV cuentan de momento con la etiqueta "eco" que les facilita numerosas ventajas a la hora de circular por la ciudad como la reducción del precio del parking en Madrid o la utilización de los carriles preferentes en algunas ciudades españolas.

Enchufables

Un escalón por encima encontramos las versiones enchufables a la corriente eléctrica. En este caso tenemos el híbrido enchufable (PHEV), como versión de acceso, capaz de recorrer en torno a unos 50 o 60 km en modo solo eléctrico y con el motor de gasolina apagado. Sin duda esta es la antesala del coche eléctrico puro porque ofrece una utilización diaria en modo cero emisiones.

Al mismo tiempo soluciona el problema fundamental de los coches eléctricos puros, que es el de su autonomía. Con un coche híbrido enchufable lo podemos usar en modo eléctrico, solo con su motor movido por la batería de iones de litio. mientras que cuando la batería se agota automáticamente se pone en marcha el motor de gasolina o diesel. Con ello, el coche sigue funcionando sin limitaciones de autonomía.

Básicamente, por lo que se refiere a su mecánica, la tecnología de un modelo híbrido enchufable es la misma que la de un híbrido. Es decir, tiene un motor de gasolina o diesel y un motor eléctrico que pueden funcionar los dos unidos o por separado cada uno de ellos para mover el vehículo.

placeholder Los híbridos enchufables o 'plug-in hybrid' incluyen una batería más grande.
Los híbridos enchufables o 'plug-in hybrid' incluyen una batería más grande.

La gran diferencia es que mientras que uno, el híbrido, tiene una batería de 1,5 kWh aproximadamente, en el caso del híbrido enchufable esta batería es mucho más grande y se sitúa en torno a los 13 kWh. Si los primeros pueden recorrer solo uno o dos km como mucho en modo eléctrico, con estos otros se puede recorrer en torno a 50 o 60 km, aunque Mercedes llega, con esta tecnología, hasta los 100 km en modo solo eléctrico.

Todos los vehículos híbridos son solo variantes previas a lo que es el futuro de la movilidad que es el coche 100 % eléctrico. Cada día hay más modelos eléctricos puros, que es lo que demanda la sociedad, aunque de momento los clientes son un poco reacios a comprar un coche eléctrico. Los modelos eléctricos solo llevan uno o dos motores eléctricos, uno delantero y otro trasero, y una batería más grande, capaz de ofrecer un mínimo de 200 km de autonomía para ser medianamente operativos.

Además de todas estas opciones ya operativas hay alguna opción alternativa. Por un lado encontramos el vehículo eléctrico de autonomía extendida. En este caso hablamos de un modelo que es solo eléctrico, que solo ese motor eléctrico mueve las ruedas, pero que incorpora un motor adicional de gasolina. Este último lo que hace es producir electricidad para recargar la batería cuando esta se agota.

Es una manera de conseguir eliminar el problema fundamental de los coches eléctricos que es que cuando se acaba la batería el coche se para y hay que llamar una grúa. En este caso, no es un coche cero emisiones en su utilización siempre, ya que cuando usamos ese motor de gasolina estamos emitiendo gases por el tubo de escape. pero también tendrían etiqueta "0 emisiones".

Hidrógeno

La última opción, al menos por el momento, es el coche eléctrico de pila de combustible o de una manera más sencilla, de hidrógeno. En este caso tenemos un vehículo eléctrico como tal que solo tiene uno o dos motores eléctricos capaces de mover el vehículo, pero que añade una pila de combustible para producir en el propio vehículo la electricidad necesaria para mover el coche.

La pila de combustible se encarga de realizar la reacción química entre el hidrógeno almacenado en los depósitos del vehículo con el oxígeno del aire y con ello producir agua y una gran cantidad de energía en forma de electricidad. Esta electricidad es la que se utiliza para mover el vehículo y también para todos los sistemas del mismo, la calefacción, el climatizador, el equipo de sonido, las luces y todo lo demás. Además, incorpora una batería para poder acumular el exceso de energía producido por la pila de combustible.

placeholder Desde 2030 Volvo solo venderá coches 100% eléctricos.
Desde 2030 Volvo solo venderá coches 100% eléctricos.

Una alternativa al coche de hidrógeno es que tenga también una batería más grande y sea un modelo enchufable. Es decir, que además de ser un coche eléctrico con pila de hidrógeno incorpora una batería más grande y capaz, que podemos recargar enchufando a un punto de recarga, ya sea de casa o de carga rápida.

Con eso se soluciona el problema que tiene la pila de combustible, que exige un funcionamiento continuo. También requiere bastante tiempo una vez parada para su limpieza, antes de poder volver a encenderse. De esta manera, gracias a esta gran batería de al menos 15 kWh, le proporciona una mayor eficiencia. De momento, solo hay un vehículo que incorpore esta tecnología que es el Mercedes GLC Fuel Cell. Todos los vehículos de hidrógeno tienen etiqueta "0 emisiones".

Y por si todo esto fuera poco todavía queda una tecnología más que aún no está disponible pero que llegará a lo largo del año, la que incorporará el nuevo Nissan Qashqai. Se trata de lo que la marca japonesa denomina e-Power. Un sistema que se basa en un coche de conducción eléctrica, porque solo tiene un motor eléctrico unido a sus ruedas. Pero que solo tiene una pequeña batería, similar a la de un híbrido.

Otras técnicas

En lugar de una gran batería, de 50 kWh o más, cuenta con un eficiente motor de gasolina capaz de generar la energía necesaria para mover el vehículo y para todos los sistemas eléctricos del vehículo. Este sistema, técnicamente, hay que definirlo como un híbrido, con un motor eléctrico y otro de gasolina, aunque este último no llegue a mover nunca las ruedas. Y por ello tendrá etiqueta "eco".

Foto: El nuevo Nissan Qashqai ultima su desarrollo antes de su lanzamiento en abril.

Son muchas tecnologías muy diferentes y es difícil hacer un análisis muy rápido sobre a quién le interesa más uno u otro. En principio, se puede decir que los coches eléctricos de batería son los ideales para una utilización urbana y periurbana. Para todo tipo de utilizaciones, ciudad y carretera combinados, la mejor alternativa en principio es la del híbrido o híbrido enchufable, dependiendo de si hay más o menos uso en carretera. Y la opción definitiva para hacer grandes viajes por carretera, ya sea en berlinas como sobre todo en vehículos de transporte, la mejor opción es la del vehículo de hidrógeno.

Todo esto es simplemente teoría, porque todo depende de la infraestructura que tengamos en nuestro entorno. Si no tenemos la opción de recarga eléctrica en un enchufe propio no tiene sentido optar por un eléctrico o un híbrido enchufable, Y el tema del hidrógeno es una solución con vistas al futuro, porque de momento solo hay una hidrogenera en España capaz de suministrar hidrógeno a 700 bares de presión y es de uso semiprivado...

Coches
El redactor recomienda