Híbrido, eléctrico o de combustión: qué motor elegir según tu día a día
  1. Motor
tecnología skyactiv de mazda

Híbrido, eléctrico o de combustión: qué motor elegir según tu día a día

¿Urbanita, trayectos largos por carretera o una mezcla de ambos? Mazda ha mejorado la eficiencia de todos sus motores para adaptarse a cualquier hábito de conducción

placeholder Foto: Mazda CX-5. (Cortesía)
Mazda CX-5. (Cortesía)

En un momento en el que elegir el motor de un coche va más allá de la tradicional pregunta '¿diésel o gasolina?', los fabricantes de automóviles han incorporado diferentes opciones adaptadas al uso diario de cada conductor, ya sea en entornos más urbanos o trayectos largos por carretera.

En este amplio camino, los motores Skyactiv que ofrece la marca japonesa Mazda (combustión y eléctricos) se adaptan a los diferentes estilos de vida de cada uno, con un par de características en común: la eficiencia y la reducción de consumo. A continuación, desgranamos las particularidades de cada motor y en qué modelos están presentes, centrándonos en su gama de todocaminos -el CX-3, el CX-30, el CX-5 y el MX-30-.

Skyactiv-X: kilómetros sin importar el terreno

El departamento de investigación de los de Hiroshima ideó una técnica que es capaz de utilizar mezclas de combustible y aire con muy baja cantidad de gasolina (que no funcionarían en motores convencionales) que permite mantener la potencia, pero reduciendo de manera considerable el consumo. De este modo, los motores Skyactiv-X son capaces de reducir las emisiones (96 gramos por kilómetro de CO2 por kilómetro), lo que le permite ostentar la pegatina ECO. Están montados en los Mazda3 y Mazda CX-30 y son capaces de ofrecer hasta 180 caballos, con un consumo de 5,9 litros a los 100. En definitiva, unen lo mejor de la gasolina y el diésel: eficiencia, par motor y rápida respuesta. Este tipo de propulsor es ideal para aquellos que se mueven en coche cada día sin importar el terreno.

placeholder Los propulsores Skyactiv-X combinan las prestaciones de los motores de gasolina, diésel y eléctricos. (Cortesía)
Los propulsores Skyactiv-X combinan las prestaciones de los motores de gasolina, diésel y eléctricos. (Cortesía)

Este propulsor también incluye la hibridación Mazda M-Hybrid: un motor eléctrico que, a diferencia de otros híbridos, no se utiliza para mover el coche a bajas velocidades, sino a la inversa; cuando circula por carretera para ayudar a que los cambios de marcha sean más eficientes mientras se reduce el consumo. También alimenta los sistemas eléctricos del coche cuando este se encuentra detenido, así como suaviza los arranques del motor del sistema de parada i-Stop.

e-Skyactiv: para los más urbanitas

Las baterías de iones de litio combinadas con un motor eléctrico permiten una autonomía de 265 kilómetros, muy por encima de los 48 de media que hacen los conductores europeos al día, según un estudio efectuado por Ipsos Mori. Este motor además genera 145 caballos de potencia, lo que permite una conducción dinámica. Por el momento, la tecnología e-Skyactiv solo está disponible en el Mazda MX-30. El primer vehículo eléctrico de la compañía ha llevado la apuesta por la sostenibilidad desde el mismo planteamiento de fabricación hasta el interior del vehículo, ya que algunos de sus componentes se han elaborado con materiales sostenibles como corcho natural o fibras procedentes de botellas recicladas. El propulsor eléctrico es, por tanto, perfecto para los conductores urbanitas que realizan kilómetros en ciudad.

placeholder El nuevo Mazda MX-30 dispone de una versión única de la familia Skyactiv, el primer eléctrico de los nipones. (Cortesía)
El nuevo Mazda MX-30 dispone de una versión única de la familia Skyactiv, el primer eléctrico de los nipones. (Cortesía)

Skyactiv-G y -D: trayectos por carretera

Los motores Skyactiv-G se encuentran presentes en la gama SUV impulsados por combustibles. Así el CX-3 y el CX-5 ofrecen un propulsor de dos litros capaz de desplegar 121 caballos y 165 caballos de potencia, respectivamente. En ambos modelos el motor es capaz de monitorizar el gasto energético y determinar si no estamos haciendo un uso intensivo del mismo, como cuando conducimos a velocidad constante por un terreno llano. En ese momento, el motor apaga dos cilindros de manera que se reduce la necesidad de combustible mientras se rebaja el consumo hasta un 14%. De este modo, aumenta la eficiencia, al mismo tiempo que se reduce el consumo.

Por su parte, el CX-30 también cuenta con un motor gasolina dos litros con 122 caballos, con un consumo de 6,2 litros a los 100. Asimismo, la opción gasolina del SUV coupé de los nipones dispone de la hibridación Mazda M Hybrid, que como ocurre en el motor Skyactiv-X, combina la combustión con la energía eléctrica. Esta tecnología solo está disponible por el momento en este todocamino y en el Mazda3. Al disponer de etiqueta ECO, esta alternativa híbrida te interesa si además de trayectos por carretera, circulas de forma frecuente por la ciudad.

placeholder El Mazda CX-30 incorpora todos los motores de combustión que ofrece el fabricante nipón. (Cortesía)
El Mazda CX-30 incorpora todos los motores de combustión que ofrece el fabricante nipón. (Cortesía)

Por otro lado, la variante diésel, el Skyactiv-D, actualmente se encuentra solo presente en el Mazda CX-30, en versiones manual y automática de 1,8 litros con un consumo entre 5,1 y 6,1 litros a los 100 en función de la transmisión. Este tipo de motor ofrece unos consumos más ajustados que el resto de la gama. Lo hace, además, apostando por una conducción con un par de revoluciones muy alta y una rápida respuesta en cuanto se pisa el acelerador.

De este modo, tanto los gasolina como los diésel del fabricante japonés son una buena alternativa si viajas frecuentemente por carretera, aunque si realizas más de 20.000 kilómetros al año o trayectos con mucha carga, te interesará más el Skyactiv-D.

Tecnología Diésel Gasóleo ECBrands
El redactor recomienda