Solitario, invisible y sobre el mar: así es el camino más peligroso del mundo
  1. Motor
THE BROOMWAY

Solitario, invisible y sobre el mar: así es el camino más peligroso del mundo

¿Se imaginan que existiera un camino de casi 10 kilómetros que solo se puede transitar durante un par de horas al mes? En un siglo, se ha cobrado más de 100 víctimas

placeholder Foto: The Broomway, el camino más peligroso del mundo. (CC/Wikimedia Commons)
The Broomway, el camino más peligroso del mundo. (CC/Wikimedia Commons)

Quizás te has preguntado alguna vez cuál es el camino más peligroso del mundo. Evidentemente, en el planeta existen muchos senderos de extrema dificultad, que pueden comprometer nuestra vida si damos un paso en falso, y muchas veces es debido a las complicadas pendientes, desniveles o caídas a lo que tenemos que enfrentarnos para superar determinadas distancias. Sin embargo, existe lo que parece un apacible paseo por la costa marina que está considerado como uno de los lugares más peligrosos del planeta, pues se ha cobrado más de 100 muertes un poco más de un siglo: se trata de The Broomway.

Ubicado en la playa de Maplin Sands, frente a las costas de Essex, Inglaterra, se trata de una ruta de 9,7 kilómetros de distancia que consigue comunicar la superficie continental, concretamente la población de Great Wakering, con la isla Foulness. De hecho, hasta el año 1922, que se construyó un puente para acceder hasta ese lugar, era la única vía de comunicación existente, por lo que todo el mundo debía de pasar para conseguir llegar. Ahora, la situación ha cambiado y se han convertido en terrenos militares, aunque muchos aventureros tratan de seguir realizando esta ruta. ¿Cuál es el problema? Hay un margen mínimo para recorrer el camino con éxito.

Foto: El Storseisundet Bridge, una zona unica de Noruega. (CC/Wikimedia Commons)

Para conseguir llegar a la isla Foulness hay que seguir estrictamente un camino, que a día de hoy se sigue desconociendo si es artificial o si se formó de manera natural. Lo cierto es que tienes que atravesar el mar, por lo que solo se puede cruzar con marea baja. No está asfaltado ni adoquinado, y la única guía que nos permite seguir el camino sin perdernos son una serie de estacas clavadas a ambos lados del sendero, que debemos de seguir a pies juntillas si no queremos tener un descuido mortal. Recorrer los casi 10 kilómetros de distancia nos llevará aproximadamente tres horas y cualquier error puede tener consecuencias funestas.

El más mínimo desvío en la ruta dará lugar a que equivoquemos nuestro camino y, con ello, vayamos a parar a un punto indeterminado que no es la isla Foulness; cuando vuelva la marea alta, nos encontraremos perdidos en mitad del camino y sin posibilidad ni de llegar a destino ni de retroceder a tiempo, pues el agua habrá cortado nuestra escapatoria. Pero también puede ocurrir que el viento genere una serie de nubes con la arena circundante o que el agua se convierta en pequeños remolinos que nos oculten las estacas que delimitan el camino y que nos perdamos con gran facilidad. Por eso, es recomendable realizar el camino con un guía experto.

Pero, además, entra en juego la tristemente célebre confianza humana, pues muchas personas creen que van a ser capaces de recorrer esos casi 10 kilómetros en un tiempo inferior a tres horas, lanzándose a la aventura cuando ven el camino despejado… algo que termina de manera habitual en un desenlace fatal, pues no se consigue alcanzar el destino y la marea terminará por arrastrarnos. De hecho, los expertos calculan que en poco más de un siglo han muerto más de 100 personas, de las que solo se han recuperado 66 cadáveres, que están enterrados en el cementerio Little Foulness. El resto fueron arrastrados por la marea y nunca se han recuperado.

Pero también es importante recordar que buena parte del sendero de The Broomway está ubicado, actualmente, en terrenos que forman parte de la propiedad del ministerio de Defensa, por lo que no podremos cruzarlos si una petición expresa, por lo que, a aquellos aventureros que no tengan un permiso previo para realizar la travesía, se les recomienda que no la lleven a cabo. De hecho, es más que probable que nunca se reciba ese salvoconducto, algo que solo una serie de guías tienen, pues conocen perfectamente la zona y los momentos exactos en los que debe y puede cruzar sobre el lecho del mar.

Por esa razón es considerado como el camino más peligroso del mundo. Sin duda, el principal problema radica en que es un sendero muy largo, solitario, invisible en muchas partes y, especialmente, que transita sobre el lecho marino, por lo que hay que controlar las mareas para saber exactamente cuándo es accesible. Son solo 9,7 kilómetros, pero se pueden convertir en una de las mayores pesadillas de los aventureros: un paseo que se ha cobrado más de 100 víctimas y que esconde muchas más dificultades de las que, 'a priori', se podría pensar.

Reino Unido
El redactor recomienda