¿Miedo a conducir con hielo? La DGT te ofrece los cuatro trucos básicos
  1. Motor
hay que extremar las precauciones

¿Miedo a conducir con hielo? La DGT te ofrece los cuatro trucos básicos

Tras las nevadas de los últimos días, la bajada de las temperaturas han dado lugar a que el hielo haga acto de presencia en las carreteras, un peligro para el que debemos estar listos

placeholder Foto: Los trucos de la DGT para conducir con hielo. (EFE)
Los trucos de la DGT para conducir con hielo. (EFE)

La llegada de la borrasca Filomena a España ha provocado que nuestro país se haya visto sumido en el caos, en buena parte por culpa de las nevadas y las bajas temperaturas que se han producido en los días posteriores. Esta situación ha generado que esa nieve inicial se haya convertido en placas de hielo que complican la circulación por nuestras carreteras, tanto a nivel particular como para aquellos transportes básicos que deben de abastecer supermercados.España no es un país que esté demasiado acostumbrado al hielo y, por esa razón, es necesario saber qué hacer en caso de encontrarnos una placa mientras conducimos.

Precisamente por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha dado a conocer tanto en su página web como en la redes sociales una serie de conceptos básicos a seguir en caso de encontrarnos con una placa de hielo mientras conducimos. Evidentemente, el principal problema al que nos enfrentamos es que, en muchos casos, son invisibles a nuestros ojos y no podemos distinguirlas. El problema está en que, cuando tomamos una de estas placas, podemos perder el control del vehículo y, muchas veces de manera instintiva, tomamos decisiones al volante que pueden convertirse en un accidente.

Foto: Las principales carreteras afectadas por el temporal. (EC)

Cuando existen condiciones de hielo en la carretera es bastante habitual que, de repente, veamos cómo el coche no responde a los comandos que le estamos indicando y el miedo a sufrir un accidente al perder el control del vehículo termina haciendo que, en realidad, agravemos la situación. Por esa razón, la DGT aboga por, en todo momento y bajo toda circunstancia, mantener la calma.

Tráfico insiste en la necesidad de ser prudentes y seguir cuatro pasos básicos para evitar tener un problema grave mientras conducimos. Son los siguientes:

- En primer lugar, en el momento en el que seamos conscientes de que hemos cogido una placa de hielo es fundamental levantar el pie del acelerador.

- A continuación, es igualmente importante que en ningún momento toquemos el freno. No se debe hacer hasta que volvamos a ser conscientes de que el coche tiene adherencia.

- De igual manera, no hay que tratar de rectificar la dirección de nuestro volante. Tratar de hacerlo antes de que el coche vuelva a tener tracción solo puede empeorar la situación.

- Por último, una vez hayamos conseguido abandonar la placa de hielo, tenemos que tratar, en primer lugar, de colocar la ruedas rectas y, una vez hecho, corregir nuestra trayectoria para evitar problemas.

Si hemos sido capaces de seguir estos pasos manteniendo la calma, con casi total seguridad habremos superado un momento crítico, pues habremos salido de una placa de hielo después de haber perdido momentáneamente el control del vehículo, volviendo a retomarlo solo unos metros más tarde. Evidentemente, sobre el papel es muy sencillo, pero en la práctica la tensión, el nerviosismo y nuestro instinto pueden llevarnos a cometer algún error.

Por ello, además de seguir esos pasos, lo recomendable es prudencia: si tenemos dudas, lo ideal es no coger el coche hasta que estemos seguros de que podemos hacerlo en condiciones de seguridad y, en caso de extrema necesidad, hacerlo con una velocidad adecuada a la vida y lo más moderada posible. El hielo siempre es un enemigo peligroso para la conducción.

Dirección General de Tráfico (DGT) Hielo Trucos Tráfico
El redactor recomienda