Seat quiere acelerar sus planes de electrificación y digitalización
  1. Motor
CON LOS FONDOS EUROPEOS

Seat quiere acelerar sus planes de electrificación y digitalización

El primer modelo eléctrico fabricado en Martorell saldrá en 2024 con unas dimensiones similares a las del Ibiza

placeholder Foto: La gama completa de Seat que ya ofrece algunas versiones híbridas enchufables.
La gama completa de Seat que ya ofrece algunas versiones híbridas enchufables.

La electrificación del automóvil en España está un poco más cerca si finalmente se consiguen sacar adelante los proyectos presentados por Seat para optar al Fondo Europeo para la Recuperación del Covid-19. La participación de la marca española, integrada en el grupo Volkswagen, se enfoca junto a otras compañías españolas importantes, como Iberdrola o Telefónica, con el objetivo de impulsar la llegada del coche eléctrico y la digitalización del automóvil en España.

Este uno de los objetivos clave que buscan estos fondos europeos, una apuesta de futuro por una sociedad más limpia, con energías renovables y con un mayor grado de digitalización. Seat no solo busca lanzar antes sus vehículos eléctricos, sino también reforzar un sector industrial que ha posicionado a España como segundo fabricante europeo de automóviles. Y es que ahora este pilar de la economía española afronta una situación delicada porque a los nuevos retos, la electrificación, la conectividad o la conducción autónoma se une la dificil situación creada por la pandemia.

Nada menos que 10 proyectos diferentes son los que Seat ha presentado para obtener fondos europeos por valor de miles de millones de euros, centrados en la electrificación. Sin duda una de las claves será ese primer vehículo eléctrico fabricado en la planta de Martorell que llegará al mercado en el año 2024. Es mucho más que un coche, es el futuro de la movilidad y permitirá asegurar el futuro industrial de la marca. Será un coche eléctrico en torno a los cuatro metros de longitud. Es decir, el equivalente al Ibiza actual, pero al no llevar un vano motor tan pronunciado podrá ser más pequeño, sin renunciar a una buena habitabilidad interior. Y, según explica Marcos Lamelas desde Barcelona, costará menos de 20.000 euros como precio de partida.

Plataformas

El grupo Volkswagen tiene una ventaja competitiva en la carrera por el coche eléctrico que se llama MEB. Tras esta denominación se esconde la plataforma modular eléctrica desarrollada por el consorcio alemán para vehículos compactos. Es la base de dos vehículos importantes que ya están en producción, como son los ID.3 e ID.4. Pero será la base de muchos más coches de Volkswagen, del Cupra el-Born, el Audi Q4, el Skoda Enyaq y muchos otros más que irán llegando en los próximos meses y años. Y también la van a utilizar otros grupos de automoción, como la multinacional Ford.

placeholder Wayne Griffiths, recientemente nombrado presidente de Seat.
Wayne Griffiths, recientemente nombrado presidente de Seat.

Hablando de coches con motor térmico, Volkswagen tiene una plataforma para sus coches compactos como es la MQB, que se estrenó en el Golf de séptima generación. Desde entonces, la emplean modelos como el Audi A3, Golf, Seat León, entre otros. O también los todocamino compactos, el Volkswagen Tiguan, el Seat Ateca o los Karoq y Kodiaq de Skoda, además del Audi Q3, o incluso berlinas como el Passat.

También tiene una variante de esta misma plataforma, más pequeña y perfectamente diferenciada, que es la MQB-A0. En ella se basan todos los modelos del segmento B del grupo alemán. Esta plataforma pequeña la estrenó el Seat Ibiza dentro del grupo pero en este momento la utilizan también Volkswagen Polo, Audi A1 o Skoda Fabia. Y también es la base de los modelos todocamino pequeños, los Seat Arona, Volkswagen T-Cross o Skoda Kamiq.

Foto: Dinamismo en ciudad del Seat León eHybrid con su motor eléctrico y en carretera con sus 204 CV de potencia.

Pues bien, dentro de la nueva era de la electrificación, el grupo Volkswagen seguirá empleando dos plataformas diferentes en función del tamaño del coche. La plataforma MEB es la ya conocida del ID.3, pero a ella se unirá la nueva MEB-A0. Esta plataforma, que está en desarrollo, será la base de los modelos pequeños y sus variantes todocamino con mecánica 100 % eléctrica.

Conviene recordar que las dos plantas españolas del grupo Volkswagen están especializadas en la plataforma pequeña, la MQB-A0. En Martorell se fabrican Seat Ibiza, Seat Arona y también el Audi A1, mientras que en la planta de Volkswagen en Navarra se producen los Volkswagen Polo y T-Cross. Todos ellos basados en la MQB-A0.En la planta barcelonesa también se producen el Seat León y el Cupra León, con la plataforma grande.

Seat está participando en el desarrollo de esta nueva plataforma pequeña eléctrica, junto con el resto del grupo Volkswagen. Es la que llevará el modelo eléctrico que se empezará a fabricar en Martorell en 2024 y que será el primer vehículo 100 % eléctrico fabricado en Barcelona. En la actualidad, Seat ya ofrece el Mii electric, que se fabrica en República Checa junto al Skoda Citigo, mientras que el Cupra el-Born, su próximo coche eléctrico, se fabricará en la planta alemana de Zwickau, que fue la que inició la producción del ID.3.

placeholder En julio pasado la marca española anunció su plan de inversiones, dotado con 5.000 millones de euros hasta 2025.
En julio pasado la marca española anunció su plan de inversiones, dotado con 5.000 millones de euros hasta 2025.

Seat ya había previsto una inversión de 5.000 millones de euros para el desarrollo de sus planes de electrificación. La posible llegada de estos fondos europeos permitirá un mayor despliegue de los diferentes proyectos . También se trabaja en la puesta en marcha de una factoría para la producción de baterías en territorio español. Es un tema clave, no solo para Seat sino para todo el entramado industrial español. Esta planta se surtiría de los importantes yacimientos de litio descubiertos en Extremadura. Esta planta de baterías de Seat podría instalarse en la antigua fábrica de Seat en Zona Franca, donde en la actualidad se producen cajas de cambio y que con la llegada de los nuevos modelos eléctricos serán cada día menos necesarias.

El pasado mes de julio, Seat ya anunció este ambicioso plan de inversiones hasta 2025. Una inversión destinada a nuevos proyectos de I+D para el desarrollo de vehículos en su Centro Técnico, en particular para electrificar la gama. Igualmente se emplearán en equipos e instalaciones de las plantas de Martorell, Barcelona y Componentes.

El objetivo entonces era desarrollar nuevos modelos y asumir la producción de nuevos proyectos para asegurar el empleo e impulsar el futuro de la compañía. Entonces, en julio pasado, se anunciaba que el primer coche eléctrico saldría de la planta de Martorell en 2025, pero de concretarse los fondos europeos para Seat, el lanzamiento comercial de este nuevo modelo eléctrico podría adelantarse a 2024, para lo que su producción debería iniciarse antes de finalizar el 2023.

Coches
El redactor recomienda