Triumph Tiger 900 GT Pro, la trail intermedia más equilibrada del mercado
  1. Motor
NUEVO MOTOR 900, ACIERTO PLENO

Triumph Tiger 900 GT Pro, la trail intermedia más equilibrada del mercado

¿Qué tiene la Triumph Tiger 900 que la hace tan especial? Mantiene la esencia de sus hermanas, pero el nuevo motor le da un carácter tan suave que no parece un tricilíndrico

Foto: Cualquiera que sea el uso al que destinemos la Triumph Tiger 900, disfrutaremos con ella.
Cualquiera que sea el uso al que destinemos la Triumph Tiger 900, disfrutaremos con ella.

Triumph tiene en el mercado otros dos modelos Tiger, la 800 y la 1200, y con la llegada del nuevo motor de 900 cc completa su gama. Puede parecer a simple vista que la Tiger 900 es una prolongación de su hermana menor, con algo más de cilindrada, pero no se trata de eso, sino de una moto completamente diferente, por su carácter y comportamiento. Esta nueva moto tiene cinco versiones diferentes: 900 base, 900 Rally, 900 Rally Pro, 900 GT, y 900 GT Pro, que es la versión que probamos hoy, una moto con 95 CV de potencia a 8.750 rpm, con un par motor de 87 Nm a 7.250 rpm, que son las cifras en las que se mueven en el segmento de las denominadas trail medias.

Triumph siempre ha sido fiel a su concepto de motor tricilíndrico, caracterizado por una respuesta lineal y una entrega de potencia rotunda a medio y alto régimen, pero cuando la marca británica creó la Tiger 900 quiso darle un nuevo perfil, buscando una respuesta diferente. Este motor, con el cigüeñal calado a 270º, no parece un tricilíndrico. Cuando aceleras desde cero, la extraordinaria suavidad de su respuesta desde bajas revoluciones hace que parezca un motor V2 más que un tres cilindros.

Pero el motor de la Tiger 900 funciona de un modo mucho más suave y silencioso que un bicilíndrico, y sigue emitiendo el agudo silbido habitual de las motos británicas. Quizás, el único "pero" que le encontramos es que este nuevo carácter trae consigo un aumento de las vibraciones a alto régimen, pero que en ningún caso repercute en la conducción ni en el confort en marcha.

placeholder La pantalla TFT de 7 pulgadas ofrece una clara lectura y mucha información.
La pantalla TFT de 7 pulgadas ofrece una clara lectura y mucha información.

Además, con su peso contenido, declara 198 kilos en seco (con un depósito de combustible de 20 litros), y la altura de asiento ajustable (810 u 830 mm) permiten sentirse cómodo y seguro encima de ella, y no da la sensación de volumen que a veces confieren las trail. Se siente ligera y manejable, y tanto su motor como su equipamiento, tanto en la parte ciclo como en la avanzada electrónica que disfruta, hacen de la Tiger 900 una moto realmente agradable.

Al detalle

La Triumph Tiger 900 dispone de tantas versiones y tantos ajustes en cada una de ellas que prácticamente se puede realizar una moto a la medida exacta de tus necesidades, sin olvidarnos del amplísimo catálogo de accesorios y complementos para terminar de personalizar tu moto.

Sobre el motor, poco más que añadir, aunque hay que recordar que cumple con la normativa Euro 5 (119 g/km), pero cabe destacar el elevado paquete tecnológico que esta moto equipa de serie, con una centralita electrónica y una plataforma inercial, además de un sistema de conectividad “My Triumph” instalado de serie, que permite recibir llamada, comunicarte con tu acompañante, utilizar navegador, etc. Dispone de cinco modos de conducción (Rain, Road, Sport, Off-Road, y Rider, que es configurable), con diferentes niveles de ajuste tanto en el control de tracción, como el ABS, e incluso en el modo Off-Road dispone de un sistema anticalado de motor.También se puede instalar un kit homologado de limitación para el permiso A2.

placeholder Las luces antiniebla delanteras son un accesorio opcional.
Las luces antiniebla delanteras son un accesorio opcional.

El chasis es completamente nuevo. Es un bastidor modular con subchasis atornillado. Las suspensiones de esta versión son Marzocchi, con ajuste manual de compresión y precarga, mientras que el amortiguador trasero tiene ajuste electrónico, que se controla fácilmente y se puede regular en marcha desde el joystick de la piña izquierda del manillar, con una clara y rápida lectura en la amplia pantalla TFT de 7 pulgadas del tablero de instrumentación, donde se ofrece una completa información de todos los elementos de la moto, modos, ajustes, incluso presión de los neumáticos y demás, en cuatro apariencias distintas. El menú es muy intuitivo y resulta muy sencillo moverse a través de él. Puede que la única pega es el indicador de rpm, en un gráfico con apariencia de mariposa y duplicado, con lo que su lectura es un poco confusa, no sabes a cuál de las dos escalas mirar… Pero es un detalle menor.

En marcha

Desde el primer toque de gas se percibe la suavidad del nuevo propulsor, que sale limpiamente desde abajo y sin traqueteos. El tacto es excelente, y la posición de conducción es muy cómoda. La verdad es que el nivel de equipamiento de la Tiger 900 es muy elevado, y se agradece en estos días previos al invierno en los que hemos podido probarla, con mañana de mucha niebla y bruma. Los puños y el asiento calefactables han hecho nuestras salidas muy llevaderas.

El motor acelera con contundencia pero sin brusquedades. Equipa quickshifter, que opera en todas las marchas, permite subir y bajar marchas sin embrague, y funciona de forma excelente, no hay tirones ni traqueteos. Solo a alto régimen es cuando se notan las vibraciones de las que hablábamos al principio, pero no restan confort a la conducción.

Ofrece una buena protección gracias a su pantalla regulable de forma manual, y la aerodinámica está muy bien conseguida porque no hay deriva de flujos de aire en el cuello o los hombros. Se viaja con una posición muy confortable, y la suspensión electrónica ayuda a ajustar el amortiguador tanto a las necesidades de carga, como a tu estilo de conducción, algo que puedes regular cómodamente en marcha, lo que te permite adaptar la suspensión al firme que pisas, de la alfombra de una autopista al terreno roto de las carreteras de tercer orden, o las pistas forestales, siempre con precaución, claro.

placeholder El baúl trasero tiene una gran capacidad de carga y se fija en el soporte con facilidad.
El baúl trasero tiene una gran capacidad de carga y se fija en el soporte con facilidad.

La llanta delantera de 19” permite que su comportamiento en carretera sea excelente. En la versión Rally, para aquellos que se salgan con frecuencia de “lo negro”, la llanta es de radios, de 21”, más acorde con ese uso. La Tiger 900 frena muy bien, es eficaz, y las pinzas Brembo Stylema de anclaje radial muerden con determinación. Es un equipamiento de primer nivel, y el ABS, que actúa en curva, obliga a ser firme al sujetar la moto si frenamos muy dentro de la curva, pero su rendimiento es excelente.

A pesar de sus elevadas prestaciones, no es una moto que consuma demasiado. Nuestro consumo medio durante la prueba (ciudad, carretera, autopista, casi en proporciones similares), ha sido de 5,65 l/100 km. A velocidad de crucero legal (120 km/h), el indicador de consumo nos daba un gasto de gasolina mantenido por debajo de los 4,5 litros. En un viaje, acompañados y con equipaje, será más elevado, pero con 20 litros de depósito tenemos asegurada una autonomía mínima de 350 km, que es un detalle a tener en cuenta.

Cabe destacar de la Triumph Tiger 900 GT Pro su precio, 14.900 euros –el modelo base cuesta 12.950 euros-, que resulta verdaderamente competitivo teniendo en cuenta el nivel de equipamiento que podemos disfrutar. Luego siempre hay opción de contar con más accesorios, como baúl o maletas, y diversas mejoras para terminar de poner la moto a nuestro gusto, pero como punto de partida esta Tiger 900 es, sin duda alguna, una de las mejores referencias del segmento trail.

Ficha Triumph Tiger 900 GT Pro

Ficha técnica

Motor: Tres cilindros en línea, refrigeración líquida, DOHC, 12 V.

Cilindrada: 888 cc.

Diámetro x carrera: 78 x 61,9 mm.

Compresión: 11,27:1.

Potencia: 95 CV a 8.750 rpm.

Par motor: 87 Nm a 7.250 rpm.

Admisión: Inyección electrónica.

Chasis: Bastidor de acero con basculante en aleación de aluminio.

Suspensión delantera: Horquilla invertida Marzocchi de 45 mm, 180 mm de recorrido.

Suspensión trasera: Monoamortiguador Marzocchi de ajuste electrónica, 170 mm de recorrido.

Frenos: Dos discos delanteros de 320 mm, pinzas Brembo Sislema de anclaje radial. Freno trasero de un disco de 255 mm. ABS operativo en curva.

Neumáticos: 100-90/19 delante, 150-70/17 detrás.

Capacidad de depósito: 20 litros.

Altura de asiento: 810-830 mm.

Distancia entre ejes: 1.556 mm.

Peso en seco: 198 kg.

Precio: desde 12.950 euros.

Tecnología
El redactor recomienda