Si viajas en Navidad, atento a las restricciones y también a los radares de la DGT
  1. Motor
Cuidado en la carretera

Si viajas en Navidad, atento a las restricciones y también a los radares de la DGT

Existen diferentes tipos de radares que la DGT distribuye a lo largo del mapa del país para cazar infracciones como el exceso de velocidad o el uso del teléfono móvil

placeholder Foto: Tráfico a la salida de MAdrid. (EFE)
Tráfico a la salida de MAdrid. (EFE)

Las Navidades volverán a ser, a pesar del covid-19, una fecha familiar de reuniones y mucho tráfico en las carreteras. Las Comunidades Autónomas permanecerán cerradas durante este periodo festivo, pero esto tiene excepciones, ya que serán las propias autonomías las que implanten medidas específicas para permitir el paso. Aunque se desconozca todavía qué días elegirá cada Comunidad, se permitirá viajar entre una y otra para ver a “allegados y familiares”, según el plan aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Todas las comunidades estarán perimetradas entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, a excepción de Baleares y Canarias, esto puede suponer un reputen del tráfico en diversas fechas. Mientras la DGT prepara todavía su campaña navideña te recordamos los diferentes sistemas de radares que se utilizarán para cazar a aquellos que quieran ir más rápido de la cuenta. Aunque en los últimos años la tendencia señala al uso del teléfono móvil como principal distracción a la hora de ganarse una multa, el exceso de velocidad sigue siendo una de las multas más habituales.

placeholder Radar de la DGT.
Radar de la DGT.


Radar fijo

El radar fijo es el que más veces hemos visto en carretera, sobre todo porque, como su propio nombre indica, está siempre en el mismo punto. Un cinemómetro estático mide la velocidad a la que circulamos para comprobar si se adecúa a los límites establecidos de la vía y que son avisados a través de carteles informativos o señales.

Radar móvil

El funcionamiento es similar al anterior, pero cuya diferencia reside en que pueden estar colocados en diferentes puntos y nunca sabremos donde están. Se tratan de pequeños sistemas que pueden ser movidos con facilidad por las vías -incluso durante el mismo día- y que pueden estar colocados en un trípode o dentro de un coche camuflado. Puede estar anunciada su presencia en paneles eléctricos.

Radar de tramo

Bastante más escasos que los anteriores, pero también un habitual de las carreteras españolas, sobre todo en ciertas entradas a grandes urbes. Se trata de un sistema que cuenta con un radar inicial y uno final, que calculan la media de la velocidad a la que circulamos. Seremos multados si superamos el promedio en ese tramo de control. Si un conductor viaja por debajo del 50% de la velocidad permitida, también puede conllevar multa por entorpecimiento de la vía.

Radar Velolaser

Es la última joya de la corona de la DGT y reciben el sobrenombre de “indetectables”. La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil dispone de un equipo en cada provincia y lo pueden colocar en diferentes puntos de las vías. Son portátiles, inalámbricos y con tecnología láser, es capaz de controlar varios carriles en ambos sentidos e, incluso, multar de noche. Su pequeño tamaño hace que sea casi imposible para un conductor darse cuenta de su presencia.

placeholder Helicóptero Pegasus, de la DGT.
Helicóptero Pegasus, de la DGT.

Helicóptero Pegasus

La DGT cuenta con diez helicópteros Pegasus que se encargan de controlar nuestros vehículos desde el aire. Su despliegue puede sancionar tanto al medir un exceso de velocidad como al fotografiar situaciones incómodas al volante, como el uso del móvil. Su presencia suele ser habitual en grandes campañas como la navideña.

Radar de semáforo

Los radares de semáforo suelen encontrarse en grandes ciudades. Su presencia es advertida por carteles próximos al paso de cebra. No mide la velocidad, sencillamente fotografiará al vehículo que avance aún estando la luz roja, saltándose el semáforo. Actúa como medida disuasoria, principalmente. Cometer esta infracción conlleva una multa de 200 euros y la pérdida de cuatro puntos del carnet.

Móvil, en cascada

No es un tipo de radar al uso, sino una interpretación del móvil. Su uso consiste en colocar uno de ellos varios metros por delante de un radar fijo. Así, se conseguirá multar a los conductores que habitualmente solo despegan el pie del acelerador para no caer en el radar fijo, pero que luego vuelven a aumentar la velocidad.

Móvil y 'anti frenazo'

Al igual que el anterior caso, consiste en un uso del radar móvil, pero a la inversa. Este se coloca varios metros antes de un radar fijo, tratando de dar caza a los conductores que habitualmente traten de dar un frenazo para evitar la multa. En realidad, estos ya habrán pasado un radar a velocidad por encima de la permitida incluso antes de frenar.

Dirección General de Tráfico (DGT) Tráfico