Nissan Leaf, la mejor opción para moverse en ciudad sin contaminar... si tienes enchufe
  1. Motor
PRUEBA NISSAN LEAF 62 KWH

Nissan Leaf, la mejor opción para moverse en ciudad sin contaminar... si tienes enchufe

El Leaf cumple diez años demostrando su eficiencia en tráfico urbano con una autonomía de 385 kilómetros

placeholder Foto: El Nissan Leaf con sus 385 km de autonomía homologada es la respuesta a las exigencias de la nueva movilidad en las ciudades.
El Nissan Leaf con sus 385 km de autonomía homologada es la respuesta a las exigencias de la nueva movilidad en las ciudades.

Nissan fue una marca pionera en el desarrollo del vehículo eléctrico cuando lanzó al mercado en 2010 un modelo movido solo por la energía de sus baterías, pensado como la mejor solución para la movilidad sostenible en las ciudades y con cero emisiones en su utilización. Esa apuesta temprana por una tecnología todavía incipiente entonces, y ha servido a la marca japonesa para posicionarse a la cabeza en la electrificación.

Tras aquella primera generación, en 2018 se lanzó una nueva, con una estética completamente distinta, más convencional, más acorde con los nuevos tiempos. Pero sobre todo con una mecánica mucho más eficiente, basada en la gran experiencia acumulada en todos esos años.

El resultado es este Nissan Leaf que está a la venta en el mercadlo español con dos opciones mecánicas, pero que en cualquiera de los casos permite una movilidad urbana perfecta. Solo requiere que la persona que lo vaya a utilizar tenga la posibilidad de tener en su garaje un punto de recarga. Porque de lo contrario no servirá para nada. Pero si ese es el caso, si contamos con este punto de carga, y podemos instalar un wallbox que nos permita una recarga más rápida, entonces la opción del Leaf es una muy buena alternativa.

Muchos fabricantes se han sumado a esta nueva ola de la electrificación, pero lo que no se puede negar es que Nissan ya tiene diez años de experiencia acumulada en este terreno, de gestión de la carga y la descarga, de mantenimiento y reciclado de las baterías. El Nissan Leaf es ahora una muy buena alternativa para aquellas personas que buscan moverse por la ciudad con la máxima libertad y con cero emisiones.

placeholder Un puesto de conducción sencillo, pero con todo lo necesario en el Nissan Leaf.
Un puesto de conducción sencillo, pero con todo lo necesario en el Nissan Leaf.

El Nissan Leaf es un modelo compacto, de 4,50 metros, que ofrecen una habitabilidad normal, con cinco plazas suficientes y con un maletero de 385 litros, que quizá para sus dimensiones es algo justo. Tiene un buen comportamiento dinámico, una gran agilidad de marcha cuando circulamos en ciudad y que también se mueve bien fuera de la ciudad. Eso sí, no es un coche para hacer viajes, por una parte por su autonomía pero sobre todo porque su sistema de gestión de la energía está enfocado más a la ciudad.

Para ese uso urbano tiene una tecnología específica, el denominado e-pedal. Con el uso del e-pedal podremos hacer una conducción pisando solo el pedal del acelerador, lo que resulta muy interesante y reduce aún más el estrés en la conducción. Pero requiere un cierto aprendizaje. Lo primero que tenemos que hacer, si queremos utilizar este sistema de conducción, es seleccionar el botón que tenemos justo por delante de la palanca del cambio.

Foto: El nuevo Nissan Qashqai se presentará en el Salón de Ginebra, en marzo, si finalmente la pandemia permite celebrarlo.

Gracias a este sistema, en el momento que dejamos de acelerar, automáticamente el vehículo empieza a frenar con el motor eléctrico. Con ello produce energía que va a recargar la batería. Hay que acostumbrarse a la gestión, a pisar con más o menos suavidad el acelerador, pero al cabo de unos pocos minutos estaremos acostumbrados a ello. Y el resultado es muy bueno porque de esta forma se gasta menos energía de la batería y se produce más electricidad con lo que iremos recargando esa batería. Pero tendremos que ser capaces de anticipar lo que va a ocurrir, que se va a cerrar el semáforo y demás.

Y tendremos que saber encontrar ese punto intermedio en el que el coche se mueve a vela, sin acelerar, pero sin llegar a frenar con el motor eléctrico. Este tipo de utilización es el más razonable en ciudad donde se puede regenerar mucha electricidad. Es posible empezar a circular por una calle con el valor de la autonomía en 120 km, por ejemplo, y después de varios kilómetros comprobar que la cifra ha subido hasta 125 km.

Nissan tiene 10 años de experiencia en la gestión del vehículo eléctrico y eso le ha permitido mejorar y evolucionar el sistema, hacerlo cada día más eficiente y conseguir unas cifras muy buenas de autonomía. Solo hay que tener en cuenta que esta versión que hemos probado con la batería más capaz, proporciona 385 km de autonomía según el ciclo de homologación WLTP.

Pero hay una cosa sorprendente, que me ha llamado mucho la atención, y es que al recoger el coche la cifra de autonomía que aparecía en el marcador era de 378 km. Y eso en un coche con más de 10.000 km en su contador. Hay que coches con 300 km de autonomía homologada y que su autonomía máxima marca 240 km o incluso menos al desenchufarlo. Además, según se va utilizando el vehículo podemos comprobar que esa gestión de la energía permite ir aumentando dicha autonomía cuando se hace en las circunstancias adecuadas, por ejemplo en uso urbano y conduciendo con suavidad.

Uso muy urbano

En carretera, su eficiencia es menor, como ocurre con todos los vehículos eléctricos. Si estamos circulando por la autovía a 120 km/h veremos cómo está cifra va bajando más rápidamente. Pero donde realmente es operativo es en ciudad. Es fácil hacer 20 km de recorrido urbano, entre casas y con bastante tráfico, y que esa autonomía haya bajado solo 15 km, por su gran eficiencia de utilización.

La palanca de cambios es un poco extraña. Es redonda y hay que acostumbrarse un poco a ella. Para encontrar las diferentes posiciones, tendremos que moverla a la izquierda y una vez ahí desplazarla hacia delante o hacia atrás. Con esta palanca podemos seleccionar marcha atrás, punto muerto o marcha hacia delante y la opción "B" para aumentar la regeneración sin necesidad de emplear el sistema e-pedal. Además cuenta con un botón P en el centro cuando quedemos dejar el parking.

placeholder E maletero es algo justo para su tamaño, 385 litros y hay que llevar los cables sujetos en los laterales.
E maletero es algo justo para su tamaño, 385 litros y hay que llevar los cables sujetos en los laterales.

La gama del Nissan Leaf ofrece dos opciones mecánicas diferentes. La versión de acceso tiene una batería de 40 kWh, que proporciona una autonomía de 270 kilómetros. Es un coche más enfocado al uso solo urbano, sobre todo porque el motor que tiene asociado es de 150 caballos. Y la opción que hemos probado es el tope de gama, que emplea una batería de 62 kWh, en este caso asociada con un motor más potente, de 218 caballos.

La diferencia de precio entre ambas versiones, a igualdad de equipamiento, es de 4.500 euros. Es una cantidad elevada, pero más allá del precio también hay que analizar cuál se adapta más a nuestra utilización. Si lo que queremos es un coche para hacer desplazamientos solo en ciudad y bastante limitados, entonces la básica es más que suficiente. También hay que tener en cuenta nuestro punto de recarga, ya que la versión más potente necesitará, en un enchufe normal de 2,3 kW, unas 30 horas para una recarga completa. Pero también se puede recargar en puntos de corriente alterna de hasta 11 kW y, sobre todo, acepta carga continua en cuyo caso el máximo es de 100 kW.

Hablar de tarifas es complicado siempre, porque hay muchas opciones, tarifas valle y demás, pero con este coche podemos asegurar que se pueden recorrer 100 km por un coste inferior a dos euros, o lo que es lo mismo, una tercera parte del coste equivalente para un vehículo diesel o casi una cuarta parte de lo que nos costará hacerlo con uno de gasolina equivalente. Pero ¡ojo! algunas compañías eléctricas, como Iberdrola, están haciendo ofertas de instalación de un wallbox con línea eléctrica específica con la que aseguran un coste de utilización de 0,50 euros cada 100 km.

Es complicado dar el salto hacia el coche eléctrico pero cada vez la sociedad exige más esa revolución. Hay que tener las condiciones adecuadas, pero si puede contar con un punto de recarga quizá sea el momento de dar el gran salto hacia la movilidad cero emisiones. El coste de utilización es mucho más económico, pero a cambio hay que pagar un sobrecoste al comprar el vehículo y tendremos una dependencia del enchufe. Pero es lo que hay...

Despiece

Coche eléctrico
El redactor recomienda