AL VOLANTE DEL 420i DE ACCESO CON 184 CV

BMW Serie 4, máximo dinamismo para el día a día

Ofrece variantes M Performance en gasolina de 374 CV y en diesel de 330 CV, que llegará algo más tarde

BMW lanza al mercado español el nuevo Serie 4, su vehículo cupé de referencia, con una amplia gama de versiones desde 184 hasta 374 caballos, que aporta como principal novedad una variante M Performance con motorización diesel, el M440d con 340 CV. Un coche con el que hemos podido hacer una primera toma de contacto en la que hemos comprobado su gran dinamismo de marcha, incluso desde la variante de acceso de gasolina, equipada con el motor de 184 caballos.

Si hay una característica que marca la diferencia de los modelos de BMW con el resto de las marcas es su gran dinamismo de marcha. Y lo hace sea cual sea el modelo, desde el pequeño todocamino X1 hasta su berlina de lujo, el Serie 7. Pero si hay un modelo que destaca por esta característica, este es el Serie 4, el cupé de cuatro plazas, que tiene su referencia en el M4. Y con esta segunda generación del vehículo, este dinamismo toma un nuevo protagonismo.

Durante nuestra toma de contacto pudimos rodar con la variante de acceso, el 420i, y lo hicimos con este modelo precisamente para poder comprobar esa agilidad de marcha desde el motor de acceso. Esta versión 420i permite rodar un poco más cerca de los límites legales sin ponernos en aprietos por carreteras abiertas al tráfico. El resultado que han logrado los técnicos de BMW es realmente excepcional.

Nuestro recorrido fue por la zona norte de Madrid, por unas carreteras estrechas y viradas, en las que se comporta como un verdadero deportivo que es, incluso en esta variante de 184 caballos. Aunque por supuesto la gama llega hasta los 374 CV e incluso cuando llegue el esperado nuevo M4 ya hablaremos de potencias en el entorno de los 500 CV.

Sin duda la principal novedad del Serie 4 es su frontal, con esa gran parrilla que incluye la placa de matrícula en el centro.
Sin duda la principal novedad del Serie 4 es su frontal, con esa gran parrilla que incluye la placa de matrícula en el centro.

Pero volvamos con nuestro 420i. La combinación del motor de gasolina, que sube con fuerza de revoluciones desde muy pocas vueltas, con un eficaz cambio automático de ocho marchas facilita esa buena agilidad de marcha. Pero donde está la clave de este modelo es en su comportamiento, su estabilidad. Como todos los BMW, ofrece diferentes modos de conducción, Eco, Comfort o Sport, pero incluso rodando en el modo Eco se mueve con gran soltura en todo tipo de trazados.

Si activamos el modo Sport y además empezamos a jugar con el cambio y sus levas en el volante, entonces tendremos un coche realmente divertido. Lo mejor es que siendo esta versión no hay que rodar por encima de los límites para poder divertirse en una carretera virada y sin asumir riesgos. Destacable también su gran precisión de la dirección, que hace que el conductor sienta que circula en un coche que va sobre raíles y que siempre tiene la situación controlada.

Vayamos con su gama, inicialmente el nuevo Serie 4 se ofrece con cuatro motorizaciones que ya están disponibles, entre las que por primera vez se incluye una propuesta M performance. Su diseño también aporta mayor carácter que el modelo al que sustituye, lo mismo que sus dimensiones, al ser más ancho y más bajo que su antecesor.

Ese carácter se aprecia sobre todo en su frontal muy llamativo. Lo es porque los dos grandes riñones característicos de los modelos BMW, por primera vez ocupan casi toda la altura del frontal, lo que hace que la matrícula vaya situada en medio de dicha parrilla. Esta gran parrilla, además, es activa. Eso significa que se cierra automáticamente para mejorar su aerodinámica y se abre para refrigerar el motor cuando se hace necesario.

Asientos de piel de la máxima calidad disponibles en el nuevo Serie 4.
Asientos de piel de la máxima calidad disponibles en el nuevo Serie 4.

El nuevo Serie 4 mide 4,77 metros de largo, 1,85 metros de ancho y 1,39 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2,85 metros. Si se compara con la primera generación a la que sustituye y de la que se han vendido más de 900.000 unidades, es 5,7 centímetros más bajo, casi dos centímetros más ancho. Y si hablamos de peso, es 55 kilos más ligero. Todo lo necesario para ofrecer ese mayor dinamismo que caracteriza al nuevo Serie 4.

El interior tiene configuración de 2+2, con un puesto de conducción muy ergonómico, con los asistentes a la conducción más importantes que se pueden accionar desde el centro del salpicadero, al lado del pulsador del warning o incluso desde el volante. Contrariamente a lo que ocurre en otros modelos, en los que se ha eliminado completamente el uso de botones y todo se realiza a través de la pantalla, en este caso se mantienen los más importantes para facilitar su gestión, incluso conduciendo. Eso me parece destacable.

Además, el cuadro de instrumentos es digital y el vehículo cuenta con un asistente personal para facilitar las cosas y puede equipar un completo head-up display de mayor tamaño que en la anterior generación, en color, y ofreciendo una completa información. E igualmente dispone de control gestual, una forma muy sencilla e intuitiva de gestionar algunos sistemas como el sonido o el sistema de navegación.

Para facilitar las maniobras más difíciles tenemos el asistente de parking que hace que el coche pueda recorrer en sentido contrario los últimos 50 metros recorridos. Esto hace que salir de un aparcamiento o de una calle muy estrecha sea una cuestión muy sencilla. Y ofrece conducción semiautónoma a velocidades de hasta 210 km/h. También a nivel tecnológico destacan los faros de láser BMW laserlight con una distancia de visión de hasta 600 metros, lo que hace que la conducción de noche sea como hacerlo de día, y sin molestar a los otros usuarios de la carretera.

La gama de motores inicial está formada por un propulsor diésel 20d de 190 CV y los gasolina 20i de 184 CV que hemos utilizado en nuestra prueba, 30i de 258 CV y M440i xDrive de 374 CV (4,5 segundos y 250 km/h). Es la primera vez que el Serie 4 Coupé dispone de una versión M Performance. A estas versiones se añadirán en los próximos meses dos variantes diesel, el 430d con 286 caballos y la variante M Performance cuya potencia alcanza los 340 caballos y que como todo el resto de versiones diesel incluye de serie la tecnología mild hybrid.

Por primera vez la familia del Serie 4 ofrece variantes M Performance.
Por primera vez la familia del Serie 4 ofrece variantes M Performance.

Por lo que se refiere a sus acabados, además de la versión de serie hay dos opciones disponibles, el M Sport que supone un sobreprecio de 2.500 euros y por encima el M Sport Pro cuyo coste es de 5.000 euros. También están disponible una amplia gama de accesorios M Performance que permiten hacer aún más rápido un coche que representa una referencia en el mundo del coche deportivo para el uso diario.

En cuanto a sus precios recomendados para el mercado español, sin descuentos ni campañas, son los siguientes:

BMW 420i, 184 CV, 48.400 euros

BMW 420d, 190 CV, 49.350 euros

BMW 430i, 258 CV, 52.500 euros

BMW M440i, 374 CV, 74.300 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios