PRUEBA MERCEDES GLB 200

Mercedes GLB un SUV "compacto" muy grande y con 7 plazas

Motor de gasolina de 163 CV con cambio de doble embrague de 7 marchas y no puede tener tracción 4 Matic

Mercedes lanzó a finales del año pasado un nuevo vehículo dentro de su amplia gama de modelos todocamino con el GLB. Un modelo que supuestamente se integra en el segmento compacto, ya que emplea la misma plataforma del Clase A, pero con una longitud alargada hasta los 4,63 metros. Con ello es prácticamente igual de largo que el GLC, de un segmento superior. Esto le convierte en un vehículo fuera de su segmento, ya que ofrece más habitabilidad pero también más longitud que un todocamino compacto similar.

El GLB es un coche que sorprende porque, a pesar de que es un modelo de tipo todocamino, pensado por ello para rodar por encima de todo por carretera, también es un modelo que ofrece unas posibilidades de uso fuera del asfalto muy amplias. Eso si, ese comportamiento más campero lo ofrecen solo las variantes equipadas con la tracción total 4Matic. Estas variantes ofrecen de serie lo que Mercedes llama el paquete técnico Off Road.

Detrás de este sistema se ofrece un programa específico de conducción, además de los modos tradicionales de eco, Comfort o Sport para adaptar todos los sistemas del vehículo, control de tracción, funcionamiento del motor y demás, a una utilización fuera del asfalto. También incluye el control de descenso e igualmente en la pantalla de la consola central tendremos la posibilidad de ver información específica.

Su completo cuadro de instrumentos digital llama poderosamente la atención.
Su completo cuadro de instrumentos digital llama poderosamente la atención.

Cuenta con imágenes de lo que estamos haciendo, de cómo funciona el sistema de tracción o de los ángulos de inclinación del vehículo en tiempo real. Todo ello son informaciones muy interesantes si queremos utilizarlo de verdad fuera del asfalto. Pero la realidad es que la mayor parte de los vehículos todocamino solo se utilizan para circular por carretera y muy pocos usuarios dan ese paso que les lleve a salir del asfalto.

Lo que también ofrece este GLB es un habitáculo muy amplio que de serie cuenta con cinco plazas. Opcionalmente, con un sobrecoste de unos mil euros, puede ofrecer las siete plazas, con dos asientos traseros de fácil apertura pero que en condiciones normales van plegados ofreciendo un gran maletero.

No son unas plazas pensadas para utilizar por adultos, porque tienen un espacio para las piernas bastante limitado. Pero nos servirán para salir de un apuro llevando a dos niños, que irán perfectamente. Además, la segunda fila de asientos tiene la posibilidad de desplazarse longitudinalmente 14 cm para ofrecer más espacio para las piernas de los ocupantes de esa segunda fila o para permitir el uso de esa tercera fila con las siete plazas. Y también para aumentar o disminuir el volumen del maletero, que oscila entre 570 y 750 litros en función de dónde pongamos el asiento trasero.

El acceso a las plazas traseras de la tercera fila es algo complicado. Aunque el asiento de la fila central se echa hacia adelante con una palanca situada en el respaldo, en realidad queda poco espacio y esa es una razón más para que esté pensado solo para niños, normalmente más flexibles que un adulto.

Dos plazas para niños en la tercera fila. No se puede pedir más.
Dos plazas para niños en la tercera fila. No se puede pedir más.

Por lo que respecta a su gama, el nuevo GLB se ofrece con motores desde 136 hasta 306 caballos. Nada menos que cuatro opciones de gasolina con 136,163, 224 y 306 caballos de una variante AMG suave. De ellos, los dos primeros solo pueden ser de tracción delantera mientras que los dos últimos son de tracción 4 Matic. Y por ello las dos versiones más potentes ofrecen el paquete off-road.

En cuanto a las variantes diesel, solo dos opciones en la gama, un 200d con 150 caballos y por encima el 220d cuya potencia sube hasta 190 CV. En este caso, la variante de acceso puede ser con tracción delantera o tracción a las cuatro ruedas, mientras que la más potente solo se ofrece con la tracción 4 Matic de serie.

Versión GLB 200

Nuestra prueba de esta semana la hemos hecho con el GLB 200, con un motor de gasolina de 163 caballos y con tracción delantera que permite una más que notable agilidad de marcha en carretera. Sube de vueltas con alegría, pero lo más destacable sin duda es su gran elasticidad. Es un motor que ofrece su par máximo desde 1600 vueltas gracias al turbocompresor, y pese a que es un motor de muy baja cilindrada, solo 1,33 litros.

Un aspecto destacable es que el nuevo Mercedes GLB, desde la versión de acceso, solo se ofrece con cambio automático, un eficaz cambio de doble embrague de siete marchas. Permite una utilización muy confortable en el día a día, pero que también ofrece la opción de usar en modo "seudo-manual" y de manera bastante rápida con las levas. Eso sí, pese a sus 163 caballos, cuando queremos forzar un poco el ritmo hay que subir de vueltas el motor con el consiguiente aumento de consumo, que es bastante alto. Su valor homologado en el ciclo combinado es de 6,9 litros, pero no es fácil bajar de ocho litros rodando normal.

Las dos pantallas pueden ser de hasta 12,3 pulgadas cada una.
Las dos pantallas pueden ser de hasta 12,3 pulgadas cada una.

El GLB 200 es un vehículo muy agradable de conducir porque la combinación de su motor muy elástico con un cambio de doble embrague muy obediente hace que su funcionamiento sea suave y al mismo tiempo ágil. Además, proporciona un buen equilibrio entre estabilidad y confort de marcha, algo que siempre se agradece. Sin duda es destacable su puesto de conducción con su cuadro instrumentos digital y esa gran pantalla central. Forman un conjunto moderno, lleno de información y con todo tipo de opciones de configuración, con lo que el conductor se puede encontrar muy cómodo al volante.

Es un coche ideal sin duda para aquellos que buscan un modelo compacto por su comportamiento dinámico, pero al mismo tiempo quieren un vehículo muy amplio por dentro. Al estar basado en la plataforma del Clase-A, su anchura no es demasiado grande, pero sí lo es el espacio para las piernas para los ocupantes de las plazas traseras. Y lo mismo ocurre con su maletero. No olvidemos que el volumen de carga disponible en la parte trasera oscila entre 570 y 750 litros en función de la posición del asiento trasero. Esto le hace el todocamino compacto con el mayor maletero, pero haciendo la salvedad de que se trata de un "todocamino compacto" pero de 4,63 metros de longitud.

Con todo ello encontramos un coche muy versátil, útil y confortable en el uso diario. También ofrece muchas opciones de utilización para los fines de semana para aquellos usuarios más aventureros. Aunque eso sí, si queremos salir del asfalto, lo más aconsejable es optar por una versión con tracción 4 Matic, por ejemplo el 200d diesel o si hablamos de gasolina tendríamos que ir al 250 de 224 caballos. Un coche caro, bien equipado, con la calidad de Mercedes y con unas posibilidades de uso casi inagotables.

Ficha técnica

Motor: 4 cilindros en línea

Potencia máxima: 163 CV a 5.500 rpm

Par máximo: 250 Nm desde 1.620 rpm

Cilindrada: 1.333 cc

Combustible: gasolina

Velocidad máxima: 207 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 9,2 segundos

Caja de cambios: automática de doble embrague con 7 marchas.

Tracción: Delantera

Consumos homologado WLTP en ciclo combinado 6,9 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,63 x 1,84 x 1,65

Capacidad maletero: entre 570 y 750 litros.

Peso en vacío: 1.545 kg.

Precio: desde 43.000 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios