PRUEBA SUZUKI SWIFT SPORT

Suzuki Swift Sport, pequeño pero matón y de precio asequible

Combina un voluntarioso motor de gasolina con turbo con un sistema mild hybrid y un peso muy reducid

Normalmente los vehículos de enfoque deportivo suelen ser bastante caros, sofisticados y potentes. Sin embargo el Suzuki Swift Sport es un vehículo de estilo deportivo, con una conducción muy dinámica pero sin la necesidad de los atributos que tienen el resto de vehículos deportivos. En este caso encontramos un motor de 130 caballos muy razonable, con turbo y un comportamiento dinámico muy ágil, pero sin renunciar al confort y al uso diario. Todo ello le hace sin duda un coche muy interesante.

Suzuki es un gran especialista de los vehículos pequeños, de los que tiene una amplia oferta que incluye también modelos de estilo todocamino y bastante camperos. En el caso de este Swift Sport es un vehículo que busca por encima de todo una deportividad muy accesible en un vehículo pequeño, de solo 3,90 m de longitud, pero que proporciona un estilo deportivo muy agradable.

Como no podía ser de otra manera, este modelo también se adapta a la situación actual del mercado del automóvil e incorpora, tras la renovación del modelo, la tecnología mild hybrid. Eso le permite contar con la etiqueta "eco" de la DGT, lo que le da interesantes ventajas para acceder al centro de las ciudades. Si a eso unimos sus dimensiones reducidas y su buena agilidad de marcha, encontramos un coche urbano muy deportivo.

La tecnología mild hybrid permite diferentes opciones mecánicas. En este caso concreto del Swift ofrece una mejora del funcionamiento del motor a bajo régimen de giro. Entonces, ese motor eléctrico adicional aporta su potencial para conseguir unas mejores recuperaciones, lo que permite mejorar su agilidad en marcha. Eso sí, en cualquier caso nunca puede mover por si solo este motor eléctrico el vehículo. Es decir, que no es un híbrido en el más estricto sentido de la palabra.

Cuadro de instrumentos deportivo, con el cuenta vueltas en color rojo y en el centro una pantalla con información del sistema.
Cuadro de instrumentos deportivo, con el cuenta vueltas en color rojo y en el centro una pantalla con información del sistema.

Sin duda una de las claves de este Swift Sport no es tanto su potencia, porque 130 caballos parecen un poco justos para hablar de deportividad. Pero si ofrece una muy buena relación peso/potencia. Hay que tener en cuenta que este coche pesa solo 1050 kilos, lo que unido a sus 130 caballos, le hace un coche alegre.

Un aspecto destacable del vehículo es que tiene un equipamiento bastante completo en temas de ayudas a la conducción, de confort o de equipamiento. Este incluye un cuadro de instrumentos con dos grandes relojes, el del cuentavueltas con fondo rojo, y una parte central digital. En ella se puede ver también cómo funciona el sistema eléctrico, el turbo, el flujo de electricidad o los consumos. Lo que me parece destacable es que este modelo tiene el equipamiento con un precio cerrado y solo se ofrecen como opción dos alternativas de pintura, la metalizada o un bitono que le proporciona un aspecto llamativo y aún más diferenciador.

No es un coche complicado de conducir. Su caja de cambios es manual de seis marchas, en la que las cinco primeras relaciones son algo más cortas para proporcionar más agilidad en ciudad o en una zona virada de carretera. En cuanto a la sexta, es más larga, para permitir rodar por autopista con el motor más desahogado, lo que también repercute en el consumo.

En cualquier caso su motor con turbo es muy voluntarioso y proporciona unas muy buenas prestaciones, por encima de lo que podría parecer con esa cifra de potencia. El vehículo se mueve muy bien en carreteras viradas, tiene una dirección rápida y precisa con la que se puede controlar perfectamente la trayectoria. Y tiene un esquema de suspensiones muy bien calibrado para proporcionar una buena estabilidad sin que se pierda en confort para los ocupantes. Hay algunos balanceos de carrocería, si entramos forzados en una curva, pero esos balanceos no afectan a la precisión de su trayectoria ni a su seguridad.

Las plazas traseras son razonables para sus dimensiones exteriores.
Las plazas traseras son razonables para sus dimensiones exteriores.

Sin duda es un vehículo interesante para aquellas personas que quieren un coche para moverse por ciudad o para hacer desplazamientos con agilidad, con un toque deportivo pero con un precio muy aquilatado, de solo 21.000 euros sin aplicar descuentos. Además, su consumo de carburante también es muy ajustado como lo demuestra su valor de homologación, de 5,6 litros, lo que hace que podamos estar rodando por carretera con un consumo medio de 5 litros, cumpliendo con las normas legales.

Ficha técnica

Motor: 4 cilindros en línea con turbo

Potencia máxima: 130 CV a 5.500 rpm

Par máximo: 235 Nm desde 2.000 rpm

Cilindrada: 1.373 cc

Combustible: gasolina

Motor eléctrico

Potencia:14 CV

Velocidad máxima: 210 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 9,1 segundos

Caja de cambios: manual de 6 marchas.

Tracción: Delantera

Consumo homologado WLTP en ciclo combinado 5,6 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 3,89 x 1,73 x 1,50

Capacidad maletero: 265 litros.

Peso en vacío: 1.050 kg.

Precio: 21.500 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios