Así tiene ubicados la DGT los 74 radares de tramo de las carreteras españolas
  1. Motor
excepto los de país vasco y cataluña

Así tiene ubicados la DGT los 74 radares de tramo de las carreteras españolas

La velocidad es una de las principales causas de accidente en las carreteras, por lo que los radares de tramo de la DGT se erigen como uno de los grandes elementos de vigilancia

placeholder Foto: Aquí están los 74 radares de tramo que tiene la DGT en las carreteras españolas. (EFE)
Aquí están los 74 radares de tramo que tiene la DGT en las carreteras españolas. (EFE)

Día a día, cogemos nuestro vehículo para ir al trabajo. Vamos circulando por la carretera y lo cierto es que lo hacemos con una velocidad ligeramente superior al límite marcado en cada vía. De repente, vemos un cartel que nos indica la presencia de un radar y, automáticamente, pisamos el freno de nuestro turismo para adecuarnos a la normativa y, así, evitar una hipotética multa. Pero la Dirección General de Tráfico (DGT) ya se conoce el truco por lo que, a pesar de ello, nos llega la sanción: ¿por qué? Porque ha cambiado la forma de controlar nuestra velocidad.

Desde hace algunos años, la DGT está muy concienciada en tratar de disminuir el número de accidentes en carretera, provocados principalmente por las distracciones al volante y por el exceso de velocidad. Para controlar este último caso, los radares se han convertido en su principal ayuda, utilizando varios tipos: los tradicionales fijos, los móviles —entre los que se encuentra el tan temido Veloláser—, los Pegasus y, sobre todo, los que han crecido más exponencialmente: los radares de tramo.

Foto: ¿Cuál es la velocidad exacta a la que saltan los radares de la DGT y te pueden multar?

Las autoridades son conscientes de que los conductores son mucho más cautelosos cuando circulan por zonas vigiladas por radares de tramo que por cualquier otro tipo de cinemómetro. No en vano, como su nombre indica, este tipo de punto de control de velocidad se encarga de monitorizar si nuestro vehículo circula dentro de los límites establecidos durante un recorrido determinado de vía, por lo que el conductor respeta la velocidad durante muchos más metros de carretera con el objetivo de evitar una multa.

Por esa razón, la DGT anunciaba de cara a la presente campaña de desplazamientos estivales que buena parte de sus esfuerzos en ese sentido irían destinados a reforzar los radares de tramo, al considerarlo como una de las herramientas más útiles para el control de la velocidad. Así, desde hace unos meses, hasta 74 radares de tramo aparecen en todo nuestro país, sin contabilizar los casos tanto del País Vasco como de Cataluña porque tienen transferidas los competencias a las comunidades autónomas y, por tanto, no aparecen en estos listados.

LOS RADARES DE TRAMO DE LA DGT

El radar de tramo funciona de forma muy sencilla. Se instala una cámara en un punto determinado de la carretera y, varios centenares de metros después, se instala una segunda. Lo que ambos cinemómetros controlan es el tiempo que tardas en recorrer el espacio entre una cámara y otra, lo que da como resultado la velocidad media a la que se ha circulado. Si este dato obtenido es superior al límite establecido por la vía, se tramita la correspondiente sanción por exceso de velocidad.

Eso sí, los radares de tramo son el control de carretera que aplica el mayor margen de error de los que hay en nuestro país. Para calcular la velocidad media en este tipo de radares, se aplica el 10% de error o, lo que es lo mismo, en una carretera cuyo límite de velocidad es de 70 km/h, el radar multará a partir de 77; en una carretera de 100 km/h, se sancionará a partir de 110; en una carretera de 120 km/h, no nos multa hasta que sobrepasemos los 132.

Según los datos oficiales, el radar de tramo que más ha multado de todo nuestro país es el situado en el kilómetro 49,2 de la AP-6, en Madrid, con una recaudación de 4,46 millones de euros durante el pasado año. Como curiosidad, señalar que el radar de este tipo más largo de España no está controlado por la DGT, sino que pertenece al País Vasco y cubre un total de 19 kilómetros, situado en la N-1 entre Ordizia e Irura. Los radares de tramo han llegado para quedarse y la DGT avisa: en los próximos años, seguirán creciendo.

Dirección General de Tráfico (DGT) Coches
El redactor recomienda