2,5 MILLONES DE EUROS Y SOLO 100 UNIDADES

Gordon Murray T.50, el sueño de un ingeniero de la Fórmula 1

Con un habitáculo de tres plazas, emplea un motor 12 cilindros con 663 caballos capaz de girar a 12.000 rpm

Este es el Gordon Murray T.50, un deportivo espectacular y muy innovador en todos los sentidos, de tres plazas, del que solo se harán 100 unidades y cuyo precio supera los 2,5 millones de euros antes de impuestos. Este vehículo es el resultado de los trabajos del ingeniero de la Fórmula 1, Gordon Murray y representa un gran paso adelante frente a sus rivales más directos de Ferrari o Lamborghini. Su denominación de T.50 es un homenaje a los 50 años de profesión del ingeniero británico.

El primer aspecto que llama la atención de este modelo son sus dimensiones bastante reducidas. Su longitud es de solo 4,35 metros mientras que la anchura es de 1,85 metros. Estas dimensiones reducidas y también los materiales ultraligeros empleados en su construcción, hacen que su peso sea inferior a los 1.000 kilos. De hecho, tanto el chasis como la carrocería son de fibra de carbono. Además cuenta con un maletero de 288 litros al que se suman otros 30 litros en los diferentes espacios portaobjetos en el interior del vehículo.

Igualmente llamativo es su sistema de puertas con apertura hacia arriba. Eso ya lo tienen otros vehículos en el mercado del coche deportivo y exclusivo, pero en este caso también el capó trasero que da acceso a su motor se abre de la misma forma que sus puertas. Y su aerodinámica activa que cuenta con dos alerones traseros móviles y un ventilador trasero para canalizar mejor el flujo de aire a través del vehículo.

Puesto de conducción del T.50 en posición central.
Puesto de conducción del T.50 en posición central.

También su habitáculo es sorprendente y diferente a todo lo que hay en el mercado, con una configuración de tres plazas. En él, su conductor va situado en la plaza delantera central, mientras que detrás hay otras dos plazas situadas en paralelo ligeramente retrasadas respecto a la del conductor.

Pero sin duda lo más llamativo es su aspecto mecánico. Emplea un motor de doce cilindros pero con una cilindrada bastante pequeña para un motor de este tipo, solo 4 litros. Pese a su escaso cubicaje, proporciona una potencia máxima de 663 caballos. El motor, desarrollado por Cosworth, parece sacado de la Fórmula 1 de hace años. De hecho, su cifra de potencia máxima la proporciona a 11.500 revoluciones, pero es capaz de superar las 12.000 revoluciones por minuto a pleno rendimiento. Y eso es algo impensable en el resto de coches del mercado.

Eso unido a su tracción trasera y a la caja de cambios manual de seis marchas desarrollada específicamente por X-Trac, tenemos un compendio de un coche deportivo muy extremo. Su palanca de cambios es pequeña, como la de los deportivos de los años sesenta. Aunque para que este T.50 pueda ser utilizado también en el día a día, la marca ha desarrollado un programa de conducción denominado GT con el que se permite una utilización más normal y sin poner en riesgo la mecánica de un vehículo pensado para sacarle el máximo rendimiento en los circuitos. En este modo se limita a 9.000 rpm su régimen de giro por lo que solo proporciona 600 caballos.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios