CX-3, CX-5, CX-30 y MX-30

Del SUV compacto al eléctrico: la evolución de los todocaminos de Mazda

Son los vehículos de moda en las carreteras. Versátiles, espaciosos y cómodos, hay prácticamente un SUV para cada tipo de conductor

Foto: Mazda MX-30, el primer vehículo 100% eléctrico del fabricante nipón, es un todocamino.
Mazda MX-30, el primer vehículo 100% eléctrico del fabricante nipón, es un todocamino.

Los SUV están de moda. Su posición más elevada al volante, lo que permite una mayor visibilidad, así como su versatilidad tanto para entornos urbanos como para viajes en carretera los han convertido en un vehículo atractivo para un buen número de conductores. No en vano, esta categoría de vehículos supuso el 38% de las matriculaciones en Europa en 2019 y en España ya supone el 41% del parque de automóviles en circulación.

Versatilidad es una de las palabras que mejor define a un SUV y por eso nos podemos encontrar con un fabricante que cuente en su catálogo con una gama de diferentes coches dentro de esta misma categoría. Un ejemplo que ilustra esta premisa está en Mazda, el fabricante japonés que ahora mismo tiene en su haber el CX-3, el CX-5, el CX-30, así como el MX-30, primer eléctrico de los de Hiroshima. Los hay compactos y de conducción deportiva, los que no escatiman en detalles y otros que apuestan por la sostenibilidad. Por fuera pueden parecer similares, pero cada uno cuenta con sus pequeños matices que lo separan por completo del resto.

Mazda CX-3: urbano y divertido

El SUV compacto de Mazda se ha erigido en una alternativa a los vehículos híbridos gracias a su ajustado precio y a su reducido consumo de carburante, que se mueve alrededor de los 4,5 litros a los 100. Sus 4,27 metros de largo lo convierten en un coche ideal para moverse por entornos urbanos.

Mazda CX-3.
Mazda CX-3.

Esa ha sido, desde un principio, la idea de Mazda: lograr un todocamino que se aleje de la estética de este segmento, pero que ofrezca todas sus ventajas apostando, también, por contar con el mayor espacio interior. Su comportamiento tanto en carretera como en ciudad hace honor a la máxima de la marca: que sea divertido de conducir, muy manejable, y con buenos desarrollos en las versiones con cambio manual. Como afirma el fabricante, no deja de ser un vehículo "pensado por y para el placer de la conducción".

Además, los de Hiroshima han presentado el Mazda CX-3 2020: un 14% más eficiente, debido a la desactivación de cilindros, y más equipado que la generación anterior. Incluye, por ejemplo, Android Auto y Apple Carplay.

Mazda CX-5: potencia con control

Diseño, calidad y sofisticación se dan la mano en la apuesta por la gama alta dentro de la categoría SUV, que se ilustra en este vehículo pensado para exprimir al máximo tanto el confort de su interior como el rendimiento. El habitáculo del vehículo se ha diseñado de manera artesanal prestando la máxima atención a los detalles, desde las costuras del volante, unos retrovisores sin marco o un sistema de sonido Bose de 10 altavoces.

Mazda CX-5.
Mazda CX-5.

El habitáculo del CX-5 es todo lo espacioso que se espera de un vehículo de alta gama, así como el paquete de seguridad que cuenta con todo tipo de ayudas a la conducción —el HUD que se proyecta en el parabrisas por encima del volante sirve para no tener que desviar la mirada hacia la pantalla del GPS, por ejemplo— para que el conductor se centre solo en lo más importante: la carretera. Todas las versiones del CX-5 vienen equipadas con propulsores Skyactiv, tanto diésel (2.2 Skyactiv-D de 150 y 184 CV) como gasolina (2.0 Skyactiv-G de 165 CV y 2.5 Skyactiv-G de 194 CV), y entre transmisión manual o automática.

Mazda CX-30: lo mejor de dos mundos

A medio camino entre el CX-3 y el CX-5 se encuentra el CX-30, un vehículo lanzado apenas unos meses atrás y que pretende ser una apuesta por lo mejor de ambos modelos: un SUV de mayor tamaño, pero que sigue teniendo consumos ajustados y con una conducción confortable. Un vehículo que se podría definir como una versión del Mazda 3 que se puede conducir desde una posición elevada.

Mazda CX-30.
Mazda CX-30.

En la visión del fabricante nipón por "democratizar la seguridad", otro de los puntos fuertes de este SUV es, precisamente, el conjunto de ayudas a la conducción incorporados: control de crucero adaptativo, ayudas para mantener el carril, frenada de emergencia o la visión en 360 grados hacen que sea complicado no estar al tanto de cualquier obstáculo en la carretera. Los Mazda CX-30 vienen equipados con motor de gasolina de 122 CV con el sistema Mazda M Hybrid, que le permite lucir la etiqueta Eco al conseguir reducir las emisiones. El todocamino también dispone del propulsor Skyactiv-X con la tecnología Mazda M Hybrid: la última novedad en Mazda que consume como un diésel, 5,9 litros, pero sin las incomodidades (ruido, vibraciones) de este tipo de motores. Además, ese consumo reducido le permite lucir la etiqueta Eco sin renunciar a la potencia que le transfieren sus 180 CV.

Mazda MX-30: diseño eléctrico

El primer vehículo 100% eléctrico de Mazda también pertenece a esta categoría de producto, lo que no es de extrañar viendo las tendencias del mercado. La ligereza del propulsor e-Skyactiv permite una conducción suave y placentera y cuenta con una autonomía de hasta 262 kilómetros en ciudad, con carga rápida que puede alcanzar el 80% en unos 36 minutos. Por supuesto, contar con una pegatina de cero emisiones lo convierte en un vehículo idóneo para moverse con libertad en zonas como Madrid Central, Barcelona o las futuras zonas de bajas emisiones.

Mazda MX-30.
Mazda MX-30.

El diseño es uno de los factores que destacan del MX-30. Siguiendo la filosofía Kodo que Mazda ha implementado en sus modelos en los últimos años, este todocamino apuesta por una estética minimalista con puertas 'freestyle' de apertura inversa sin pilar central o una carrocería en tres tonos. Hasta los materiales utilizados en la fabricación del MX-30 son respetuosos con el medio ambiente, como el corcho o los guarnecidos de las puertas, que incorporan fibras obtenidas a partir de botellas de plástico recicladas, y las baterías, de un tamaño más reducido. Características que lo convierten en un coche sostenible desde su proceso de fabricación.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios