TANTO CLIO COMO CAPTUR Y MEGANE

La ofensiva electrificada de Renault con sus modelos más vendidos

Innovador sistema híbrido con una caja de cambios diferente y tres motores combinados

Foto: El nuevo Captur fabricado en España ya integra la tecnología híbrida enchufable.
El nuevo Captur fabricado en España ya integra la tecnología híbrida enchufable.

Tras acumular una gran experiencia en la electrificación del automóvil, en la que lleva 10 años trabajando, Renault amplía ahora su oferta electrificada con la llegada de las primeras versiones híbridas e híbridas enchufables. Y lo hace con sus modelos más vendidos en el mercado, Clio, Captur y Megane. El Clio ofrece una tecnología híbrida auto recargable mientras que tanto Capture como Megane incluyen una mecánica híbrida enchufable. Es el principio de una amplia ofensiva electrificada.

Renault fue una marca pionera cuando hace 10 años lanzó al mercado una gama completa de modelos eléctricos, desde el pequeño Twizy biplaza hasta la furgoneta Kangoo. Llegaron en un momento en el que las infraestructuras y el conocimiento de los clientes no permitía un fuerte crecimiento de estos modelos. Ahora, con el Zoe, tiene un interesante modelo eléctrico pensado para el tráfico urbano.

Siguiendo las tendencias de los mercados y de los clientes, la marca francesa lanza ahora una generación de vehículos híbridos con una tecnología muy innovadora. Esta se basa en dos pilares importantes, la experiencia en la electrificación y también en la tecnología que proviene de la Fórmula 1, lo que le ha llevado a crear más de 150 patentes. El resultado es una gama de vehículos muy innovadores y diferentes de lo que había hasta ahora en el mercado.

En la gama Megane de momento la tecnología híbrida enchufable solo se ofrece en la carrocería familiar.
En la gama Megane de momento la tecnología híbrida enchufable solo se ofrece en la carrocería familiar.

Y es que el sistema híbrido de Renault se basa en la combinación de tres motorizaciones diferentes: un motor de gasolina y otros dos eléctricos que se unen todos ellos en una inédita caja de cambios, también diferente a la del resto de modelos híbridos. No es un cambio CVT de variador, como en la mayor parte de los modelos híbridos, ni tampoco es un cambio automático convencional de doble embrague que aportan otros.

Lo más curioso es que no tiene embrague, ni convertidor, y lo que hace es que uno de los motores eléctricos permite igualar las revoluciones para poder hacer el cambio de marcha sin embrague. Es un sistema que combina a la vez los tres motores, que permite que uno de los eléctricos recargue la batería al mismo tiempo que el térmico funciona, lo que lleva a que tenga hasta 15 marchas diferentes, según explica Renault. Y todo ello permite mejorar su eficiencia y lograr una buena experiencia de conducción, suave pero también ágil.

Así lo hemos podido comprobar en una primera toma de contacto con la nueva gama híbrida de Renault por los alrededores de Madrid. En los tres casos, tanto el Clio como el Captur y el Megane cuentan con la misma tecnología básica de. La diferencia es que mientras que el Clio cuenta con una batería pequeña de solo 1,5 kWh, los otros dos modelos tienen una más grande, de 9,5 kWh. Esta última permite ser enchufada a un punto de recarga. La diferencia es que mientras que el Clio puede recorrer un máximo de 4 km en modo solo eléctrico, en el caso de los otros dos la distancia que pueden recorrer en modo eléctrico supera los 50 km.

Su conducción es muy sencilla porque tenemos una palanca que permite conducir en la posición "D" todo el sistema híbrido y en la que solo se puede activar el modo "B" para que aumente el grado de regeneración de electricidad al levantar el pie del acelerador.

La oferta de los nuevos híbridos de Renault llega en un momento perfecto del mercado, ya que estos vehículos tienen, en el caso de Captur y Megane, la etiqueta "0 emisiones". Esto, además de proporcionar numerosas ventajas en el tráfico de la ciudad, les permite una ayuda del Plan Moves de 1.900 euros, que sube hasta 2.600 euros en el caso de que se achatarre un coche viejo a cambio.

Cuadro de instrumentos digital del Megane PHEV.
Cuadro de instrumentos digital del Megane PHEV.

Su conducción en todos los casos es muy suave y sencilla. Solo tenemos que ocuparnos de pisar el acelerador y dosificar lo deprisa que queremos circular. En cuanto a los modos de uso del sistema híbrido, encontramos cuatro opciones, Pure para un uso solo eléctrico siempre que sea posible, un modo Sport para buscar las máximas prestaciones y un modo MySense. En este último el sistema funciona de modo automático para lograr la máxima eficiencia. También hay un modo e-save para guardar la carga de la batería para cuando se llega a la ciudad.

Ninguno de los tres modelos es un coche pensado para circular muy deprisa. Su objetivo es conseguir una conducción suave, sencilla y eficiente. Y en este sentido los tres modelos cumplen a la perfección con su objetivo. Hay que tener en cuenta que su motor térmico, de gasolina, tiene 91 caballos, es un propulsor de 1.6 litros y es un motor muy tranquilo. El aporte de sus dos motores eléctricos ayuda y le proporciona más empuje en las aceleraciones. Pero aún así, no son coches que busquen deportividad.

En el cuadro de instrumentos, digital en todos los casos, tenemos dos indicadores perfectamente diferenciados en el lado izquierdo encontramos el nivel de carga de la batería en el caso del Clio y a la derecha el depósito de gasolina. Y en todos los casos tenemos el valor de la autonomía, que en el caso de los híbridos enchufables es la suma de lo que se puede recorrer con gasolina y lo que se puede hacer con lo que queda de batería.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios