BMW 218i, un gran cupé automático y ágil pese al motor tricilíndrico
  1. Motor
DESDE 32.000 EUROS

BMW 218i, un gran cupé automático y ágil pese al motor tricilíndrico

Gracias a su cambio de doble embrague y siete marchas, el pequeño motor de tres cilindros se muestra bastante eficaz

La prueba de esta semana corresponde al BMW Serie 2 Gran Coupé, un modelo que supone el primer escalón de una familia de modelos creada por la marca bávara para ofrecer carrocerías de cuatro puertas y un maletero más generoso sobre la base de vehículos más pequeños. En este caso, este modelo se basa en la plataforma del Serie 1 con un habitáculo ampliado y con un maletero añadido, con lo que tenemos una berlina de 4,52 m de longitud.

Las tres marcas alemanas del segmento prémium mantienen una lucha constante en el mercado y buscan ocupar todos los huecos posibles de usuarios. En el caso de este Serie 2 Gran Coupé, supone la respuesta de BMW a las berlinas compactas de Mercedes y de Audi, respectivamente el CLA y el A3 Sedán. De la misma forma que los Audi A3, Clase A y Serie 1 compiten en el segmento compacto prémium, este Serie 2 Gran Coupé entra en la batalla entre las berlinas compactas del segmento prémium.

BMW siempre sabe dar a sus vehículos un toque deportivo, un estilo de conducción más divertido y ágil, frente a su competencia más directa. Conseguir ese comportamiento puede ser fácil en modelos más potentes, pero lo difícil es hacerlo con un motor pequeño, como el de tres cilindros que equipa al 218i. Pero también en este caso proporciona ese toque deportivo de conducción, uno de los aspectos más buscados por los clientes de la marca bávara.

El cambio automático contribuye a proporcionar agilidad a este vehículo con un motor de tres cilindros.
El cambio automático contribuye a proporcionar agilidad a este vehículo con un motor de tres cilindros.

En este caso hemos probado la versión de acceso a la gama con el motor más pequeño, un tres cilindros de gasolina de 1,5 litros de capacidad y 'solo' 140 caballos. Es una cifra de potencia que parece muy escasa si nos referimos a un BMW. Sobre todo en unos tiempos en los que hablamos de elevadas cifras de potencia que realmente sirven cada día para menos. Con las carreteras llenas de coches y de radares, se puede sacar poco rendimiento a las versiones más potentes.

Antes de conducir esta variante 218i tenía mis dudas de si realmente cumpliría con los márgenes básicos de un modelo de BMW y realmente me ha sorprendido. Pensar en un BMW de cuatro puertas y cinco plazas, con un buen maletero y equipado con un motor de tres cilindros, parecía un poco fuera de lugar. Después de hacer más de 600 km con el coche, recorridos básicamente por carreteras de primer y segundo orden, creo que es un punto de partida bastante razonable en la gama.

El motor de tres cilindros es un buen propulsor, ya muy utilizado en la gama de Mini. Se nota que la cilindrada es un poco más alta que la de algunos de sus rivales, con propulsores de uno o 1,2 litros. En este caso, los 1,5 litros ya parecen bastante más. Con su sistema de alimentación con turbo, permite subir de vueltas con la suficiente agilidad y es bastante elástico en su utilización.

En cualquier caso no es un coche pensado para los que buscan prestaciones deportivas. Esta versión no estaría pensada para este tipo de cliente, pero si permite una conducción bastante ágil, sea cual sea el terreno por el que circulamos. Sobre todo si, como en el caso de nuestra unidad de pruebas, en lugar del cambio manual de seis marchas, nuestro coche tiene el automático de doble embrague de siete marchas.

En el caso del cambio manual de seis marchas nos podría poner en algún aprieto y obligarnos a ir más pendientes del cambio en todo momento, por la cifra de par algo ajustada. Sin embargo, y gracias a este cambio automático bastante rápido de reacciones, el coche se mueve con bastante agilidad. Eso sí, en este caso no tiene levas en el volante y la única forma de utilizarlo en modo 'pseudomanual' es mediante la palanca del cambio.

Maletero

Por lo que se refiere a sus dimensiones su habitáculo permite hasta cinco plazas, aunque lo más razonable sería solo dos en las plazas traseras, que tienen un espacio para las piernas bastante razonable mientras que la cota de altura es más limitada. Una persona de 1,75 m de altura digamos que va bien, pero la sensación de amplitud en ese caso es algo limitada. Su maletero, con 430 litros, supone una notable mejora con respecto del Serie 1 del que deriva, lo que hace que este Serie 2 Gran Coupé proporcione una mayor versatilidad de uso. Mientras que el primero es un coche más juvenil, en este caso tenemos un vehículo con un enfoque algo más familiar.

Con el modo Eco Pro, se consigue reducir los consumos a costa de perder algo de confort.
Con el modo Eco Pro, se consigue reducir los consumos a costa de perder algo de confort.

En cualquier caso, incluso en esta versión de acceso a la gama, lo que encontramos es un vehículo muy bien hecho, con cuatro instrumentos digital, con un completo sistema de conectividad, pero en el que por encima de todo prima la conducción. Por ello lleva el sistema de selección de modos de conducción que permite optar por tres modos muy diferentes el Confort para el día a día, una opción Sport para conseguir un comportamiento bastante más dinámico aunque quizá la más interesante es el modo Eco Pro. Con este modo seleccionado conseguiremos el menor consumo de carburante. Hablando de consumo, el valor homologado en el ciclo combinado WLTP es de 6,1 litros, pero en nuestra prueba, sin excesos pero rodando lo más deprisa posible, hemos dejado el consumo ligeramente por debajo de los siete litros.

En cuanto a su precio, es caro como todos los modelos de BMW y de cualquier marca prémium del mercado, pero la relación entre la calidad y el precio es muy buena. Por 32.000 euros si optamos por el cambio automático, o 31.000 con el manual de seis marchas, tendremos una berlina compacta de aspecto muy dinámico, ágil en sus movimientos y sencilla de conducir. Un vehículo con el que se puede disfrutar al volante, incluso con un motor de tres cilindros.

Para los que busquen algo más, hay opciones en la gama mucho más deportivas, como un diesel de 190 caballos y sobre todo una versión de altas prestaciones, el 235iX, con un motor de 306 caballos y tracción a las cuatro ruedas, para poder transmitir toda esa potencia al asfalto. Todo es una cuestión de presupuesto...

Ficha técnica

Motor: tres cilindros en línea.

Potencia máxima: 140 CV a 4.600 rpm.

Par máximo: 220 Nm desde 1.400 rpm.

Cilindrada: 1.499 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 215 km/h.

Aceleración de cero a 100 km/h, 8,7 segundos.

Caja de cambios: automática de doble embrague de siete marchas.

Tracción: delantera.

Consumo homologado WLTP en ciclo combinado: 6,1 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,52 x 1,80 x 1,42.

Capacidad maletero: desde 430 litros.

Peso en vacío: 1.430 kg.

Precio: desde 32.000 euros.

Coches Coche eléctrico Audi
El redactor recomienda