El órdago de Volvo por la tecnología híbrida enchufable
  1. Motor
EN TODA SU GAMA DESDE EL XC40 AL XC90

El órdago de Volvo por la tecnología híbrida enchufable

Combinan motores de gasolina con uno eléctrico de 87 caballos y cuentan con etiqueta "0 emisiones"

Foto: Volvo V90 T8 Twin Engine, el máximo exponente de la gama híbrida enchufable con 390 caballos de potencia.
Volvo V90 T8 Twin Engine, el máximo exponente de la gama híbrida enchufable con 390 caballos de potencia.

Como una primera etapa de su electrificación completa, todos los modelos de su gama están a la venta con versiones híbridas enchufables que ofrecen más de 45 km de autonomía en modo solo eléctrico y cero emisiones. Se trata de la gama Recharge, que pronto tendrá también versiones 100% eléctricas y que supone una gran apuesta de Volvo para reducir las emisiones contaminantes. Todas estas versiones enchufables, desde el pequeño XC40 hasta el todocamino grande XC90, cuentan con etiqueta "0 emisiones".

Volvo vive el mejor momento de su historia con una gama muy equilibrada formada por tres variantes todocamino, el compacto XC40, el XC60 de tamaño medio y el XC90 grande de siete plazas. La oferta se completa con las versiones de tipo berlina, los modelos S60 y S90 y las variantes familiares V60 y V90. Una gama muy equilibrada que ha permitido a la marca sueca crecer de manera continuada en el mercado en los últimos años, logrando en 2019 un record histórico, con 705.452 unidades vendidas en todo el mundo.

Volvo lleva años apostando por la electrificación de su gama, lo que le ha llevado a ser el primer fabricante de automóviles que ofrece todos sus modelos con variantes híbridas enchufables. Desde el más pequeño de la familia, el XC40, que fue el último en incorporar esta variante hace solo unos meses, hasta el XC90, su todocamino grande de siete plazas, todos ofrecen estas variantes enchufables. La oferta de vehículos con bajas emisiones se completa con una amplia gama de versiones con tecnología mild hybrid.

placeholder Puesto de conducción del Volvo XC40 T5, la versión de entrada a la gama enchufable de la marca sueca.
Puesto de conducción del Volvo XC40 T5, la versión de entrada a la gama enchufable de la marca sueca.

Estos pasos de Volvo por la electrificación tendrán su continuidad con el lanzamiento del primer modelo eléctrico que será el XC40, cuyo lanzamiento para el mercado español y europeo está previsto a finales de este año. Y a partir de ahí la marca de origen sueco ha anunciado que cada año lanzará un nuevo modelo 100 % eléctrico en su gama.

La apuesta de Volvo es muy clara, electrificar toda su gama de modelos con el objetivo de conseguir que en 2025 las ventas globales de vehículos eléctricos representen el 50% del total. Volvo también se ha comprometido a convertirse, en 2040, en una empresa cuyas operaciones no tengan ningún impacto sobre la huella de carbono. Esta estrategia por la protección del medioambiente comenzó hace muchos años, cuando en 1976 se introdujo por primera vez la sonda Lambda en un vehículo. El primer modelo de Volvo eléctrico, el C30, llegó en el año 2011, un modelo del que se fabricaron y entregaron 250 unidades de manera experimental.

Volvo Recharge

La gama electrificada de Volvo se integra en la familia Recharge, compuesta por siete modelos y hasta once versiones con la etiqueta "0 emisiones" de la DGT. Sus potencias van de los 262 CV (180 CV del motor de combustión, más 82 CV del eléctrico) en el caso del XC40 T5 Recharge, a los 390 CV (303 + 87 CV) de los modelos con la motorización T8 Twin Engine, pasando por los 340 CV (253 + 87 CV) de las motorizaciones T6 Twin Engine.

Pero sin duda el paso definitivo hacia la electrificación será el XC40 Recharge P8, el primer modelo 100% eléctrico y de producción en serie de Volvo. Se lanzará comercialmente en Europa a finales de año mientras que las entregas comenzarán a principios de 2021. Será el banderazo de salida para la nueva gama eléctrica de Volvo.

placeholder Con la llegada del XC40 T5 se completó la gama híbrida enchufable de la gama Volvo.
Con la llegada del XC40 T5 se completó la gama híbrida enchufable de la gama Volvo.

Volvamos a las variantes híbridas enchufables, en las que Volvo tiene un punto fuerte en su gama. Son modelos que combinan un potente motor de gasolina con otro eléctrico de 82 o de 87 caballos, según las versiones. Este último es capaz de mover el vehículo sin que el de gasolina se ponga en marcha, siempre que la batería tenga carga y la velocidad no supere los 130 km/h. Todo ello permite unos consumos y emisiones muy bajos. En el caso del XC40 el consumo medio homologado se sitúa en los 1,8-1,9 l/100km, según el ciclo WLTP, mientras que las variantes T8 Twin Engine homologan un consumo de 2,1 l/100 km.

Con motivo de la presentación de la gama Recharge de Volvo, y de sus variantes híbridas enchufables, hemos podido hacer una toma de contacto con un modelo de la gama, en concreto el V90 T8 Twin Engine. Es un vehículo grande, un familiar de cinco plazas y con un gran maletero, que combina dos motores, un potente motor de gasolina de 303 caballos y otro eléctrico de 87 CV.

Foto: Ningún modelo de la gama Volvo fabricado desde ahora podrá superar la barrera de los 180 km/h por seguridad.

Lo más destacable es la suavidad de marcha que proporciona su potente mecánica. El conductor puede elegir entre diferentes modos de uso del sistema híbrido en función de las circunstancias. Puede circular en el modo Pure que permite una conducción 100% eléctrica, o lo que es lo mismo, una utilización sin ruido ni emisiones. En el otro lado de la balanza está el modo Power, con el que el sistema híbrido combina el uso de ambos motores para proporcionar las máximas prestaciones y una conducción más rápida.

Pero sin duda el modo ideal para un uso diario del vehículo es el híbrido. Con esta opción, es el propio sistema del vehículo el que gestiona ambas mecánicas para lograr el uso más eficiente en todo momento, sin renunciar a unas buenas prestaciones y la máxima seguridad.

placeholder Habitáculo del Volvo V90, con un interior amplio y muy luminoso.
Habitáculo del Volvo V90, con un interior amplio y muy luminoso.

Conducir un Volvo de última generación es una magnífica experiencia. Por un lado su diseño interior nórdico marca claras diferencias respecto a sus rivales, básicamente los modelos premium de origen alemán. En este caso encontramos muchos detalles diferenciadores, su pantalla vertical de la consola central con un manejo muy intuitivo y similar al de un iPad. O sus tapicerías en tonos más claros que lo habitual en los coches alemanes, lo que aporta una mayor sensación de espacio y una conducción más tranquila y relajada.

A nivel de seguridad también supone un importante paso adelante, porque incluye de serie todos los sistemas más avanzados disponibles en el mercado con sistemas como City Safety con detección de peatones y ciclistas y frenado automático. O el más completo Pilot Assist, que supone el paso previo hacia la conducción autónoma. También ofrece sistemas innovadores, como el frenado automático con esquiva o la protección contra un choque frontal en carreteras con tráfico no desdoblado.

La última gran novedad es la incorporación del sistema de aviso de firme deslizante, según el cual el vehículo detecta que hay una zona deslizante, por hielo o aceite sobre la carretera y avisa a los conductores de otros vehículos de esta circunstancia para evitar posibles accidentes. Este sistema es una opción de equipamiento. Y la otra gran novedad de los modelos Volvo es que desde ahora todos los vehículos fabricados tienen su velocidad máxima limitada a 180 km/h. Volvo es diferente y la apuesta por la seguridad y por la reducción de emisiones han sido dos pilares clave desde su fundación en 1927.

Coches
El redactor recomienda