PRUEBA BMW X3 20D XDRIVE

BMW X3 20d o cómo podría ser el todocamino perfecto si fuera más barato

Con un eficiente motor diésel de 190 caballos que aporta tecnología microhíbrida y etiqueta 'eco'

La prueba de esta semana es del BMW X3, un modelo que representa una referencia en el segmento del todocamino compacto prémium desde que se lanzó al mercado allá por el año 2003. Un vehículo con potentes mecánicas diésel y de gasolina pero que también ofrece una variante híbrida enchufable. Y todo ello a la espera de que llegue al mercado el iX3, un modelo similar en muchos aspectos al X3, pero con una mecánica 100 % eléctrica y con su etiqueta 'cero emisiones'.

Cuando BMW presentó la primera generación de su modelo X3, en el año 2003, era difícil avanzar el éxito que podría tener este modelo, del que desde entonces se han vendido más de 100.000 unidades cada año. Un vehículo que marcó nuevos estándares al hacer compatible el concepto del vehículo todocamino compacto, pero con posibilidades camperas, junto con el carácter prémium de los coches de BMW.

Ahora, 17 años después de aquel lanzamiento, el concepto del BMW X3 sigue vigente como uno de los modelos de referencia del mercado. Y es que ofrece todo lo que se le puede pedir a un coche a escala de confort, de equipamiento, de tecnología, de seguridad o de habitabilidad. Creo que a este modelo solo se le puede poner en "pero" el de su precio elevado, lo que limita sus ventas. El precio de partida es de 46.000 euros, pero podemos llegar, en las variantes más potentes de su gama, a los 120.000 euros que cuesta el X3 M Competition de 510 caballos.

Un gran maletero, de formas regulares y con carriles para sujetar objetos.
Un gran maletero, de formas regulares y con carriles para sujetar objetos.

Por eso hemos querido probar una versión casi de acceso, el X3 20d, que combina un motor diésel de 190 caballos con el cambio automático de ocho marchas y la tracción 4x4. Es un motor muy conocido en la gama BMW, que ofrece un excelente comportamiento dinámico en este vehículo, y que se combina con un cambio automático de ocho marchas y con la tracción a las cuatro ruedas del sistema x Drive de BMW. El resultado es un vehículo casi perfecto, con el que poder viajar y desplazarse a diario pero con el que también poder hacer largos viajes de vacaciones. Un modelo, también, con bastantes posibilidades de uso fuera del asfalto pero que tiene su terreno ideal de uso en las carreteras asfaltadas.

Nuestra versión de prueba no es la versión de acceso a la gama del X3, pero si es el punto de partida más razonable. La marca BMW también ofrece una variante de gasolina y un diésel menos potente, de 150 caballos. Este último está asociado exclusivamente con tracción trasera, lo que permite reducir su coste en 6.000 € con respecto al de nuestra prueba. Es por ello un modelo muy centrado en las ventas a flotas y empresas.

Una referencia

Pero si lo que buscamos es un coche bueno del segmento prémium, integrado por su estilo, su posición de conducción y su habitabilidad interior en el segmento todocamino, esta del BMW X3 es una de las mejores opciones. Por supuesto, hay versiones más potentes, con variantes que llegan hasta los 480 caballos del X3 M e incluso una variante Competition aún más radical, de 510 CV.

Los 190 caballos de esta versión 20d proporcionan una muy buena agilidad de marcha, incluso en un coche que casi llega a las dos toneladas de peso. Además, esta variante incluye un sistema 'mild hybrid' con su batería adicional de 48 V y su motor integrado que puede añadir otros 11 caballos cuando se hacen necesarios. Esta tecnología permite reducir el consumo algo más hasta unas cifras muy razonables.

El valor homologado en el ciclo medio WLTP es de 5,9 litros y si no hacemos excesos con el acelerador estaremos en los seis o como mucho siete litros a los 100 km. Y eso, para un coche como este, con una gran capacidad de aceleración, es una cifra muy buena. Su par máximo, de 400 Nm está disponible desde las 1.750 vueltas.

Inconfundible luz diurna de BMW con sus faros de led.
Inconfundible luz diurna de BMW con sus faros de led.

Su equipamiento es bastante completo pero además la lista de opciones es casi interminable. Cuenta con numerosos sistemas de ayuda a la conducción de serie como el sistema City Safety con detección de peatones y ciclistas y frenada automática de emergencia. Pero si queremos tener todas las opciones que proporciona la tecnología actual en materia de seguridad lo ideal es optar por el Driving Assistant Plus. Bajo este 'pack' opcional, se incluyen sistemas como el mantenimiento automático de carril, el asistente de atascos, el control de la dirección para evitar accidentes por el ángulo muerto. Esta opción cuesta 2.500 euros, pero creo que es la mejor opción que se puede pedir para este coche.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 190 CV a 4.000 rpm.

Par máximo: 400 Nm desde 1.750 rpm.

Cilindrada: 1.995 cc.

Combustible: gasolina.

Motor eléctrico

Potencia: 11 CV.

Par motor: 24 Nm.

Velocidad máxima: 215 km/h.

Aceleración de cero a 100 km/h, 8,0 segundos.

Caja de cambios: automática de ocho marchas.

Tracción: 4x4 xDrive.

Consumo homologado WLTP en ciclo combinado, 5,9 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,70 x 1,89 x 1,68.

Capacidad maletero: desde 550 litros.

Peso en vacío: 1.910 kg.

Precio: 52.000 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios