TODOS LOS COCHES FABRICADOS DESDE AHORA

Volvo revoluciona la seguridad: impone una limitación de 180km/h en todos su coches

También incluyen la llave Care Key para programar otras limitaciones adicionales al ceder el coche a un conductor inexperto

Foto: Ningún modelo de la gama Volvo fabricado desde ahora podrá superar la barrera de los 180 km/h por seguridad.
Ningún modelo de la gama Volvo fabricado desde ahora podrá superar la barrera de los 180 km/h por seguridad.

Desde ahora, todos los nuevos vehículos de Volvo saldrán de fábrica con una limitación de la velocidad máxima en 180 km/h. Con ello Volvo Cars cumple la promesa que hizo el año pasado de limitar la velocidad de sus vehículos. Esta medida no afecta a los coches en stock ya fabricados previamente a este anuncio, pero si a todos los fabricados a partir de ahora, sea cual sea el modelo. El objetivo de esta medida es cerrar una brecha que impide acabar definitivamente con las víctimas mortales y con las lesiones graves en los accidentes de tráfico, según la postura de Volvo.

Otra importante novedad de todos los vehículos de Volvo a partir de ahora es que junto a la limitación de velocidad todos incluirán el sistema Care Key. Se trata de una función que permite al conductor establecer limitaciones adicionales de la velocidad máxima y de otros aspectos, por ejemplo cuando deje el vehículo a otros miembros de la familia, a conductores más jóvenes o inexpertos.

Es decir, que desde ahora, todos los vehículos nuevos que fabrique Volvo, desde el más pequeño XC40 hasta el V90 o el todocamino grande de siete plazas XC90, tendrán su velocidad máxima limitada a 180 km/h e incluirán de serie la llave Care Key. Aun se podrán adquirir algunas unidades en stock, ya fabricadas, sin estas nuevas medidas de seguridad.

Volvo Cars es un fabricante que siempre se ha caracterizado por su apuesta máxima por la seguridad de los ocupantes. La marca sueca ha sido pionera en la puesta en marcha de las tecnologías más avanzadas en la seguridad. La primera de todas, el cinturón de seguridad en los años sesenta. En la actualidad varios de los vehículos de Volvo están considerados como los más seguros del mundo. En este sentido estas dos nuevas medidas que llevarán de serie integradas todos los vehículos de la marca, la limitación de la velocidad 180 km/h y la nueva llave Care Key, suponen un claro mensaje sobre los peligros del exceso de velocidad.

Además supone una apuesta y una demostración de que los fabricantes, además de hacer coches cada día más seguros, con más sistemas de ayuda a la conducción y con mejores medidas de seguridad pasiva, también pueden dar pasos para desempeñar un papel activo en la carrera por evitar accidentes de tráfico mortales. Ambas medidas servirán para ayudar a los conductores a reflexionar y a darse cuenta de que correr en exceso es peligroso y además permitirá ayudarles a conducir de una manera más responsable.

Todos los coches nuevos de Volvo tendrán limitada su velocidad a 180 km/h, sea cual sea el modelo, desde el XC40 hasta el V90 de la imagen.
Todos los coches nuevos de Volvo tendrán limitada su velocidad a 180 km/h, sea cual sea el modelo, desde el XC40 hasta el V90 de la imagen.

Sin duda la limitación de velocidad es una cuestión que siempre ha creado un gran debate. Hace años hay una gran polémica en Alemania, único país de Europa y casi del mundo, en el que hay carreteras sin límite de velocidad, y tiene sus partidarios y detractores. También con este tema de la limitación de velocidad por parte de los fabricantes de coches, algunos observadores cuestionan el derecho de los fabricantes a imponer esta restricción a través de la tecnología. Pese a ello Volvo Cars se siente obligada a seguir liderando el debate sobre los derechos y obligaciones de los fabricantes respecto a la adopción de medidas de limitación.

Desde Volvo Cars se argumenta que el problema de exceso de velocidad es que por encima de un determinado umbral, la tecnología de seguridad integrada en un vehículo y el diseño de las infraestructuras inteligentes, dejan de ser eficaces para evitar muertes y lesiones graves en caso de un siniestro. Esa es la razón por la que en la mayor parte de los países occidentales hay límites de velocidad, aunque el incumplimiento de estas normas sigue siendo uno de los motivos más frecuentes de accidentes de tráfico con víctimas. Además, cada año se imponen millones de multas por exceso de velocidad en todo el mundo.

Polémica

Diversas investigaciones demuestran que, en general, los conductores son poco conscientes de los peligros que implica correr al volante. El resultado es que muchas personas conducen demasiado rápido y no se preocupan de adaptar su velocidad a la situación real del tráfico en cada momento.

Pero el tema del exceso de velocidad no es único de cara a buscar reducir la siniestralidad del tráfico. En este sentido hay otros dos aspectos importantes como son las distracciones y el consumo de alcohol y drogas antes de sentarse al volante.

La sociedad demanda una siniestralidad cero en las carreteras, pero ese objetivo solo es posible si todo el mundo cumple su parte, si los coches son cada día más seguros, si las administraciones invierten mucho dinero en que las infraestructuras sean cada vez más seguras y sin que los usuarios hagan una conducción responsable.

En este sentido, Volvo es la primera marca que toma la decisión de reducir la velocidad, si bien muchos de los fabricantes europeos ya tienen un límite establecido de 250 km/h, que en cualquier caso está muy con encima de los valores reales que se pueden alcanzar en las carreteras abiertas al tráfico. Sin embargo, las versiones más potentes de Mercedes, Audi o BMW ofrecen opcionalmente la posibilidad de subir este límite hasta 280 km/h.

En Alemania, donde hay tramos de autopista sin límites y en general una conducción bastante responsable, todavía puede tener un cierto sentido, pero la pregunta es, por qué los fabricantes tienen que hacer coches cada día más potentes, que son los que demanda el gran público, capaces de poder circular por encima de 200 km/h cuando no se puede ir por ningún tramo de carretera a más de 120 km/h.

Ahora, con la llegada del coche eléctrico, esta polémica de la velocidad limitada lleva a un nuevo enfoque. Los coches eléctricos, en general, no tienen marchas, y hacer que un coche eléctrico pueda circular a 200 km/h supone un coste de energía que hace que la batería se agote en pocos kilómetros a ese ritmo. Y por ello, casi todos los nuevos modelos eléctricos tienen su velocidad limitada en 150 o 180 km/h, como máximo.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios