se suma la FABRICACIÓN Y GENERACIÓN ELÉCTRICA

Por qué el coche eléctrico contamina menos que un gasolina y diésel: el estudio definitivo

En el 95 % del planeta, excepto en una serie de países, conducir un coche eléctrico emite menos carbono que uno de gasolina o diésel, aún contando la fabricación del mismo

Foto: Un coche eléctrico recargándose
Un coche eléctrico recargándose

Si había alguna duda sobre si el coche eléctrico puede aumentar las emisiones de carbono, un estudio elaborado recientemente, que tiene también en cuenta el proceso de fabricación y cómo se genera la electricidad, acaba de demostrar que no es así. El eléctrico es menos contaminante que uno de gasolina o diésel en el 95% de los países.

En los últimos tiempos varias corrientes de pensamiento han cuestionado el hecho de que los coches eléctricos son realmente "más verdes". En su argumentación se ha utilizado el recurso de sumar las emisiones contaminantes que se emiten durante la fabricación de los mismos y las que provocan la generación de electricidad.

Un estudio de la Univerisdad de Nijmegen (Países Bajos), de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Exeter (ambas en el Reino Unido) demuestra que en el 95% del planeta conducir un coche eléctrico es mejor para el clima que ponerse a los mandos en un equivalente de gasolina o diésel. Las únicas excepciones son países como India, República Checa, Estonia, Polonia y Bulgaria, donde la generación de electricidad todavía se basa principalmente en el carbón.

Hasta un 70% menores

Los investigadores dicen que las emisiones medias de "vida útil" de los coches eléctricos son hasta un 70% más bajas que las de los coches de gasolina en países como Suecia y Francia (donde la mayor parte de la electricidad proviene de energías renovables y nucleares), y alrededor de un 30% menos en el Reino Unido. A medida que las fuentes de electricidad cambien de combustibles fósiles a energías renovables, como la energía hidroeléctrica, solar y eólica, los vehículos eléctricos se volverán incluso más atractivos y más limpios. El estudio proyecta que en 2050 cada segundo coche en las calles del mundo podría ser eléctrico, algo que reduciría las emisiones mundiales de CO2 en hasta 1,5 gigatoneladas al año, lo que equivale a las emisiones actuales totales de CO2 de Rusia.

"Hemos comprobado las cifras de todo el mundo e incluso en el peor de los casos, casi siempre se producía una reducción de las emisiones"

El autor principal del estudio, Florian Knobloch, de la Universidad de Nijmegen, señala, en declaraciones recogidas por BBC, "la idea de que los vehículos eléctricos podrían aumentar las emisiones es un mito absoluto. "Hemos visto mucha discusión sobre esto recientemente, con mucha desinformación alrededor". Según Knobloch, "hemos comprobado las cifras de todo el mundo, examinando toda una gama de coches e incluso en el peor de los casos, casi siempre se producía una reducción de las emisiones".

No obstante, el problema de la contaminación, a pesar de la implantación paulatina del coche eléctrico, estará muy presente en las ciudades. Primero, porque será difícil hacer una transición rápida de vehículos de combustión a coches eléctricos. Segundo, el proceso pondrá una enorme presión sobre la generación y el suministro de energía limpia. Y, en tercer lugar, la abrasión de los neumáticos y frenos de los coches eléctricos seguirá creando contaminación en las ciudades.

Cambio social importante

Greg Marsden, del Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad de Leeds, advierte que "la electrificación es necesaria, pero no suficiente. Se requieren reducciones de la demanda de viaje de al menos el 20%, junto con un cambio social realmente importante. Es por eso que es una emergencia climática y no un inconveniente climático".

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios