UN COCHE DE CARRERAS FABRICADO EN 1932

Retromobile París: lujo, exclusividad y un Bugatti 'dorado' de más de 4,6 millones

En la reunión de Retromobile París se adjudicaron coches históricos por valor de 20 millones de euros, un record para Bonhams. El Bugatti Type 55 Roadster de 1932, el más caro

En el pasado salón Retromobile de París tuvo lugar una nueva reunión de la compañía de subastas Bonhams para vender coches de colección de un elevado nivel de exclusividad que se saldó con un nuevo éxito de ventas. Se adjudicaron modelos por más de 20 millones de euros, lo que demuestra que el mercado del vehículo de colección está más fuerte que nunca.

En esta reunión, sin duda, el protagonista ha sido un Bugatti Type 55 Roadster del año 1932, que representa uno de los modelos más importantes de la que se conoce como la "era dorada de Bugatti". El modelo, en un perfecto estado de conservación, se vendió por 4,6 millones de euros. También destacó en esta importante reunión de coches clásicos un Invicta de 1931, adjudicado en 1,6 millones de euros, la misma cantidad que se pagó por un no menos impresionante Mercedes 500 K descapotable de 1935.

Todos los grandes analistas consideran el vehículo de colección como una de las mejores opciones de inversión en los tiempos actuales, porque tiene una importante revalorización. Pero también tiene un aspecto adicional importante, como es el hecho de poder disfrutar de coches maravillosos sin perder dinero por ello.

Interior del Bugatti Type 55 de 1932.
Interior del Bugatti Type 55 de 1932.

Bugatti es una marca emblemática que, en la actualidad, y de la mano del grupo Volkswagen produce el coche más potente, rápido y exclusivo del mundo, el Chiron. Pero es una marca que lleva muchos años haciendo los mejores coches. Los deportivos de la marca, en los años 20 ganaron todo tipo de competiciones, en circuito o en carretera, posicionándose como los más competitivos del mercado. Pero al mismo tiempo, la marca Bugatti también supo hacer los coches más lujosos y elegantes, como el legendario Bugatti Royale.

Solo 29 unidades

Pero hablemos del Bugatti protagonista en la reunión de Bonhams, el Type 55 Roadster de 1932. El coche es una de las 29 unidades que todavía se mantienen "vivas" de las fabricadas por la emblemática marca Bugatti de este modelo. Es muy destacable que esta unidad ha estado los últimos 56 años en manos del mismo propietario, Geoffrey St John, un experto británico de la marca Bugatti, y de su familia.

El coche en sus principios fue utilizado para disputar dos veces las 24 horas de Le Mans en manos de dos pilotos claves de la época, Luis Chiron y el Conde Guy Bouriat-Quintart. Posteriormente fue completamente reconfigurado el coche por el diseñador Giuseppe Figoni, creando con ello una carrocería única del modelo. Con esta nueva estructura, el coche siguió siendo muy competitivo y ganó el Rally París Niza del año 1933, de la mano del que fuera su segundo propietario, el editor francés Jacques Dupuy

En la subasta de Retromobile de Bonhams ha habido otros protagonistas, además de este espectacular Bugatti Type 55 Roadster. Uno de ellos es el Invicta 4½ litre S-Type Low Chassis Sports en una versión de carrocería única, de tipo roadster desarrollada por el carrocero Carbodies y cuyo precio de adjudicación fue de 1.610.000 euros. El coche data de 1931.

Mercedes 500K Cabrilolet de 1935.
Mercedes 500K Cabrilolet de 1935.

Una réplica moderna

Exactamente esa fue la cantidad que pagó su afortunado propietario por otra de las piezas más importantes de esta sesión de subastas en Paris. Se trata de un Mercedes Benz 500k Cabriolet del año 1935. Un supercoche de la época, sin duda que en este caso concreto fue construído en la emblemática fábrica de Sindelfingen y que contó con el trabajo del ingeniero Hans Nibel. Nibel se hizo famoso por ser el padre del chasis de la primera de las flechas de plata, los coches con los que la marca de la estrella dominó la competición automovilística a nivel mundial en los años treinta. Y también de la marca Mercedes, pero mucho más moderno, un espectacular Mercedes 300SL Roadster de 1963 por el que se pagá más de un millón de euros. Este coche es una de las 200 unidades que se construyeron de este modelo con frenos de disco y motor construido en aluminio, y esta unidad incluia también el techod e tipo hard-top original de la propia fábrica.

Un Talbot AV 105 de 1934, vendido por 879.750 euros o un Lancia Stratos de la nueva generación creada para rememorar la historia de un coche de rallyes insuperable, por 690.000 euros, completaron la lista de los más importantes. El Nuevo Stratos es una completa puesta al día de un coche que equipado con motor Ferrari, en el años setenta dominó la competición de los rallyes a nivel europeo y mundial. En este caso corresponde a una serie muy limitada, de solo 25 unidades, una réplica moderna del coche de competición pero basado en el bastidor del Ferrari 430 Scudería y con un motor V8, igualmente de origen Ferrari, con 540 caballos.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios