El climatizador reduce la autonomía en un 50%

El truco psicológico de Ford para aumentar la autonomía de los coches eléctricos

La última novedad en la que trabaja la compañía estadounidense consiste en utilizar la iluminación ambiental para que los pasajeros sientan más calor o más frío

Foto: Interior de Transit Smart Energy Concept. (Ford)
Interior de Transit Smart Energy Concept. (Ford)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Por muy descabellado que parezca, los estudios de neurociencia demostraron hace tiempo que los colores influyen en el estado de ánimo, en la elección de determinados productos por parte de los consumidores e incluso en la cantidad de interacciones en redes sociales. La respuesta del cerebro a estos estímulos ha llegado a un nuevo nivel con la propuesta de Ford, que está estudiando cómo el uso de distintas tonalidades puede aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos.

Concretamente, está explorando la posibilidad en su minibús Transit Smart Energy Concept, que en teoría cuenta con el formato más difícil para implementar las mejoras. Presentado en sociedad el pasado mes de abril, el 'banco de pruebas' de la compañía estadounidense ofrece una autonomía de 150 kilómetros con una carga de cuatro horas, gracias al apoyo de innovaciones que ahorran energía, e incluso la generan: desde paneles solares hasta sistemas de recuperación de calor del motor.

La última novedad será utilizar la iluminación ambiental para que los pasajeros sientan más calor —encendiendo automáticamente luces rojas— o más frío —con luces azules—. "Esto ayuda a aliviar la tensión del sistema de aire acondicionado para que la energía ahorrada se pueda utilizar para cubrir más kilómetros", explica la empresa en el blog dedicado a su área europea.

Su prueba no es baladí. Se basa en una investigación, realizada por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos, cuyas conclusiones explican que el uso del climatizador puede reducirla autonomía de la batería hasta en un 50% en los vehículos eléctricos, especialmente en aquellos con cabinas más grandes, como los autobuses o las furgonetas en las que viajan varios pasajeros, que requieren más energía para mantener la temperatura interior y garantizar que cada pasajero se sienta cómodo.

"La exposición al color puede cambiar nuestro estado de ánimo de muchas maneras. Aquí se trata simplemente de utilizar la iluminación ambiental roja dentro del automóvil para que las personas sientan más calor y la iluminación ambiental azul para que las personas sientan más frío. Reducir la carga sobre el aire acondicionado podría marcar una diferencia significativa para extender la autonomía del vehículo", detalla Lioba Müller, ingeniero de Ford Europa.

Se trata de utilizar la iluminación roja para que las personas sientan más calor y la iluminación azul para que sientan más frío

Su equipo experimentó la tecnología en un diez plazas de la 'Weather Factory' de Colonia, en Alemania. "Configurado para que el conductor pudiera monitorizar el nivel de temperatura de todos los asientos de los pasajeros desde la pantalla de la consola central, los pasajeros fueron sometidos a una simulación que recreaba un día de invierno con cero grados y a otra que reunía las condiciones de un día de verano con 30 grados". Se les pidió que calificaran su nivel de comodidad tanto en el caso de las altas temperaturas como en el de las bajas y, en ambos casos, la iluminación ambiental conllevó una reducción del uso del climatizador: en un 3,3% para el aire acondicionado y en un 2,5% para la calefacción.

Un paso más para ahorrar energía

El 'laboratorio' Transit Smart Energy Concept presenta múltiples innovaciones para optimizar el uso de energía y reducir la pérdida de calor además de la ya mencionada:

  • Seis paneles solares sobre en el techo que cargan una batería de 12 voltios para alimentar la calefacción de los asientos, la iluminación de la cabina y los sistemas eléctricos a bordo.
  • Un innovador sistema de recuperación de calor que utiliza el calor residual de los componentes del tren de transmisión, el aire exterior y el aire dentro de la cabina para alargar la autonomía del vehículo en un 20%.
  • Ventanas de doble acristalamiento con un sistema que reduce las superficies de contacto frío y aísla contra la pérdida de calor.
  • Piso y techo traseros aislados que reducen aún más la pérdida de calor de la cabina.
  • Una puerta corredera eléctrica que se abre hasta la mitad para reducir la pérdida de calor. La ventilación, la calefacción y el aire acondicionado se apagan automáticamente cuando la puerta está abierta.
  • Un separador de policarbonato entre la puerta del pasajero y el área de asientos que reduce aún más la pérdida de calor cuando los pasajeros entran y salen, y protege a los pasajeros de elementos externos.

El vehículo también cuenta con calefacción de asientos y paneles individuales que permiten a cada pasajero controlar la temperatura de su propio espacio. Se planean futuras versiones para permitir al conductor controlar la calefacción y la refrigeración de sus asientos, así como desactivarla en aquellos otros desocupados mediante la detección automática de pasajeros a través de bolsas de aire existentes.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios