#VerdadesDiésel

Por qué los coches diésel actuales son más limpios que los de hace diez años

Los nuevos motores diésel Ingenium de Land Rover incorporan tecnologías como el filtro DPF que permite capturar el 99% de las partículas en suspensión y humo negro

Foto: (Land Rover).
(Land Rover).
Autor
Tiempo de lectura4 min

La industria automovilística ha ido adaptándose a los cambios que la sociedad le ha ido demandando. En el escenario actual, este desafío pasa por crear tecnologías limpias que respeten el entorno y sepan adecuarse a una normativa que cada vez es más exigente.

Esto pasa porque los motores de combustión actuales sean mucho más limpios que sus homólogos de hace diez años. Y esa transformación ha llegado, en gran medida, gracias a legislaciones como la Euro 6, que se encarga de regular la cantidad de emisiones de óxido de nitrógeno y partículas tanto de los gasolina como de los diésel.

(Land Rover).
(Land Rover).

En este sentido, un ejemplo de buena praxis son los nuevos motores diésel Ingenium de Land Rover, cuyas últimas innovaciones han servido para fabricar vehículos más respetuosos con el medioambiente. De hecho, el filtro de partículas (DPF) o AdBlue® del fabricante inglés, que obligatoriamente incorporan todos los diésel de nueva matriculación desde 2009, permite capturar el 99% de las partículas en suspensión y humo negro generadas por la combustión del motor.

Esto es importante, porque los límites de emisiones de gases nocivos son cada día más estrictos. En 2018, el protocolo de medición de emisiones WLTP (de sus siglas en inglés Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos en Vehículos Ligeros) sustituyó definitivamente a las anteriores pruebas NEDC, creadas en los 80. Su principal innovación fue incorporar los test RDE: pruebas en carretera abierta con el propósito de conseguir medir las emisiones de NOx y partículas lo más acorde posible a la realidad. Los técnicos prueban el comportamiento del automóvil en altas y bajas altitudes, así como en distintas oscilaciones de temperatura, subida y bajada de pendientes y aumento de la carga útil. También lo testean conduciendo tanto a velocidades bajas como medias y altas en distintos escenarios (autovía, ciudad y carreteras rurales). A esta prueba en conducción real se une el procedimiento en laboratorio: encerrar el vehículo en una cámara hermética de alta temperatura para medir la evaporación de hidrocarburos.

Con el nuevo ciclo WLTP, los fabricantes no podrán superar los 80 miligramos de NOx por kilómetro durante los ensayos en carretera abierta

Sin embargo, la nueva normativa Euro 6d da un paso más en la medición de la evaporación de los hidrocarburos (la prueba pasa de durar 24 a 48 horas), así como del control de emisiones RDE. Con el nuevo ciclo WLTP, los fabricantes no podrán superar los 80 miligramos de NOx por kilómetro durante los ensayos fuera de laboratorio, permitiendo que se exceda un 1,5 -en la anterior legislación esta cifra era de 2,1-. Una vez superado este ‘coeficiente de permisividad’, se impondrá una sanción. Además, no solo se medirá que el turismo en cuestión respete la normativa cuando se homologa, sino también durante su vida útil. Por lo que un DPF tan eficiente como el de Land Rover permite cumplir la legislación vigente y aprobar sobradamente estos test de medición.

A este filtro de partículas, los ingenieros del fabricante inglés han incorporado otras mejoras como la válvula EGR, destinada a rebajar la emisión de los óxidos de nitrógeno hasta un 50%, además de disminuir el ruido que genera el vehículo. También el catalizador de reducción selectiva (SCR), que permite reducir los niveles de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono emitidos por el sistema de escape, un 90% y un 20-25% respectivamente. Estos avances permiten que los nuevos motores Ingenium de Land Rover emitan casi las mismas partículas que un gasolina: 0,08 gr/km frente a las 0,06 de este último.

Un coche para cada uso

Que la industria automovilística sea sostenible no solo depende de los fabricantes, sino también de los conductores. Y es que estos tienen en sus manos conducir de una manera eficiente. Evitar acelerones y conducir a velocidades altas, anticiparse al tráfico, utilizar el freno motor, conducir a una velocidad estable o controlar la temperatura en el interior del vehículo son algunos de los consejos para disminuir el consumo energético y, por ende, reducir la contaminación generada por el coche.

Sin embargo, lo que más va a determinar el impacto es la elección del turismo. Los conductores debent tener en cuenta para qué lo quieres y cómo vas a utilizarlo, ya que no es lo mismo una conducción por ciudad, que por autovía u ‘off-road’. Si eres de los que le gusta la aventura y perderte por caminos que ni siquiera estén en el mapa, los diésel son la alternativa más útil. En la conducción 'off-road', este tipo de motores ofrecen una mayor potencia en menor franja de revoluciones, lo que supone, entre otros beneficios, un consumo inferior. Y si además es un todoterreno, mejor que mejor.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios