PRUEBA BMW X1 20D XDRIVE

Lo que no se ve del BMW X1: por qué es un todocamino que en realidad no lo es

Pese a que su altura libre al suelo tiene 18 cm y que puede tener tracción 4x4, es un buen coche para asfalto

El BMW X1 es el primer escalón de la gama todocamino de la marca bávara. Es un modelo que tiene los detalles básicos necesarios para poder ser considerado un vehículo todocamino, es decir, mayor altura libre al suelo, protecciones en los pasos de rueda y en los laterales y la opción de la tracción a las cuatro ruedas. Sin embargo, también es un BMW más de la gama, y por ello es un modelo que transmite sensaciones de conducción dinámica y hasta deportiva en algunas versiones. Por ello, más que un todocamino de verdad, es una combinación entre un vehículo de tipo SUV y un compacto, pero con los atributos de deportividad propios de BMW.

Aparte de los detalles que lo caracterizan como un todocamino, en realidad es un turismo más de BMW y ofrece, como el resto de la gama, diferentes modos de conducción, pero en ningún caso cuenta con la opción de modo 'off-road', más enfocado a salir de la carretera. Tan solo se puede elegir entre un modo 'confort' o un modo 'sport', a los que se añade un modo 'eco pro' con el que conseguir el mejor consumo en el uso diario.

Lo que sí ofrece es un habitáculo más versátil que el Serie 1. Para ello, cuenta con una banqueta de asientos trasera cuyos respaldos se pueden ajustar en inclinación y, opcionalmente, también en sentido longitudinal. En este caso, esta banqueta trasera se puede desplazar hasta 14 cm hacia delante o hacia atrás para adaptar el espacio del maletero y el de las piernas de los ocupantes de estas plazas posteriores. También se puede contar con una banqueta trasera abatible en tres partes, en lugar de las dos habituales. Todo ello en busca de mayor versatilidad, algo inherente con los modelos todocamino.

La gama parte de un motor de tres cilindros diésel de 116 caballos, pero la versión que hemos probado en esta ocasión, el 20d xDrive, combina los tres elementos que hacen de este modelo un coche perfecto para todo tipo de usuarios. Un potente motor diésel de 190 caballos de bajo consumo y muy elástico, combinado con una caja de cambios automática de ocho marchas, de las clásicas con convertidor de par, y un sistema de tracción a las cuatro ruedas xDrive que proporciona la mejor capacidad de tracción cuando la adherencia es baja.

Además, ya como detalles propios y específicos de la marca BMW, incluye levas en el volante, bastante grandes, aunque el único límite es que se mueven solidariamente con el volante. Eso hace que en maniobras muy apuradas pueda haber dudas. En cualquier caso, este no es un coche para buscar esa conducción más al límite, más pensada para una versión M que para un vehículo de enfoque más familiar como este X1 20d. Su comportamiento dinámico es excelente, y salvo que se ruede al límite con el coche, y no es algo muy habitual, no notaremos diferencias con respecto al modelo compacto de BMW, al Serie 1 o incluso al Serie 3.

Este BMW se ofrece en una amplia gama de versiones y motorizaciones que van desde el más pequeño, el diésel de 116 caballos, hasta una variante más deportiva como es el 25d con un propulsor de 231 caballos de gasóleo. Las versiones de acceso se ofrecen también con un cambio manual, pero la mayor parte de las versiones están disponibles solo con el cambio automático de ocho marchas como el que empleaba nuestra unidad de pruebas.

Eso sí, la principal novedad de esta familia de modelos todocamino llegará en los próximos meses con el lanzamiento de la variante híbrida enchufable. En este caso, combina un motor de gasolina de tres cilindros de 125 caballos con otro eléctrico de 95 caballos. El resultado, una potencia máxima utilizable de 220 CV y lo que es más importante, 56 km de autonomía en modo eléctrico.

Para esta versión, se anuncia un consumo homologado según el ciclo WLTP de dos litros. Este modelo lleva tracción delantera y un cambio Steptronic automático de seis marchas, que ha sido optimizado para lograr el mínimo consumo de carburante, pero sin renunciar a esa deportividad inseparable de todos los modelos firmados por BMW.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 190 CV a 4.000 rpm.

Par máximo: 400 Nm desde 1.750 rpm.

Cilindrada: 1.995 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 219 km/h.

Aceleración de cero a 100 km/h, 7,8 segundos.

Caja de cambios: automática de ocho8 marchas.

Tracción: 4x4.

Consumo homologado WLTP en ciclo combinado: 5,6 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,45 x 1,82 x 1,60

Capacidad maletero: desde 505 litros.

Peso en vacío: 1.630 kg.

Precio: 42.000 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios