VALORA LOS PROS Y LOS CONTRAS

¿Pensando en comprar un coche eléctrico? Estos son los cuatro tipos que existen

Los coches eléctricos se han convertido en una de las opciones más solicitadas por los consumidores que buscan comprar un vehículo nuevo... pero, ¿conocemos sus diferencias?

Foto: Noruega es líder en la venta de coches eléctricos, pero también en infraestructuras de recarga y en reducción de impuestos.
Noruega es líder en la venta de coches eléctricos, pero también en infraestructuras de recarga y en reducción de impuestos.

Llega el momento de cambiar de coche y muchas personas empiezan a tener en cuenta, cada vez más, una opción que hace solo unos años ni tan siquiera contemplaban: se trata del vehículo eléctrico, un tipo de coche que cada vez está más solicitado en el mercado. Sin embargo, no existe un solo tipo de automóvil de este estilo, sino que hay diferentes opciones que el usuario debe de conocer para saber cuál es el que se adapta mejor a sus necesidades.

Pero, ¿qué tipo de vehículos eléctricos existen en el mercado? Son los siguientes:

Coche Eléctrico de Baterías

Se trata del vehículo eléctrico por excelencia, es decir, aquel que funciona con una batería puramente eléctrica y que debe de enchufarse a la red para recargarla cuando se queda sin energía. Su motor se mueve gracias a este sistema que, en sus primeros años, era totalmente desechado por la falta de puntos de recarga en las carreteras y por la escasa autonomía con la que contaban estos vehículos, algo que ha cambiado radicalmente en los últimos años.

Y es que buena parte de los vehículos eléctricos de baterías que tenemos en el mercado ya alcanzan los 400 kilómetros de autonomía, cercano a los estándares que ofrecen los vehículos con propulsión tradicional, mientras que los puntos de recarga son cada vez más habituales. De hecho, algunas marcas como Volkswagen o Tesla tienen previsto ampliar su red de recargar ultrarrápida en cuestión de años, por lo que será mucho más fácil circular con esta clase de vehículos.

Coche Eléctrico de Autonomía Extendida

Se trata de otra de las opciones más comunes que podemos encontrar en el mercado. Funciona de manera similar al anterior, pues la vía que tiene el vehículo de desplazarse es exclusivamente eléctrica, al utilizar sus baterías para desplazarse. Sin embargo, también cuenta con un pequeño motos de combustión, cuya única función es conseguir cargar el motor eléctrico cuando esté quedándose sin energía, sin intervenir directamente en la propulsión.

Este tipo de motores de combustión solo sirven para recargar la batería y, en ningún caso, para mover el vehículo. La única manera de cargar las baterías eléctricas es con la ayuda de este otro motor, que en ningún momento el conductor tiene potestad para decir cuándo se pone a funcionar, sino que el propio vehículo es capaz de leer en que momento lo necesita para evitar que nos podamos quedar tirados por falta de electricidad en nuestras baterías.

Coche Híbrido Enchufable

Este tipo de vehículos también cuentan con un motor eléctrico y uno de combustión, pero en este caso con los papeles intercambiados. El motor eléctrico suele contar con muy poca autonomía, pudiendo circular exclusivamente con él entre 10 y 80 kilómetros, dependiendo del modelo y la marca del vehículo. En el momento que esta autonomía se agota, entra en acción el motor de combustión tradicional, que además de mover el coche puede cargar la batería eléctrica. Pero su ventaja es que las baterías eléctricas no solo se pueden cargar con el propulsor tradicional, sino que también se puede hacer lo propio enchufando el vehículo a la red.

Coche Híbrido

Son vehículos con dos motores que pueden funcionar de cualquier manera que nos imaginemos: en paralelo, en serie o de manera conjunta, aunque en este tipo de coches suele tener más peso el motor de combustión. De hecho, la conducción exclusivamente eléctrica solo se puede llevar a cabo en circunstancias muy determinadas: circulando a velocidades muy bajas, como en el arranque de la marcha, o en momentos en los que el vehículo necesite una aceleración extra. Este tipo de baterías eléctricas no se pueden cargar a través de la red, sino que la única manera que tienen de volver a ganar energía es a través de la frenada.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios