RIKER ELECTRIC CAR

A subasta el 'abuelo' de los coches eléctricos (ya funcionaba en 1898)

El Riker Electric Car se mantiene, tras 121 años de vida, como el primer día y en pleno funcionamiento. Ahora sale a subasta y se espera que valga una millonada

Foto: Un ejemplar único este Riker Electric Car de 1898. Foto: Worldwide Auctioneers
Un ejemplar único este Riker Electric Car de 1898. Foto: Worldwide Auctioneers

Muchos tienen la idea de que el coche eléctrico es un invento de este siglo, que es una tecnología moderna que viene a proteger el medio ambiente de los tradicionales coches diésel y gasolina… pero no.

El coche eléctrico, como tal, no con el avance tecnológico que vivimos en la actualidad, ya existía. Sus orígenes se remontan al primer tercio del siglo XIX, de hecho el primer coche eléctrico documentado data de 1832 y, para más inri, surgió antes que sus hermanos de combustión.

Algo menos veterano, aunque con una madurez más que interesante, es el Riker Electric Car, un automóvil eléctrico que, según nos cuenta New Atlas, se subastará a mediados del mes de agosto durante el transcurso de la Semana del Automóvil de Monterrey (California, Estados Unidos).

Todo un ganador

El Riker Electric Car nació en 1898 y tiene una historia peculiar. Su creador, Andrew Riker, muy relacionado con Henry Ford, ganó con él algunas de las primeras carreras de coches de la historia en los Estados Unidos y, atravesando el Atlántico, también lo hizo en la carrera de la Exposición Universal de París en 1900.

Con una velocidad de 65 km/h, era uno de los bólidos de la época

En este certamen, además, el Riker Electric Car fue premiado con la Medalla de Oro a la Excelencia, uno de los galardones con más categoría de la época. Para que te hagas una idea, las sopas Campbell obtuvieron el mismo reconocimiento y lo muestran orgullosos en sus latas.

Tras su laureado periplo, el coche fue utilizado por la mujer de Riker, Edith Riker, hasta la muerte de Andrew en 1930, cuando fue donado al Museo Henry Ford, donde permaneció hasta que en 1985 salió a subasta y fue recuperado por los descendientes de los Riker, que son los que, 34 años después, lo sacan de nuevo a la venta pública.

El interior del Riker Electric Car se encuentra en magnífico estado. Foto: Worldwide Auctioneers
El interior del Riker Electric Car se encuentra en magnífico estado. Foto: Worldwide Auctioneers

Andrew Riker fue una figura muy importante en la industria automovilística estadounidense. Fue presidente y cofundador de la Sociedad de Ingenieros de Automoción (Henry Ford fue su vicepresidente), se especializó en electrificar todo tipo de vehículos y fabricó uno de los primeros coches propulsados por gas.

Como el primer día

El Riker Electric Car montaba un motor de 1,5 kilovatios (unos 2 CV), contaba con una caja de cambios que ofrecía tres velocidades de avance y dos de retroceso y alcanzaba una velocidad máxima de unos 65 km/h. No parece impresionar, pero ten en cuenta que estamos hablando de un coche con 121 años.

Una de las cosas más llamativas de este ejemplar único es que sigue funcionando perfectamente como el primer día y su estado es el original, sin haber recibido modificaciones ni rediseños en su larga historia.

Estas peculiaridades hacen que los expertos en este tipo de productos estimen que alcanzará un precio de subasta muy alto. Se desconoce el precio de partida que han establecido los descendientes de Andrew Riker, aunque se sospecha que no van a poner ninguna cifra para no limitar el potencial de venta del mismo.

Se subastará en California a mediados del mes de agosto sin precio de salida

Lo cierto es que su valor, a priori, es incalculable, pues pocos automóviles de similar veteranía, independientemente de su propulsión, han sobrevivido en un estado tan intacto y tan exquisitamente conservado.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios